Tillandsia ¿la conoces?

Tillandsia ¿la conoces?

La tillandsia es una planta muy peculiar que sí o sí vas a querer en casa por su singular belleza; se ha convertido en una pieza fundamental en la decoración de interiores, sobre todo en terrazas ya que es una especie colgante que luce muy hermosa por su aspecto de medusa.

Tillandsia es muy amigable, ideal para todos los amantes de las plantas, incluso los que van iniciando en esta gran pasión, ya que, pese a ser una planta aérea, sus cuidados son sumamente sencillos.

La tillandsia es una plantita muy hermosa y no te arrepentirás de llevar una (o más) a casa, lucirán fantásticas.

Tillandsia y sus características

La tillandsia o clavel del aire es una planta epífita, es decir, que vive abrazada a otra especie, generalmente a un árbol. Esta especie puede encontrarse en desiertos, bosques y montes,  es originaria de América, aunque poco a poco ha aumentado su cultivo ya que se considera una de las plantas de interior más atractivas. Además, cuando tillandsia recibe los cuidados que necesita, a algunas de sus especies llegan a florecer con una flor rosa pálido.

Tillandsia y sus cuidados

La tillandsia es una planta muy amigable y se adapta fácilmente, lo mejor de todo es que, literalmente, vive del aire, por lo que cuidarla resulta muy fácil.

  • Luz: al ser una planta de aire, necesite mucha luz natural y una temperatura estable. Lo recomendable es que coloques tu tillandsia junto a una ventana donde no le dé la luz de sol directo, de lo contrario podría quemarla. Así que procura que tu planta se encuentre en los lugares más luminosos de tu hogar.
  • Riego: lo recomendable es que hidrates a tu tillandsia con agua embotellada o agua de lluvia y pulverices sobre la misma. Durante los meses cálidos, puedes regarla todos los días, incluso, de vez en cuando puedes sumergirla en agua durante unos minutos y después dejar que seque de nuevo. Si sus hojas empiezan a secarse, es una señal de que tiene sed, sin embargo, es importante que evites el riego en exceso ya que podría pudrirse.

Ojo: regar una planta de aire no es difícil, pero sí considera que no es como cualquier otra planta terrestre.

  • Abono: al no tener raíces que extraigan nutrientes del suelo, la tillandsia necesita fertilizante específico para plantas aéreas y no genérico ya que podría hacerle mucho daño. Lo mejor es que diluyas el fertilizante en su agua de riego y aplícalo sobre tu planta cada 15 días.
  • Sustrato: al no tener raíces, no necesita sustrato para vivir, así que puedes depositar cualquier soporte decorativo en la superficie, como piedras, arena, rocas, etcétera.

Tillandsia cómo colgarla

Como ya mencionamos, esta planta no necesita tierra, así que sus posibilites decorativas son muchas, ya que puede estar tanto en vidrio como plástico. Cuando cuelgues tu tillandsia es necesario que consideres sus necesidades de ubicación, pues debe estar en una zona donde reciba la circulación del aire libre, que es la que le otorga sus nutrientes, asimismo, donde reciba luz indirecta y luzca hermosa.

Tillandsia y su multiplicación

No es nada complicado reproducir tu tillandsia, ya que pequeñas nuevas plantas crecerán sobre la madre y, posteriormente, darán lugar a un ejemplar individual. Debes tener mucha paciencia, pues lo mejor es que dejes crecer a estos hijitos el mayor de tiempo posible para que, cuando los separes, no dañes a ninguna de las partes y la nueva prospere sanamente.

El momento ideal para que separes la plantas es en primavera, retirando las ramas jóvenes de las antiguas hasta crear una totalmente independiente.

Quizá te parezca extraño que una plantita no tenga raíces y pienses que es lo que la convierte en una especie difícil de cuidar, pero no es así. Lo cierto es que la tillandsia es muy amigable, sencilla de proteger y, lo mejor, luce hermosa como pieza importante de decoración. Le dará un toque muy especial a tu hogar.

FUENTE

Deja un comentario