Métodos de control para la mancha bacteriana y la marchitez manchada

Métodos de control para la mancha bacteriana y la marchitez manchada

Tanto la mancha bacteriana como la marchitez manchada pueden ser enfermedades devastadoras para los cultivos de pimiento y son reconocidas por ocasionar graves pérdidas económicas si las medidas de control no se aplican a tiempo.

Mancha bacteriana causada por la bacteria Xanthomona campestris pv. Vesicatoria
Mancha bacteriana causada por la bacteria Xanthomona campestris pv. Vesicatoria

A pesar de que la mancha bacteriana ocasionada por la bacteria Xanthomona campestris pv. Vesicatoria, tiende a proliferar en climas cálidos y húmedos, la marchitez manchada es transmitida por diferentes especies de trips y se ha manifestado en diversas zonas productoras en Norteamérica.

Dan Egel, profesor asociado del departamento de botánica y fitopatología de la Universidad de Purdue (EUA), ofrece medidas preventivas de control para ambas enfermedades que les permitirá detectarlas a tiempo y salvar a sus cultivos de pérdidas potenciales.

Síntomas de la mancha bacteriana

En las hojas, los síntomas de la mancha bacteriana aparecen en forma de lesiones pequeñas, de color verde-amarillo y de forma circular, rodeadas de un halo amarillento. De acuerdo con Egel, las lesiones pueden tener apariencia acuosa en los bordes, cuando hay humedad. Al madurar, el color amarillo se extiende fuera del área de las lesiones y los centros se tornan de color café obscuro a negro, con apariencia hundida.

Control químico

Para manejar la mancha bacteriana por medios químicos, Egel sugiere utilizar un producto base cobre como sulfato cúprico, hidróxido cúprico y un producto de mancozeb.

Egel recomienda mezclar bien ambos productos, aplicar la mezcla a las plantas poco tiempo después del trasplante, antes de que cualquier síntoma aparezca y hacerlo de manera semanal.

“Los productos químicos (combinados) actuarán como escudo. Tienden a proteger las hojas y los frutos, pero no entran en las plantas para sanarlas, por lo que es preciso aplicarlas antes de que inicie la enfermedad,” añade.

Sin embargo, Egel recomienda tener cuidado y obtener un diagnóstico oficial antes de hacer conclusiones definitivas.

Síntomas de marchitez manchada

Pasando al tema de la marchitez manchada, Egel dice que los primeros síntomas de la enfermedad aparecen como mancha anular en el fruto, junto con follaje con distorsiones. Uno de los primeros síntomas es una apariencia bronceada sobre las hojas infectadas, junto con una marchitez general. Sin embargo, los síntomas pueden variar en gran medida, dependiendo de la etapa de crecimiento en la que se encuentre la planta al momento de la infección.

Cuando la planta es infectada en una etapa de crecimiento posterior, es posible que se infecte sólo una parte de la planta, porque el virus no se mueve con facilidad hacia las partes maduras de la planta. En etapas posteriores, las hojas se enchinan y se tornan de color verde pálido o amarillo. Los frutos presentan protuberancias y les aparecen manchas seguidas por necrosis.

Monitoreo en busca de trips

La investigación de Cornell University indica que el trips de flores occidentales, el trips del Tabaco, el trips de la cebolla y T. setosus son los vectores más importantes de la marchitez manchada, debido a su extensa distribución y a su rango amplio
de hospederas.

“Si detectan trips, necesitan empezar a monitorear de inmediato y seguir las recomendaciones adecuadas a la etapa del ciclo de cultivo en el que se encuentren, para controlarlos,” dice Egel.

Egel también hace notar que los invernaderos proporcionan un ambiente ideal para la reproducción.

“En los invernaderos hace calor y es más fácil que los trips invernen en ellos. La lluvia puede ayudar a lavarlos, así es que cualquier tipo de ambiente protegido tiene más probabilidades de favorecer a los trips que las condiciones de campo,” comenta Egel.

Egel también ha notado que existe una gran incidencia de marchitez manchada en los invernaderos donde se cultivan ornamentales junto con pimientos o tomates, y sugiere observar a las plantas cercanas para ver si los trips han empezado a llegar a esas plantas. También es posible eliminar las plantas en el área del invernadero que fue infectada por los trips, para evitar que se diseminen.

Las poblaciones de trips tienen una amplia distribución en ambientes de producción fuera del invernadero y el virus puede ser transmitido al campo a partir de plántulas infectadas provenientes de trasplantes cultivados bajo invernaderos.

Egel también explica que si tienen trigo de invierno o un cultivo similar, los trips pueden diseminarse después de la cosecha para alimentarse de los campos de cultivo cercanos.

“No tienen ningún lugar a donde ir y algunas veces terminan en los campos adyacentes. Eviten cortarlos, o al menos monitoreen los campos de manera cercana después de cortarlos, para saber qué es lo que está ocurriendo. Siempre deben estar conscientes de lo que está ocurriendo con los cultivos cercanos a los suyos.”

Medidas de control

De manera similar a la mancha bacteriana, el primer paso para controlar la marchitez manchada es asegurarse de trabajar con trasplantes sin virus y sin trips, desde un inicio. El monitoreo cuidadoso de todos los trasplantes al momento de la recepción buscando señales de infección, es la mejor forma de iniciar sus operaciones, dice Egel.

“Asimismo, asegúrense de eliminar todas las plantas que estén enfermas. Quémenlas o entiérrenlas lejos del área de producción. Eviten sembrar junto a campos que hayan tenido problemas de trips en el pasado,” agrega Egel.

El uso de variedades resistentes a la marchitez manchada es otra estrategia de control y Egel hace notar que otra estrategia válida es observar cuales son las variedades que los trips prefieren, para evitar utilizarlas.

Los tratamientos con insecticidas foliares también pueden servir para suprimir los trips a lo largo del ciclo agrícola, y sugiere rotar las clases de insecticidas para asegurarse de no generar resistencia.

Lo más importante, Egel dice que es preciso hablar con un entomólogo primero.

“Si empiezan a aplicar productos químicos para combatir a los trips, sin que los insectos estén presentes, terminarán eliminando a todos los insectos benéficos,” dice Egel.

Debido a que todavía no existe cura para el virus, el monitoreo y control adecuado de los trips es esencial para mantener controlada a la marchitez manchada.

FUENTE

Comentario

Deja un comentario