Recién descubierto: el cantil

Recién descubierto: el cantil

Una estructura anatómica no reportada previamente llamada ‘cantil’, formada entre el tallo y el tallo con flores, ha sido descrita en una planta, el estudiado modelo Arabidopsis thaliana.

Para muchos, el berro Thale (Arabidopsis thaliana) es poco más que una mala hierba de cuneta, pero esta planta tiene una larga historia con científicos que intentan comprender cómo crecen y se desarrollan las plantas. Arabidopsis se describió científicamente por primera vez ya en el siglo XVI y el primer mutante genético se identificó en el siglo XIX. Desde la década de 1940, Arabidopsis ha ganado popularidad dentro de la comunidad científica, que continúa utilizándola como un sistema modelo para explorar la genética, el desarrollo y la fisiología de las plantas hasta el día de hoy.

TIMOTHY GOOKIN | EuropaPress

Uno podría esperar que después de décadas de escrutinio científico la estructura de Arabidopsis hubiera sido completamente documentada, pero un nuevo estudio de científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania ha revelado que esta humilde planta todavía tiene algunas sorpresas. En la revista Development, los investigadores describen una estructura previamente no reportada llamada ‘cantil’, que se conecta al tallo en un extremo y cuelga en el aire para sostener el tallo con flores, similar a la función de un voladizo en ingeniería estructural.

“Observé los cantiles por primera vez en 2008”, dijo el doctor Timothy Gookin, investigador postdoctoral que trabaja en el grupo de la profesora Sarah Assmann. “Inicialmente no confiaba en ninguno de los resultados; pensé que debía ser un artefacto de contaminación genética, quizás combinado con la contaminación ambiental del agua, el suelo, los fertilizantes o incluso el suministro de aire del edificio”.

¿Cómo han eludido los cantiles a los científicos durante tanto tiempo? Primero, los cantiles son raros; solo se desarrollan bajo ciertas condiciones que hacen que la planta retrase la floración, como días cortos, y los cantiles solo se forman en el punto preciso en el que la planta comienza a florecer. Además, como descubrió el Gookin, algunas cepas populares de Arabidopsis tienen mutaciones genéticas que las hacen incapaces de producir cantiles en absoluto.

No obstante, Gookin emprendió la gigantesca tarea de demostrar que los cantiles son una estructura natural y no un artefacto de mutación o contaminación, un esfuerzo que tomó más de una década.

“Se necesitaron más de 12 años de experimentación para comprender realmente lo que estábamos viendo y comprender cómo se regulaban los cantiles. Este estudio requirió el crecimiento de 3.782 plantas hasta la madurez completa y la inspección manual de más de 20.000 tallos con flores en 34 líneas de plantas únicas “, explicó Gookin.

“Finalmente consideré a los cantiles como un fenómeno natural después de identificarlos en plantas de tipo salvaje (no mutantes) de diferentes fuentes, que crecían en lugares independientes y en diversas condiciones”.

Durante su extensa investigación, Gookin identificó una serie de plantas mutantes en las que los cantiles aparecen con mayor frecuencia, revelando algunos de los factores genéticos que controlan el desarrollo de los cantiles. El descubrimiento de los cantiles no solo es una lección sobre las virtudes de la perseverancia, sino que su desarrollo también proporciona pistas importantes para comprender el crecimiento condicional de las estructuras vegetales en respuesta a su entorno.

“Una interpretación especulativa es que el cantil representa un vínculo ancestral altamente reprimido entre diferentes tipos de arquitecturas de plantas con flores; las múltiples capas de factores genéticos y ambientales que regulan el desarrollo del cantil son ciertamente bastante sorprendentes”, dijo Gookin.

FUENTE

Deja un comentario