La importancia de 1ºC

La importancia de 1ºC

¿Por qué es 1ºC tan importante? Una dificultad frecuente para convencer a mis amigos de que el Cambio Climático es el principal problema para la supervivencia de la civilización, es que no creen que un grado pueda ser tan importante…

“Un grado no es nada”, dicen. “La variación diaria en cualquier lugar es quince veces mayor”.

Bueno, no hablamos de oscilaciones locales, hablamos de la temperatura promedio del planeta, medida en decenas de miles de lugares, varias veces al día.

Esa temperatura promedio debería ser constante.

A ver, constante, en términos de un instante geológico: Un milenio.

Esa temperatura media no ha dejado de variar en los últimos millones de años. Pero es que ahora sube de un año para otro.

Una roca de 12.742 kilómetros de diámetro, girando a 150 millones de kilómetros del Sol, en el corto plazo (digamos 10.000 años), debería tener esa temperatura media constante. Las oscilaciones producidas por los ciclos solares (las glaciaciones) o los eventos del Cenozoico ocurren en ciclos de 110.000 años o en 10 millones de años. Pero en períodos de tiempo como el de la civilización humana, apenas 10.000 años, ninguno de esos efectos sería apreciable.

Sin embargo, se ha producido un cambio: Hemos elevado la temperatura promedio, de unos 15ºC a unos 16ºC, en apenas un siglo, acelerando desde la Segunda Guerra Mundial…

118604_470x352

Veamos lo que pasó en la Tierra hace unos 60 millones de años. La gráfica siguiente (IPCC-AR5-WG I Fig 5.2) muestra las mejores estimaciones de la ciencia sobre la concentración de CO2 en la atmosfera, medida en partes por millón (ppm).

118520_470x311

La siguiente (James Hansen) , muestra la estimación de las temperaturas del fondo del mar medidas mediante isótopos del oxígeno en depósitos calizos (otro día).

118531_470x407

Hace unos 60 millones de años, la Tierra tenía entre 400 y 500 ppm de CO2 en la atmósfera y la temperatura era unos 8 grados más elevada que ahora. India se deslizaba hacia Asia (tardó unos diez millones de años), liberando CO2 volcánico, por la fricción de las placas tectónicas, elevando dicha concentración en unas 1000 ppm. El efecto invernadero de esa masa de CO2 produjo un calentamiento de la Tierra de unos 5ºC, desde 8 a 13, aproximadamente.

Aquello ocurrió por causas naturales, liberando 1000 ppm de CO2 en 10 millones de años: a razón de 0,0001 ppm anual.

Hoy, la humanidad está liberando CO2 a razón de casi 3 ppm cada año. Unas 30.000 veces más que en el mayor calentamiento planetario originado por causas naturales

Aquello paró cuando, unos 10 millones de años más tarde, la India chocó contra Asia y dejó de deslizarse. Cesó la fricción de las placas tectónicas y cesó la aportación de nuevo CO2. Durante los siguientes 50 millones de años hasta finales del Siglo XIX, la fuerza dominante fue el ciclo geológico del carbono, la meteorización de las rocas, proceso por el que el dióxido de carbónico disuelto en el agua de lluvia reacciona con los silicatos de las rocas generando sílice (SiO2, arena) y carbonato cálcico (CaCO3, caliza). La sílice queda en las playa y la caliza se deposita en capas sucesivas de ríos, lagos y océanos….

Ese ciclo del carbono ha ido retirando de la atmósfera la mayoría del CO2 que arrojaron las placas tectónicas, hasta estabilizarse en los 280 ppm de los últimos milenios.

Durante ese proceso de des-carbonización, la temperatura promedio de los océanos fue descendiendo, según vemos en la tercera gráfica, hasta los niveles actuales.

Una observación detallada nos indica que, hace unos 34 millones de años, cuando la temperatura bajó a unos 4-5 ºC más alta que ahora, empezó a formarse el hielo del Polo Sur y hace unos 5 millones de años, con la temperatura unos 2-3 ºC más caliente que ahora, empezó a formarse la capa de hielo del Polo Norte…

Pero es que ese proceso de hielo-deshielo es reversible, lo que indicaría que un calentamiento global medio por encima de entre 3 y 6ºC, podría implicar el deshielo paulatino (incluso total) de los casquetes polares….

Eso ocurriría mediante procesos paulatinos de fusión, de pérdida de hielo en lugares puntuales, retroceso de glaciares continentales o antárticos…con aparición de fenómenos no lineales, abruptos, consecuencia de efectos de feedback positivo comentados anteriormente…

Pues bien, eso ya ha empezado.

Hay lugares en los Polos cuyo calentamiento no ha sido un grado, sino SIETE.

Todas las mediciones realizadas en glaciares, en Groenlandia, en el Ártico y en la Antártida muestran pérdida acelerada de masa de hielo. Otro de los mitos de los negacionistas es que “la masa de hielo en la Antártida ha subido….”. Mirad la siguiente gráfica, también del IPCC AR5-WG1 TS Fig -03…Sí, es cierto que hay zonas donde se acumula nieve nueva… pero la pérdida de masa de hielo es de más de 2000 gigatoneladas, solo en la Antártida, desde 1992. Los glaciares terrestres están en trance de desaparición y la pérdida de hielo Ártico es todavía superior.

118523_470x547

Si llegase a fundirse todo el hielo polar, los mares subirían casi 70 metros…Pero no necesitamos 70 metros para acabar con la civilización. Ni 7. Una subida de un par de metros inundaría 15 de las 20 ciudades más pobladas del mundo. Países enteros desaparecerían. Los deltas más fértiles se anegarían con agua salada (Nilo, Mekong, Ganges, Misisipi, Amarillo, Yang-Tse, nuestros Ebro, Guadalquivir, Guadiana,….). Cientos de millones de personas emigrarían por causa de las inundaciones y las hambrunas…

En los últimos 150 años, la humanidad ha emitido una gran cantidad de gases invernadero. Eso ha elevado la concentración a 400 ppm y la temperatura en casi un grado. Aunque erradicásemos en un instante las futuras emisiones, los gases ya emitidos contienen una capacidad de calentamiento adicional incalculable, pero estimada del mismo orden de magnitud de lo ya producido (¿otro grado?, ¿medio?).

Si decidiéramos, si la humanidad despertase de este mal sueño y decidiera erradicar la emisión de estos gases, lo más acelerado que podría hacerlo es en unos 20-30 años. En ese tiempo, las emisiones nuevas supondrían casi la misma cantidad que lo ya emitido, lo que elevaría la concentración a casi 500 ppm y la temperatura en otro grado más… Eso pondría a la Tierra con un calentamiento promedio de entre 2 y 3 grados…. Con consecuencias incalculables….

Pero es que no estamos haciendo nada. Pasan los años y que si los chinos, que si los americanos, que si el fracking, ….Cada año que retrasamos la acción, incorporamos otras 3 ppm y otras 3 ppm y otras 3 ppm….

El escenario más que probable es que sigamos como si nada (“Business As Usual”) unos pocos años más (+30 ppm). Ocurrirán unos cuantos eventos catastróficos dispersos, lo que obligará a los países ricos a tomar medidas. Será insuficiente. Los emergentes, seguirán igual unos años… (+40 ppm). Los eventos catastróficos serán cada vez más frecuentes, generalizados y evidentes: Plan Internacional y Erradicación “Urgente 2035” de emisiones, otros 30 años (+100 ppm)…. Total, a finales del Siglo, unas 550-600 ppm de CO2, un calentamiento de 3-4ºC, daños irreversibles en ecosistemas, en la producción agrícola, inundaciones generalizadas en lugares lluviosos, sequías y olas de calor en lugares secos….

Pero, ¿Por qué no se trata esto como un Riesgo Imposible de Calcular y se toman medidas de Mitigación de Daños? En el peor de los casos, nos costaría el 1% del PIB mundial, nos ahorraríamos el 10% del PIB anual en daños, conseguiríamos una economía verde, una atmósfera limpia y nos evitaríamos una autoextinción.

AUTOR: Emilio de las Heras

FUENTE: expansion.com

Deja un comentario