¿Para qué sirven las siembras aéreas?

¿Para qué sirven las siembras aéreas?

Mantener el suelo ocupado por plantas vivas todo el tiempo, secuestrar carbono y sembrar desde el aire son recursos que se aplican en la agronomía moderna.

En el oeste arenoso de Buenos Aires, en el sur de Córdoba, y en el norte de La Pampa, es frecuente la siembra de los cultivos de servicio. En la previa de una nueva campaña, el ingeniero y asesor Guillermo Rivetti (Realicó, La Pampa) analiza cómo han evolucionado el manejo de los cultivos de cobertura.

– ¿Qué papel juegan los cultivos de servicio en la producción agropecuaria?

En general manejamos dos rotaciones distintas, atentos a que estamos en una zona de suelos arenosos y ondulados, con lomas y bajos. Estos últimos, excepto que sean salinos, tienen la napa freática a profundidades de 1,40 a 1,80 metros. Y recordemos que la soja desarrolla su raíz hasta 1,60 metros de profundidad, el maíz hasta 1,80 metros y el girasol llega a los 2,20 metros. Por eso en nuestra consultora decimos que el sistema de manejo que aplicamos, va más allá que la agricultura de precisión y se basa en el concepto de agronomía por ambiente que puede ser agrícola, ganadero o mixto.

Entonces en los mejores suelos que ocupan aproximadamente el 10% o 15% de la superficie de la zona, hacemos maíz temprano. Y allí la rotación es soja, seguida de un barbecho de 4 o 5 meses y luego maíz temprano sembrado en septiembre. Y detrás de ese maíz temprano se siembra un centeno con sembradora. Ese centeno será de servicio, que fijará carbono, mejorará infiltración, hará cobertura contra la erosión, bajará la temperatura y muchos otros beneficios. Últimamente estamos integrando ganadería en ese punto de la rotación, pero con un pastoreo del 20% al 30% de la biomasa que produce el centeno. Es decir, es un pastoreo controlado, temporario, estacional con parcelas diarias.

Y en los otros ambientes no tan buenos ¿cómo trabaja?

En el 85% a 90% de la superficie, hacemos la siguiente rotación: soja, centeno de cobertura fertilizado. Ese centeno se puede pastorear o no, pero siempre de manera racional, y luego va maíz tardío para cosecha. Y sobre ese maíz tardío, antes de que se entregue, se siembra con avión un centeno de servicio, con el fin de que fije el rastrojo (de maíz), porque si no se vuela. Es decir, este “centeno aéreo”, fija el rastrojo del maíz, controla malezas y todo lo que hacen los cultivos de servicio.

Esto es lo que llamamos sistema integrado con el 80% del tiempo el suelo ocupado por raíces vivas. Es decir que, en dos años de rotación, desde soja a soja, si sumamos los días que el lote esta sin raíces vivas (barbecho), debemos considerar los 30 días luego del centeno para sembrar soja, más los 45 días que van desde que se “quema” (con herbicida) el otro centeno hasta la siembra de maíz. Asi se tienen 75 días sin raíces, que es el 20% del tiempo total de dos años (730 días). Así se ponen en práctica conceptos que hoy estan tan presentes como es el generar suelo, fijar carbono, la biología del suelo.

Las semillas desde al aire

Raúl “Bocho” Monferrer (Benito Juárez, Buenos Aires), es un especialista en siembras aéreas y desde hace 15 años trabaja en distintas zonas del país, como General Pico, Olavarría y Azul, entre otras.

Para Bocho, la siembra aérea se difunde más con la siembra de los cultivos de servicio sobre otros cultivos en crecimiento como maíz, de girasol y soja. Entre las semillas sembradas con avión, dependiendo de cada zona, se pueden mencionar entre otras las de cebada, centeno, trigo, avena, vicia, raigrás y trébol.

– ¿Y qué aspectos de utilidad se pueden comentar sobre la siembra aérea?

La altura del vuelo en siembra anda entre 15 y 25 metros y el ancho de labor depende del tipo de dispersión que tenga el avión y en general se ubica entre 12 y 22 metros, con una velocidad de vuelo de unos 200 km/h. La capacidad de la tolva de un avión es de 800 a 1.000 kg de avena y como se siembran entre 50 y 100 kg/ha se pueden sembrar unas 9 a 10 hectáreas por carga.

¿Qué sugerencias se pueden considerar para obtener buenos resultados?

Es preferible sembrar después de una lluvia y no antes, para evitar el corrido de semilla que puede ocasionar el agua al caer, que junte las semillas entre los surcos del cultivo y resulten matas en lugar de una cobertura homogénea. En verdad, la cobertura que se logra es muy uniforme, y entre las ventajas se puede señalar versus un equipo terrestre es la ausencia de daño al cultivo. Ello evita pérdidas de rinde con las que se paga la siembra aérea holgadamente.

Entre numerosas buenas experiencias vividas, Bocho recuerda una siembra de avena sobre maíz hecha a mediados de marzo en Tres Arroyos, oportunidad en la que, luego de cosechado el maíz, meses más tarde, en noviembre, cosechó la avena con 4.700 kg/ha de rinde. En realidad, se hizo una siembra de cobertura para pastoreo, que se dejó hasta cosecha debido a diferentes razones, entre ellas el buen desarrollo de las plantas de avena.

Más experiencias en Córdoba

Otro que aportó buena información es el ingeniero agrónomo Ezequiel Martinez que vive en Onagoity en el sur de Córdoba, donde desarrolla su actividad como asesor y productor, extendiéndose hacia el norte de La Pampa y oeste de Buenos Aires donde, se han difundido los cultivos de servicio. También es miembro de la regional de Aapresid Del Campillo.

¿Qué recomendación de práctica en siembras aéreas puede ser de utilidad?

Tengo experiencia con la siembra de centeno sobre un maíz tardío luego de la floración del maíz, con el logro de un buen stand de 70 a 80 plantas por metro cuadrado. Y todo depende mucho del tipo de maíz. Es decir, en los maíces que ofrecen sus hojas más horizontales, proyectan más sombra lo cual dificulta que el cultivo de servicio prospere rápidamente. Otros híbridos con hojas más erectas, lo cual permite el paso de mayor cantidad de luz hacia el suelo, y ello permite que el cultivo de servicio se desarrolle a mayor velocidad.

De todas maneras, es importante saber que, debido la inmovilización de nitrógeno que produce el maíz por ser una gramínea, los cultivos sembrados sobre él son de poco desarrollo, salvo que se agregue nitrógeno. Es decir, luego de la germinación es recomendable fertilizar con urea. De lo contrario no se logran buenas biomasas, deseables en todo cultivo de servicio. Las densidades de siembra son un poco más que con la sembradora que es de 35 kg y por avión 40 kg de semilla.

Ahora bien, si se siembra centeno sobre soja, el resultado es muy bueno, debido a la disponibilidad de nitrógeno que genera la oleaginosa. Ello se hace, cuando la soja esta amarilla y comienza voltear y a soltar sus hojas. En ese momento, las semillas se distribuyen en el suelo y las hojas de la soja las cubren y entonces germinan. La recomendación es que no se demore la siembra a finde de complicar la cosecha.

En toda siembra aérea es necesario que queden franjas sin sembrar, ya que en ellas no habrá control de la maleza.

FUENTE

Deja un comentario