¿Qué es la fertilización carbónica?

¿Qué es la fertilización carbónica?

La aplicación de CO2 en la agricultura, más concretamente la fertilización carbónica, ofrece múltiples ventajas como un incremento de la productividad en los cultivos, así como un aumento de la calidad de los mismos.

Desarrollo vegetal

Para poder entender las mejoras de las aplicaciones de CO2 en la agricultura, es importante conocer el proceso natural del desarrollo vegetal.

La fotosíntesis permite que el agua y el CO2 bajo el efecto de la luz ambiente y la temperatura, sean fijados por las plantas y formen azúcares, a la vez que liberan oxígeno. Con un correcto equilibrio de esas variables se produce el óptimo crecimiento de la planta.

En determinadas horas del día la actividad fotosintética es mayor y, por tanto, el nivel de absorción de CO2 por las plantas. En ese periodo es recomendable un aporte complementario de CO2 que optimice la actividad fotosintética.

A ese aporte se le denomina “fertilización carbónica”.

Fertilización carbónica

La fertilización carbónica consiste en un aporte complementario de CO2 en ambiente o en el agua de riego con el objetivo de lograr que el agricultor disponga de un mejor control del crecimiento del cultivo (tener mayor cosecha o mejorar la calidad del producto) con los beneficios económicos que ello conlleva.

Este aporte permite mantener una concentración estable del nivel de CO2 en ambiente favoreciendo el crecimiento de las plantas. Además, realizar un aporte complementario de CO2 en el agua de riego permite incrementar el desarrollo radicular de las plantas.

https://blogs.nippongases.es/wp-content/uploads/2019/10/co2-blog.png

Ventajas del aporte de CO2 en invernaderos

La fertilización carbónica en ambiente permite no solo una mejora en la productividad y desarrollo global del cultivo, sino que además es el sistema óptimo para mejorar la calidad y desarrollo vegetal.

Ventajas del aporte de CO2 en agua de riego

El aporte complementario en las aguas de riego permite no solo abaratar las instalaciones, sino que además facilita el proceso de absorción y fijación de las plantas, incrementando la temperatura y esponjosidad de los terrenos.

Podemos resumir, por tanto, que las ventajas que este proceso aporta son, entre otras:

  • Incremento de la actividad metabólica de las plantas y desarrollo del cultivo
  • Mayor floración y el número de frutos por planta
  • Aumento de la calidad del producto final en los cultivos de frutas, hortalizas, flores, etc.
  • Más  resistencia a las enfermedades y disminución del ataque de plagas
  • El ácido carbónico (H2CO3), formado durante la carbonatación del agua de riego, reduce los depósitos de fertilizantes, que acostumbran a formarse en los goteros y microaspersores, aumentando la eficacia y la vida útil del sistema de irrigación
  • Mejor solubilización y absorción de los nutrientes por la planta
  • Posibilidad de neutralizar las aguas duras disponibles para los cultivos en determinadas regiones

FUENTE

Deja un comentario