Variables tecnológicas determinan el 50 % de la productividad del café

Variables tecnológicas determinan el 50 % de la productividad del café

Densidad, fertilización, susceptibilidad a la roya, edad del cultivo y porcentaje del área de renovación son las cinco variables tecnológicas que deben ser tenidas en cuenta por los cultivadores para ser competitivos.

Una investigación adelantada en 336 fincas cafeteras de Caldas determinó que el 49,7 % de la productividad depende de las mencionadas variables.

Se definen como tecnologías todas aquellas prácticas y procesos que se realizan para obtener la máxima eficiencia y producción. “Dentro del cultivo del café hay muchos aspectos en los que se aplica tecnología, pero decidimos escoger el cultivo, pensando en variables que el productor pueda cambiar, a través de acciones específicas”, explica Humberto Araque Salazar, magíster en Administración de la U.N. Sede Manizales.

Para esta investigación, que contó con el apoyo del Comité Departamental de Cafeteros de Caldas y su servicio de extensión, se analizaron 336 fincas cafeteras que calculan sus costos de producción a través de una aplicación llamada “Mis costos en la web”, desarrollada por el Comité.

Asimismo, se elaboró una encuesta en cada finca, para encontrar información adicional sobre la experiencia de los caficultores y otros datos asociados al cultivo.

El porcentaje cercano al 50 % para explicar la productividad es muy superior al de estudios anteriores que obtenían entre un 41 % y 42 %. Sin embargo, queda otro 50 % que, según el investigador, es muy difícil de determinar porque está asociado al comportamiento de la planta en cuanto al tipo de suelo y a condiciones ambientales y climáticas.

“Otra parte de esa explicación está asociada a la eficiencia con que los productores hacen las labores. Por ejemplo, si aplican la cantidad de fertilizante recomendada y en la época correcta. Por eso, una de las recomendaciones del trabajo sería investigar a mayor profundidad estos aspectos que afectan la productividad”, expresó el profesional.

Se determinó que en esas 336 fincas la productividad promedio fue de 140 arrobas por hectárea al año, muy superior al promedio nacional que es de unas 85 arrobas. Sin embargo, dentro de este mismo grupo se presentó mucha variabilidad en este aspecto.

“Un 25 % de los caficultores tuvieron niveles por encima de 140 arrobas y con máximos de hasta 300 arrobas, pero también encontramos productores con valores muy bajos usando procesos similares. Si se siguen las recomendaciones técnicas, que en el país las da Cenicafé, y se aplican con eficiencia, van a ser más productivos”, comentó el ingeniero de la U.N.

Finalmente, Humberto Araque Salazar indicó que en general los caficultores adoptan la tecnología y siguen las recomendaciones de los comités, pero que la eficiencia en los procesos podría estar asociada a la experiencia y formación académica de los productores, campo que se debe investigar más.

FUENTE: agenciadenoticias.unal.edu.co

Deja un comentario