Es la hora de terminar el falso debate entre fertilizantes orgánico y mineral

En el África subsahariana, una disputa se ha mantenido encendida durante un tiempo: ¿Debieran los agricultores usar insumos orgánicos o fertilizantes minerales para estimular el crecimiento de sus cultivos? Sabemos que la región se encuentra en hambruna y que los fertilizantes son esenciales de alguna forma. Pero ¿cuál es el mejor para la gente y el planeta?

A pesar del apoyo apasionado en ambos lados, no se ha logrado ningún consenso. Esto se debe a que es de hecho, un debate falso. No debiéramos estar enfrentando estos enfoques entre sí; necesitamos aprovechar ambos para poder suplir la colosal demanda de alimento que requiere la creciente población del continente. Debemos preguntarnos en cambio: ¿cómo puede acceder un pequeño agricultor a estos insumos y usarlos de la forma más rentable?.

1. Los fertilizantes orgánicos y minerales tienen composiciones y funciones diferentes, y los agricultores necesitan de ambos. Mientras que el fertilizante mineral proporciona grandes cantidades de nutrientes que la planta necesita para crecer fuerte, los recursos orgánicos contienen carbón orgánico, que es un ingrediente esencial para un suelo fértil. Ni los insumos minerales ni los orgánicos pueden proporcionar estas dos propiedades por sí solos. Más aún, aplicar estos en combinación crea por lo general beneficios adicionales. Por ejemplo, en situaciones de sequía, aplicar residuos de cosecha en combinación con fertilizante puede aliviar el estrés de humedad y permitir a los cultivos captar los nutrientes de los fertilizantes más fácilmente.

2. Los agricultores no pueden producir materia orgánica suficiente sin fertilizante mineral. El rápido crecimiento demográfico implica que no se le está dando un descanso al suelo. Tradicionalmente, los campos se dejaban sin sembrar para mejorar la fertilidad de los suelos, pero ahora hay menos oportunidades para hacer esto, y menos materia orgánica para aplicar a los suelos y ayudarlos a regenerarse. agriculturers.com. El usar fertilizantes minerales ayuda al agricultor a producir más residuos de cosecha y biomasa, lo que puede ser usado como fertilizante orgánico. Se sabe que los fertilizantes minerales son responsables de aproximadamente el 50% de los alimentos que se cultivan hoy en el mundo, y fueron una parte clave de la Revolución Verde de los 70s y 80s que salvaron a millones de la hambruna. No podemos privar a las comunidades agrícolas de este recurso vital.

3. La agricultura orgánica depende de insumos minerales también. Podemos no tener todos el cuadro completo de lo que significa exactamente la agricultura “orgánica”. Ten en cuenta el caso del fósforo. Este elemento no tiene un equivalente biológico, a diferencia del nitrógeno, el que se puede fijar al suelo biológicamente mediante plantas leguminosas como la soya. Las plantas necesitan del fósforo para crecer, por lo que los agricultores orgánicos usan fosfato de rocas (fosfato natural), que es químicamente casi idéntico a algunos fertilizantes de fosfato sintético como el superfosfato triple. De hecho, algunos fosfatos de rocas contienen cantidades relativamente altas de metales pesados, los que por lo general se remueven en el proceso de producción de fertilizantes de fosfato.

Incluso las legumbres que fijan nitrógeno de forma natural en el suelo, por lo que son aclamadas como tecnología “verde”, no pueden llevar a cabo esta función si no se las alimenta con fósforo.

Así que si este debate ha sido expuesto como falso, necesitamos centrarnos en cambio sobre cómo podemos asegurarnos de que los pequeños agricultores tengan: acceso al tipo adecuado de fertilizantes; el conocimiento sobre cómo usarlos de la forma más eficiente y rentable, sin dejar huellas ambientales inaceptables; y el conocimiento de cómo integrar mejor los recursos orgánicos en combinación con estos fertilizantes.

La respuesta a esta pregunta tiene varias dimensiones. El “tipo correcto” se refiere a la necesidad de tener fertilizantes que estén alineados a las necesidades específicas del cultivo y de las condiciones de fertilidad del suelo. Por ejemplo, la mandioca requiere de más potasio que nitrógeno y fósforo, mientras que para el maíz la fórmula es la opuesta. agriculturers.com. En Nigeria, por ejemplo, la industria de fertilizantes está involucrada activamente en el desarrollo de mezclas específicas de fertilizantes para ciertos cultivos y suelos, de manera de abordar este problema de la forma adecuada.

El “conocimiento” se refiere a la necesidad de los agricultores de entender la cantidad correcta, el lugar y el momento para aplicar los fertilizantes, al ser éste además afectado por la disponibilidad de insumos orgánicos y las características del sistema de cultivo. Usando el ejemplo de Nigeria nuevamente, la Agenda de Transformación Agrícola, invierte en capacitar agro-negociante, quienes no solamente proporcionan los insumos correctos a los agricultores, sino que también asesoría sobre cómo usarlos.

“Rentable” se refiere a que los agricultores puedan tener acceso a estos agroinsumos a costos accesibles, así como también a los medios de financiamiento que les permitan realizar inversiones en intensificación agrícola, quizás en la forma de subsidios inteligentes como los que el gobierno de Nigeria está poniendo a disposición de millones de agricultores.

Gracias a las sociedades público-privadas en Nigeria que están conectando todas las partes de este puzle, como se detalló más arriba. Los agricultores en las sabanas están cultivando maíz luego de soya, y usando los residuos de la soya como insumos orgánicos, además de reciclar el guano y aplicando fertilizantes para el cultivo de maíz que sigue.

Esta es una forma muy prometedora de ascender a los pequeños agricultores desde una agricultura de subsistencia a una de generación de ingresos, sin tener que decidir más entre usar fertilizantes orgánicos o minerales.

Material traducido por Agriculturers.com

FUENTE: devex.com

12 Comentarios

  1. jose a ferro fernandez de castro

    Se requiere de alta productividad, cada vez hay menos espacios para sembrar y la poblacion crece como bola de nieve.

  2. Javier Montull morer

    Estoy completamente de acuerdo con vuestros razonamientos

  3. Estimados: otra vía para reducir dosis y pérdidas de nitrógeno es mejorar la eficiencia de absorción de nutrientes a través de prácticas, que mejoren el desarrollo de raíces y el vigor de las plantas. Hemos estado trabajando en tratamiento de semillas de cereales con ácidos húmicos con excelentes resultados.
    Otras prácticas son la rotación de cultivos y una buena preparación de tierras.

  4. Jorge Lupitou Ramirez

    Me da mucho gusto haberles encontrado en la web.
    Soy Zamorano de la 60, y estoy seguro que hay mucho de que hablar. Enhorabuena.

  5. Un artículo mal enfocado, que se presta solo para confundir, más no para esclarecer conceptos y técnicas.

    Una cosa son los fertilizantes minerales y otra cosa totalmente diferente son los fertilizantes de síntesis química. Los fertilizantes minerales pueden contener hasta más de 80 elementos químicos o biolementos en forma natural en subtrazas totalmente asimilables por las plantas.

    Los fertilizantes de síntesis química se clasifican en mayores y menores, en promedio pueden contener alrededor de 14 a 16 elementos o biolementos. Su aplicación continua produce acidificación y eliminación de la microbiología edafica, lo que conlleva a agotar la materia orgánica, y con ello genera la formación de erosión de los suelos agrícolas.

  6. De acuerdo, el pequeño agricultor necesita aumentar su productividad en sus limitadas superficies de terreno, finalmente el fertilizante orgànico termina en fertilizante mineral (iones) que son absorvidos por la planta, misma que se encarga de transformarlo en elementos orgànicos en el proceso de fotosíntesis, asimilables para los animales y el hombre.

  7. damian rivero

    Es importante destacar que en algún punto los fertilizantes son de utilidad, pero sostengo que se debe hacer mas hincapié en los métodos culturales, el manejo integrado de plagas y enfermedades y las buenas prácticas agrícolas como estrategia para llevar adelante los cultivos.

  8. Muy buenos los razonamientos como químico me voy por lo de la madre naturaleza para la natural no a lo sintético, es momentáneamente rentable pero muchas veces irreversiblemente destructivo

  9. Con el debido respeto el artículo se queda corto en la visión pues omitió acentuar la importante y básica relación y función de la flora microbiana que VIVE en la materia orgánica y ACTÚA sobre los minerales, justamente para hacerlos disponibles para las plantas.

  10. Jairo Beleño

    Es discurso es bueno si buscamos la relación beneficio costo para una producción orgánica o convencional. Integrar los fertilizantes es buscar balance y esto ha sido asertivo en muchos cultivos tropicales. La hambruna, la rentabilidad de la agroindustria o cuidar este planeta también son debates que se van encontrar.

  11. teodoro

    Como lo indican algunos lectores de la información la baja productividad de los cultivos no es por el manejo de la nutrición mineral y de la nutrición orgánica lo que esta diezmando la fertilidad de los suelos es la aplicación de los fertilizantes de síntesis que prácticamente han matado a la biología del suelo,en la fertilidad del suelo deben estar tres elementos básicos como son la física la química y la biología,con la cantidad de químicos de síntesis que aplicamos a las plantas hemos eliminado a la biología del suelo sin ella nunca va a existir vida microbiana el gran negocio de las transnacionales de vendernos siempre sus insumos.hay un dicho si quieres alimentar al mundo por espacio de 50 años manéjate con agricultura convencional pero si quieres alimentar al mundo para toda la vida manéjate con agricultura orgánica.

  12. Gabriel Busse

    No estoy de acuerdo en varios puntos. En primer lugar pensar que un fertilizante orgánico proporciona solo C es un verdadero error.
    Yo me dedico al manejo Biológico de Suelos y son muchos los nutrientes que puedo agregar al sistema suelo sin fertilizantes químicos.
    Si creo que no debemos enfrentar a los fertilizantes químicos con los orgánicos o biológicos. Debemos completar su uso.
    Esto se logra aprendiendo a ver el suelo como un organismo vivo y entendiendo que de él depende toda la producción. Así como cuando un animal está enfermo lo vemos en su pelaje. Cuando el suelo está enfermo lo vemos en su forraje.
    Si el suelo no tiene vida no produce. Porque no solo requiere de minerales o nutrientes, sino que principalmente necesita de un sinnúmero de microorganismos que le permitan formar estructura, observar agua. Frenarla cuando es excesiva y que dejen disponibles sus nutrientes a la planta.
    Por último no solo es importante producir en forma rentable sino que es primordial hacerlo de modo sustentable, para que los beneficios no sean esfimeros como en la citada revolución verde, donde se demostró los errores que se cometieron.
    Desde Buenos Aires Argentina. Saludos Cordiales. Gabriel Busse. Ingeniero​ Agrónomo.

Deja un comentario