Los drones para agricultura abren paso a la observación por satélite

Los drones para agricultura abren paso a la observación por satélite

La tecnología ha mejorado enormemente en las últimas décadas y, aunque pudiera parecer extraño cuando se puso en órbita el primer satélite, a día de hoy los satélites juegan un papel clave dentro de la agricultura a nivel mundial.  Sin embargo, ¿es realmente necesario utilizar satélites todo el tiempo cuando existen drones?

Vamos a comprobar cuáles son los puntos fuertes de cada opción y cómo se pueden complementar.

Seguimiento del campo

Si hablamos de precisión, los drones para agricultura no tienen rival. Tomar fotos muy cerca del objetivo, permitiendo distinguir entre cultivo y maleza; capturar nítidamente si una planta está enferma o sufre alguna plaga, o realizar diferentes tomas desde diferentes ángulos que permitan crear modelos 3D son algunos de sus puntos fuertes. También pueden controlar el proceso de riego o la seguridad del perímetro. Por otro lado, si no hace falta mucha precisión sus imágenes de alta resolución carecen de sentido.

Pero no siempre hay una competición entre ellos, pueden trabajar juntos. Por ejemplo, con una imagen de satélite puede detectar un área con problemas y usar un dron para ver el problema desde más cerca y en detalle, y así poder actuar en consecuencia.

Algunas de las posibilidades y ventajas que hay son:

El alcance de un satélite es mayor y capta todo el territorio con una sola toma, mientras que cubrir el mismo espacio con drones lleva más tiempo y puede requerir varios vuelos; además, las imágenes de drones necesitan ser juntadas en un solo plano.

  • Las imágenes de satélite poseen datos de geolocalización y, por lo tanto, indican la ubicación de la zona con problemas.
  • Los drones para agricultura deben ser operados por especialistas con licencias de vuelo expedidas por las autoridades, mientras que las imágenes de satélite se pueden obtener sin necesidad de obtener estos permisos y documentos.
  • Los datos satelitales se almacenan en archivos, con lo cual se puede consultar el historial de un área y analizar tendencias o datos de un momento concreto en el tiempo; por su parte, las imágenes de dron sólo muestran el estado actual.

Limitaciones en las observaciones aéreas

1. Climatología. Los drones no se ven afectados por las nubes, pero son sensibles a las rachas de viento. 

2. Alcance. Está prohibido el uso de drones en las proximidades de objetivos militares o aeropuertos. No solo eso, los drones deben ser visibles para el operador, por lo que su uso también está restringido en el espacio. 

3. Tiempo. Los satélites suelen dar una vuelta a la Tierra cada 3-5 días, por eso, cuando se necesita revisar un área inmediatamente es más rápido activar un dron. No obstante, el uso de drones depende de la duración de su batería.

4. Precio. Los drones para agricultura son caros y cuanto mayor sea el área a vigilar, mayores serán los gastos. Un satélite cubre todo el territorio con una sola toma, casi siempre será más barato y posee un equilibrio ideal entre resolución y área escaneada.

5. Procesado digital de datos. Existen numerosas plataformas agrícolas que pueden tratar imágenes espaciales y que se añaden de forma fácil e intuitiva, mientras que los agricultores tienen que procesar las imágenes de los drones para agricultura con software externo.

Crop Monitoring – Su ojo en el cielo

Dependiendo del propósito, es lógico usar satélites, drones o combinarlos. La observación con satélites es una buena manera de empezar, más simple y accesible de la mano de plataformas como Crop Monitoring.

Proporciona seguimiento por satélite reciente e histórico, además de:

  • Múltiples índices de vegetación;
  • Vigilancia automatizada mediante alertas;
  • Zonificación y clasificación de cultivos;
  • Gestión de riesgos meteorológicos (muerte invernal, choque frío y choque térmico);
  • Identificación de las etapas de crecimiento de los cultivos;
  • Predicción del rendimiento y comparación con la tendencia de la región;
  • Optimización de recursos;
  • Exploración + gestión de tareas

Entonces, ¿cuál es la mejor opción?

Obviamente, la elección depende de las necesidades de cada uno. Cuando se trata de grandes granjas, la posibilidad de inspeccionar vastos territorios es mucho más importante que las imágenes de alta calidad. En este caso, las imágenes espaciales son más que suficientes.

Las plataformas agrícolas se actualizan regularmente y no requieren de software adicional para procesar las imágenes obtenidas; además, no hay necesidad de comprar e instalar hardware u obtener licencias. Todas las herramientas necesarias se encuentran juntas para ayudar a gestionar sus campos sin dolores de cabeza y con el objetivo de hacer la agricultura más productiva, teniendo en cuenta cada detalle.

Si deseas adquirir drones para la agricultura, visita https://eos.com/es/blog/drones-para-agricultura/ 

Comentario

  1. Me parece que el artículo aporta información muy importante ya que el uso de los drones ha revolucionado las industrias. Es un hecho que el futuro viene de la mano con los drones!
    Les quiero compartir una tienda DJI que se especializa en venta de drones y drones para agricultura: https://omegadrone.com.mx/

Responder a Mario Castrejon Cancelar respuesta