Errores al cultivar semillas en interiores

Errores al cultivar semillas en interiores

Es bastante económico comenzar a sembrar en el interior, especialmente cuando las plántulas se convierten en plantas robustas. Sin embargo, cultivar semillas en interiores puede ser un desafío. Para aumentar tus posibilidades de éxito, evita estos errores comunes de inicio de las semillas.

El tener tu propio huerto en casa o departamento se ha vuelto una costumbre cada vez más importante en la vida de muchas personas que han visto el beneficio de tener plantas, ya sea aromáticas o para consumo, en casa.

Si estás pensando en comenzar a plantar tus propias verduras o hierbas estos consejos te ayudarán a no cometer errores con el fin de que tus plantitas crezcan sanas y fuertes.

Errores comunes al cultivar semillas en interiores

Falta de luz

Las plántulas necesitan mucha luz para convertirse en plantas fuertes y saludables.

No importa lo que alguien te diga, es probable que no tengas suficiente luz natural en tu hogar para cultivar plántulas robustas.

Sin embargo, puedes usar luz artificial para lograr la cantidad correcta de luz que requieren las plántulas. Para ello, obtén luces de cultivo diseñadas explícitamente para plantas. O, para una solución más económica, compra grandes focos fluorescentes equipados con una bombilla caliente y una fría.

Levanta las ampolletas con cuerdas o cadenas para que pueda elevar las luces más alto a medida que crecen las plántulas.

Mantén las luces lo más cerca posible de las plántulas sin tocarlas (2 a 3 pulgadas). Y cuando aparezcan las plántulas por primera vez, mantén las luces encendidas durante 12 a 16 horas por día.

Para reducir el tiempo de uso, usa un temporizador para encender y apagar las luces automáticamente.

Aplicar demasiada o muy poca agua

La cantidad de agua que suministre puede hacer o deshacer el crecimiento de las plántulas.

El riego es uno de los aspectos más desafiantes del inicio de semillas. Debido a que las plántulas son tan delicadas, hay muy poco margen de error cuando se trata de regar.

Para aumentar sus posibilidades de hacerlo bien, aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

Crea un mini invernadero para mantener la tierra húmeda: cubre el recipiente con plástico hasta que las semillas germinen.

Aplica agua desde el fondo para permitir que las plántulas absorban agua a través de los orificios de drenaje del recipiente. Hay menos posibilidades de riego excesivo cuando utiliza este enfoque. Agregue agua lentamente durante 10 a 30 minutos y use su dedo para tocar la parte superior de la tierra para asegurarse de que la humedad haya llegado a la parte superior del recipiente.

Verifica la humedad del suelo al menos una vez al día.

Compra un sistema de riego automático.

Iniciar las semillas demasiado pronto

Muchas plantas no toleran las temperaturas frías y exponerlas al aire frío o al suelo frío las estresará.

Las plantas estresadas son más susceptibles a las plagas y enfermedades. La mayoría de las plantas están listas para salir al exterior de cuatro a seis semanas después de que comience a sembrar.

Plantar semillas con demasiada profundidad

Las semillas son delicadas cuando se trata de la profundidad a la que se plantan.

Algunas semillas necesitan oscuridad completa para germinar y otras requieren luz para germinar, por lo general se proporciona la profundidad de siembra adecuada en el paquete de semillas.

Si no hay información en el paquete, la regla general es plantar semillas de dos a tres veces más profundas que anchas.

Determinar la profundidad puede ser un desafío, pero si no tiene seguridad de cuál es la distancia ideal, opte por lo poco profundo.

Para las semillas que necesitan luz para germinar, asegúrate de que las semillas estén en contacto con el medio de inicio de las semillas pero no estén cubiertas. Para hacer esto, presiona suavemente el medio del suelo para crear una superficie firme.

Luego, coloca la semilla sobre el medio y presiona suavemente hacia abajo, asegurándose de que la semilla aún esté expuesta.

Mover plántulas al aire libre demasiado pronto

No hay ningún beneficio en moverlas al exterior cuando son jóvenes. Morirán instantáneamente o se debilitarán y luego no prosperarán.

Incluso las plantas más resistentes, cuando son jóvenes, necesitan una cantidad considerable de mimos y atención.

Cuando las plántulas son lo suficientemente grandes para plantarlas al aire libre, es necesario prepararlas para la transición endureciéndolas.

El endurecimiento gradualmente las prepara para las condiciones exteriores como el viento, la lluvia y el sol.

El proceso de endurecimiento es simple, aunque puede llevar mucho tiempo; implica exponer sus plantas a los elementos de forma gradual.

El primer día de endurecimiento, coloca las plántulas al aire libre durante una hora y luego llévalas de regreso al interior.

Aumenta gradualmente la cantidad de tiempo al aire libre todos los días durante 6 a 10 días.

Deberás tomar algunas decisiones basadas en la temperatura exterior y la fragilidad de tus plántulas. Si es un día particularmente fresco o muy lluvioso, querrás disminuir el tiempo de esa sesión de endurecimiento.

Sembrar demasiadas semillas

Al sembrar semillas, comienza con modestia si eres principiante.

Si siembras más semillas de las que razonablemente puedes mantener, será un desafío nutrir las plántulas hasta la edad adulta.

Dependiendo del tipo de planta que desees cultivar, es posible que puedas sembrar semillas directamente en contenedores al aire libre o en el suelo cuando las temperaturas exteriores se calientan.

Mantener las semillas demasiado frescas

Para que las semillas germinen, la mayoría deben mantenerse calientes: alrededor de 18 a 25 grados célsius (65 a 75 grados Fahrenheit).

Un lugar favorito para mantener calientes las semillas para que germinen es la parte superior del refrigerador.

O puedes comprar tapetes para calentar semillas para colocar debajo de las bandejas de semillas.

Una vez que emerge una plántula, pueden tolerar temperaturas fluctuantes (dentro de lo razonable).

Independientemente del tipo de luz que uses, natural o artificial, asegúrate de que produzca suficiente calor para mantener las plantas en el rango de 18 a 25 grados célsius (65 a 75 grados Farenheit).

No etiquetar semillas

Para poder identificar las plántulas a medida que crecen y saber cuándo estarán listas para el trasplante, debes etiquetar los contenedores de semillas a medida que se siembras.

Para cada tipo de semilla sembrada, usa palitos de helado o marcadores de plantas de plástico y bolígrafos de tinta permanente para registrar el nombre de la planta y la fecha de la siembra. Inserta las etiquetas de las plantas en el suelo cerca del borde del contenedor o bandeja.

Renunciar demasiado pronto

Comenzar semillas puede ser un proceso difícil. Sin embargo, uno de los beneficios más satisfactorios de esta labor de amor es comerse un tomate o maravillarse con las flores que cultivaste desde el primer día.

Cultivar plantas a partir de semillas requiere dedicación, atención y tiempo. Reconoce que puedes cometer errores en el camino, pero no debes dejarlo de lado. Los resultados superan los desafíos que verás en el proceso.

FUENTE

Deja un comentario