Rendimiento agrícola versus protección del medioambiente, ¿hay solución para este dilema?

Rendimiento agrícola versus protección del medioambiente, ¿hay solución para este dilema?

En años recientes, se ha acrecentado el conflicto entre aumentar el rendimiento agrícola y proteger el medioambiente para mantener la biodiversidad. La necesidad de alimentar a una humanidad cada vez más numerosa entra en conflicto con la necesidad de preservar la biodiversidad para mantener la salud de los ecosistemas e indirectamente la calidad de vida del propio Ser Humano.

Una nueva investigación, a cargo de un equipo internacional que incluye a Giovanni Tamburini de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas y Claire Kremen de la Universidad de la Columbia Británica en Canadá, indica que el aumento de la diversidad en la producción de cultivos puede beneficiar a la biodiversidad general sin comprometer el rendimiento de los cultivos.

El estudio se basa en comparaciones de unos 42.000 ejemplos de prácticas agrícolas, algunas diversificadas y otras simplificadas.

La diversificación incluye prácticas tales como cultivar múltiples vegetales en rotación, plantar franjas florales, y establecer o restaurar hábitats ricos en especies en el terreno que rodea al campo agrícola.

En muchos casos, la tendencia mayoritaria en la agricultura mundial ha sido simplificar los principales cultivos agrícolas. Por eso, abundan los monocultivos en grandes campos agrícolas ubicados en entornos que se han vuelto muy homogéneos. Según el nuevo estudio, la diversificación puede revertir los efectos negativos que ya se detectan en las formas simplificadas de cultivo y que afectan al medio ambiente y a la propia producción agrícola.

La investigación se basa en un análisis de los resultados de 5.188 estudios con 41.946 comparaciones entre las prácticas agrícolas diversificadas y las simplificadas.

[Img #62357]

El aumento de la diversidad en los cultivos agrícolas beneficia a la biodiversidad general sin comprometer el rendimiento de los cultivos, según la nueva investigación. (Foto: Jamil Rhajiak / University of British Columbia, Communications & Marketing)

En cuanto a los resultados, el rendimiento de los cultivos se mantuvo en general al mismo nivel o incluso aumentó con las prácticas diversificadas. El aumento de la diversidad biológica benefició a la polinización y ayudó a mantener a raya a las plagas. Esto último se logró gracias a la depredación natural ejercida contra los organismos culpables de tales plagas. También mejoró la regulación del agua y preservó la fertilidad del suelo.

Sin embargo, la diversificación tuvo efectos variables en la regulación del clima. En algunos casos, aumentó las emisiones de gases de efecto invernadero.

Muchas de las prácticas de diversificación ensayadas ya se utilizan hoy en día, pero pueden adoptarse y combinarse más ampliamente tanto dentro como fuera de los campos de cultivo.

Hay muchas maneras de aumentar la diversidad tanto dentro como fuera del campo de cultivo. Los agricultores pueden añadir especies agrícolas a las rotaciones de cultivos, o cultivar juntos en el mismo campo vegetales de distintas especies. Los cultivos con flores proporcionan polen y néctar para los insectos polinizadores. Los agricultores también pueden promover la biodiversidad bajo tierra dejando en el terreno parte de los residuos de los cultivos, a modo de mantillo, o reduciendo la cantidad de tierra removida al arar, entre otras estrategias.

FUENTE

Comentario

  1. Interesante investigación pero el artículo empieza con un grave error de entendimiento general de la agricultura y los ecosistemas. En mi opinión, la necesidad de alimentar al mundo no entra en conflicto con la necesidad de preservar la biodiversidad de los ecosistemas, más bien es al contrario: La necesidad de alimentar al mundo necesita preservar la biodiversidad de los ecosistemas, entre otras muchas razones, porque el ser humano, no se olviden, es parte del ecosistema.

Responder a José Antonio Cancelar respuesta