Los alimentos del huerto urbano son seguros para el consumo

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado una herramienta para evaluar la agricultura de las ciudades.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han descartado que los alimentos procedentes de huertos urbanos supongan algún riesgo para la salud de la mayoría de la población. Estos expertos han desarrollado una herramienta de acceso libre y gratuito, EnviroPRA, que permite evaluar si la agricultura de la ciudad es segura.

Los investigadores han optimizado modelos, mediante el análisis de probabilidades, y han demostrado que la población de usuarios de los huertos urbanos en Madrid tiene un nivel de exposición a contaminantes suficientemente bajo como para no superar los umbrales de riesgo para su salud, aunque los expertos piden aumentar el nivel de detalle de los análisis.

El uso de datos específicos de la población local ha arrojado unos índices de riesgo considerablemente menores que los obtenidos con valores genéricos, que se vieron aún más reducidos mediante la estimación probabilística. Las variables que estadísticamente más condicionaron este resultado fueron la frecuencia de visitas y el consumo de hortalizas procedentes de los huertos.

“Los parámetros de exposición estándar y los niveles genéricos de referencia para uso agrícola no son los más adecuados para establecer las concentraciones límite indicativas de contaminantes en los huertos urbanos, ya que los hábitos de uso de estos espacios varían mucho de una localidad a otra”, han explicado los expertos. También han asegurado que los huertos urbanos podrían ayudar a que las ciudades sean más autosuficientes, con el impulso de la economía circular y sostenible. Aunque estos espacios se ubican en emplazamientos urbanos, sobre suelos que frecuentemente se encuentran contaminados debido a la activida humana en el pasado y en la actualidad.

“Por este motivo, podría existir un riesgo potencial para la salud humana para los usuarios de estos huertos, asociado al trabajo directo en estas tierras o indirectamente a través del consumo de los alimentos procedentes de ellos”, ha explicado el investigador de la UPM, Miguel Izquierdo.

Por ello, los expertos, cuyo trabajo ha sido recogido por la plataforma Sinc, quieren ahora recopilar datos específicos de la población, así como determinar los factores de acumulación de los contaminantes en las hortalizas, con el fin de incorporar estos parámetros y realizar una evaluación de riesgos más refinada que la anterior.

FUENTE

Deja un comentario