Nuevos transgénicos: hace falta transparencia en la toma de decisiones

Nuevos transgénicos: hace falta transparencia en la toma de decisiones

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos considera que las administraciones deben proceder con total transparencia y contar con todos los interesados, también agricultores y ganaderos, en la revisión de la regulación de los organismos modificados genéticamente (OMG) que resultará del reciente estudio de la Comisión sobre nuevas técnicas genómicas.

La organización agraria destaca que en el estudio que la Comisión presentó a finales de abril, a petición del Consejo de la UE, sobre el estatus legal de los organismos obtenidos mediante nuevas técnicas de alteración genética, el Ejecutivo Europeo apunta que la diversidad de las mismas no permite evaluar en su conjunto la seguridad de todas ellas, aunque afirme que algunas sí lo son.

Igualmente, la posibilidad de que puedan convertirse en herramientas para el sector invita a una revisión de su regulación para sacarlas del limbo legal en que actualmente se encuentran en muchos aspectos.

Unión de Uniones considera que dicha revisión no debería alejarse en su interpretación de la jurisprudencia del propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), basado en el principio de cautela. “Los agricultores estamos muy interesados en que la ciencia nos dé herramientas con las que mejorar nuestros resultados, pero también queremos que nos garanticen que sean seguras, en beneficio de la salud y el medio ambiente.”, señalan.

Preocupación por la dificultad en la trazabilidad

Por esta razón, una de las cuestiones que preocupa a Unión de Uniones es que el estudio concluye la gran dificultad de detección y trazabilidad de estos nuevos productos bajo las técnicas actuales y propuestas, coincidiendo con la Comisión en la necesidad de que estos nuevos OMG sean identificados mediante un etiquetado adecuado.

En el estado actual de los conocimientos, la organización cree que es poco probable que los laboratorios de control detecten la presencia de productos editados genómicamente no autorizados sin información previa sobre las secuencias de ADN alteradas, lo que supone un riesgo desde el punto de vista de la seguridad alimentaria.

Para Unión de Uniones, un asunto tan complejo como este obliga a las administraciones a proceder con total transparencia y a consultar con todos los agentes concernidos, desde los agricultores y ganaderos, hasta los consumidores.

En este sentido, Unión de Uniones se ha dirigido por escrito a la comisaria responsable de la Dirección General SANTE (Salud y Seguridad Alimentaria) de la Unión Europea (UE), Stella Kyriakides, para informar de que la posición preliminar de las autoridades españolas respecto a las nuevas técnicas genómicas se ha conformado sin la participación del sector agrario ni de las personas consumidoras. La organización agraria observa también una total falta de transparencia de los órganos nacionales encargados de conformar dicha posición.

Unión de Uniones señala que el Consejo Interministerial de Organismos Modificados Genéticamente (CIOMG), encargado de coordinar la respuesta en España, no ha realizado el proceso de participación con los actores interesados y sólo ha consultado a los miembros de la Comisión Nacional de bioseguridad (CNB). Este último organismo, a su vez, únicamente ha pedido opinión sobre las nuevas técnicas de mutagénesis al tejido empresarial biotecnológico en España, a través de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) y de la Asociación Nacional de obtentor Vegetales (ANOVE). “Ni siquiera se ha vuelto a convocar desde 2011 el Comité de Participación creado en el seno del Consejo Interministerial, incumpliendo su propio régimen de funcionamiento, pese a la rápida evolución tecnológica de los OMG”, comentan desde la organización.

Unión de Uniones se muestra a favor de las innovaciones tecnológicas que contribuyan a aumentar la competitividad y sostenibilidad de las explotaciones agrarias “pero no nos convence cómo se está gestionando. Esto es muy sensible y los pasos que demos tienen que ser muy argumentados, muy sólidos científicamente y muy consensuados”, concluyen.

FUENTE

Deja un comentario