Las plantas con semillas latentes dan origen a más especies

Las plantas con semillas latentes dan origen a más especies

Las semillas que brotan tan pronto son plantadas pueden significar una buena noticia para un jardín. Pero las plantas silvestres necesitan ser más cuidadosas. En el entorno silvestre, una planta cuyas semillas brotan a la primera ola de calor o al primer día lluvioso, podrían arriesgar el desastre. Más que tan sólo una póliza de seguridad en contra de las eventuales heladas o de olas de sequía inesperadas, resulta que la latencia en las semillas provee ventajas a largo plazo también: las plantas cuyas semillas no germinan sino que hasta cuando las condiciones son más favorables, dan origen a más especies, halló un equipo de investigadores del Centro Nacional de Síntesis Evolutiva en Carolina del Norte.

Cuando emergen por primera vez desde el suelo, los brotes de las plantas son muy vulnerables, aseguró en coautor Rafael Rubio de Casas de la Universidad de Granada en España. “Son como bebés. No tienen espinas protectoras o tejido leñoso, ni aún ninguna de las otras defensas que son más típicas de las plantas adultas”.

Los pequeños embriones de muchas plantas pueden yacer cobijados dentro de la cobertura de sus semillas en un estado de animación suspendida por muchos años antes de que finalmente broten a la vida. La más vieja conocida fue una palmera datilera que brotó de una semilla de 2000 años recuperada de unas ruinas en un bosque en Israel.

Sacando ventaja de los datos compilados por más de cuarenta años por Jerry y Carol Baskin, ambos científicos de la Universidad de Kentucky, quienes también fueron coautores del estudio, los investigadores analizaron los datos de latencia de más de 14.000 especies de árboles, arbustos, vides, y hierbas de todo el mundo.

Cuando los investigadores mapearon los datos en el árbol familiar de las semillas, encontraron que las plantas con la habilidad para regular el tiempo de la germinación en respuesta a señales ambientales tenían más probabilidad de engendrar nuevas especies.

“Tener la capacidad para adaptar más finamente su desarrollo al medio ambiente, parece ser crucial para la diversificación”, dijo de Casas.

La latencia en semillas puede ayudar a las plantas a colonizar nuevos entornos al evitar que las nuevas plantas broten bajo condiciones o en períodos del año, donde la probabilidad de sobrevivir es baja.

La estrategia es tan vieja como las semillas mismas. “Nuestros resultados sugieren que incluso las semillas más antiguas tenían esta habilidad”, aseguró de Casas.

Las plantas cuyas semillas han perdido desde entonces esta habilidad pueden estar más propensas a la extinción debido al futuro cambio climático, especialmente si la brotación no está sintonizada con el medio ambiente, agregó.

El estudio aparece en la revista New Phytologist.

Referencia:

Charles G. Willis, Carol C. Baskin, Jerry M. Baskin, Josh R. Auld, D. Lawrence Venable, Jeannine Cavender-Bares, Kathleen Donohue, Rafael Rubio de Casas. The evolution of seed dormancy: environmental cues, evolutionary hubs, and diversification of the seed plants. New Phytologist, 2014; DOI: 10.1111/nph.12782

Material traducido por Agriculturers.com

FUENTE: sciencedaily.com

Deja un comentario