¿Qué es la Cero labranza?

Se entiende por cero labranza, la siembra que se hace directamente en suelos, sin necesidad de removerlo ni eliminar el rastrojo que lo cubre. Lo importantes es eliminar las malezas.

Por su simplicidad es similar a lo que hizo el hombre primitivo en los inicios de la agricultura; cuando valiéndose de un palo o piedra abría un surco y colocaba la semilla, controlando las malezas a mano. En la actualidad se puede hacer lo mismo, pero gracias al progreso industrial, se cuenta con máquinas diseñadas especialmente para esta labor y se dispone de eficientes productos químicos para controlar las malezas.

 La eliminación de las malezas se puede hacer con anterioridad a la siembra, o bien, después de emergido el cultivo. Entre los herbicidas más usados en siembras de cero labor se encuentran el Gramoxone (Paraquat) y el Roundup, cuyas dosis, forma y épocas de aplicación deben basarse en las recomendaciones dadas por los especialistas.

Las máquinas para realizar la siembra en una sola operación, se caracterizan por tener en su parte delantera discos dentados, que al girar cortan el rastrojo y unidades de siembra independientes, que hacen el surco donde se deposita la semilla y el fertilizante. La cero labranza puede hacerse con sembradoras corrientes, pero en este caso es necesario sacar o quemar el rastrojo y para lograr una eficiencia similar a la de las máquinas especializadas, a las sembradoras corrientes se les puede adaptar algunos implementos como discos o piezas de cultivador. VENTAJAS Las ventajas de la cero labranza son numerosas, entre ellas se pueden mencionar las siguientes:

– Al suprimir las labores tradicionales de preparación de suelo, se logra un gran ahorro en el uso de maquinaria, combustible y tiempo.

– En zonas de riego y donde las temperaturas ~o permitan, se pueden efectuar dos cultivos en una temporada. En estas zonas, basta un riego tan pronto se haya cosechado un cultivo, para hacer una nueva siembra sobre el rastrojo.

– Es muy favorable en zonas donde el agua es escasa; al no mover el suelo, éste conserva la humedad.

– En zonas lluviosas o cuando se presentan cambios climáticos repentinos, no hay problemas con la siembra; el suelo al no ser removido permite la entrada de la máquina para sembrar, pocos dlas después de una lluvia.

– Proteje al suelo de la erosión, en especial cuando hay pendiente, ya que al sembrar sobre todo el material que queda del cultivo anterior, se evita el arrastre del suelo por el agua.

LIMITACIONES

Las limitaciones de la cero labranza están relacionadas con las malezas, es por ello no se recomienda sembrar con este sistema, cuando existe abundancia de malezas de difícil control como son: chépica, maicillo, hierba del té, etc.

En hortalizas y chacarería, cultivos en que el uso de herbicidas es más limitado por la sensibilidad que presentan, el control de malezas debe hacerse en forma mecánica. En Estados Unidos y otros países, este sistema es utilizado desde hace más de doce años. Por las ventajas que presenta, su uso se ha expandido en forma rápida y en la actualidad son muchos los millones de hectáreas que se siembran con cero labranza, especialmente de trigo y maíz.

EXPERIENCIAS EFECTUADAS POR INIA

En Chile, durante los años 1969 y 1970, en el secano costero, el INIA efectuó un estudio completo en cultivo de trigo sembrado sobre rastrojos y pradera natural. Los rendimientos fueron similares a los obtenidos con los sistemas de siembra tradicionales, pero en esa época el costo de energía no era un factor importante dentro de los costos totales de la explotación, lo que puede explicar el que esta práctica no haya sido adoptada por los agricultores.

En 1979 se iniciaron nuevamente las experiencias en la Estación Experimental La Platina, comparando diversos sistemas de preparación de suelo para la siembra de trigo, entre las cuales se incluyó la cero labranza Esta se realizó con una combinación de cultivador de resorte y sembradora planet. La siembra se hizo sobre rastrojos de maíz y sobre pradera natural, la fertilización fue similar para todos los tratamientos y el control de malezas se hizo aplicando herbicidas en la macolla. Los resultados se indican en el Cuadro 1.

                               CUADRO 1. Rendimiento de trigo con diferentes sistemas de preparación de suelo (qq/ha) 

Estos resultados muestran que con cero labranza es posible obtener buenos rendimientos de trigo, similares a otros sistemas que requieren un uso mucho más intensivo de mano de obra y maquinaria. En 1980, se efectuaron otros ensayos de cero labranza con trigo como cultivo de invierno y maíz y frejol como cultivo de primavera. La siembra se hizo sobre una pradera de alfalfa de tres años. El trigo se sembró a mediados de agosto y el maíz a mediados de noviembre (Cuadros 2 y 3).

                                                                                       CUADRO 2. Rendimiento de trigo (qq/ha)

                                                                                   CUADRO 3. Rendimiento de maíz y frejol (qq/ha)

Nuevamente se observa que usando cero labor es posible lograr rendimientos adecuados de trigo El menor rendimiento obtenido con este sistema, en maíz y frejol, fue debido a que el herbicida no logró un buen control de pasto bermuda que invadió los cultivos, caso que ilustra la dificultad de la cero labor en suelos invadidos con malezas difíciles de controlar con herbicidas.

Por último, en este mismo año se realizó una siembra de maíz sobre rastrojos de trigo en dos condiciones, quemado y sin quemar, como la maleza se había controlado en en el cultivo anterior, no fue necesario aplicar herbicidas, si no que se pasó un cultivador-surcador después de la emergencia del maíz.

La siembra se realizó con una sembradora de tarro corriente, después de tres días de haber regado. En el cuadro 4 se indican los rendimientos con Cero labranza y con arado rotativo:  La cosecha se hizo al estado de choclo.

En este caso la siembra de maíz fue hecha unos 15 días más tarde de lo recomendable, pero aun así, se muestra que la cero labor es comparable a otros sistemas tradicionales de siembra, que es posible usar máquinas comentes para sembrar maíz sobre rastrojo de trigo, en especial cuando este se quema y por último, que se puede obtener dos cultivos en un año, usando cero labor Este último punto es de gran importancia para la zona centro norte de riego donde, por características climáticas, es más factible aumentar la productividad de la tierra, y por lo tanto, aumentar el ingreso anual de un productor.

FUENTE

Deja un comentario