Enfermedad de la papa puede controlarse con fosfito

Enfermedad de la papa puede controlarse con fosfito

Este componente, utilizado como apoyo en fertilización o base en nutrición, puede convertirse en una alternativa menos riesgosa y más sana para controlar el parásito que produce el tizón tardío.

Phytophtora_infestans-effects

Esta enfermedad, transmitida por el Phytophthora infestans, es tan fuerte que puede generar la pérdida total del cultivo, así como puede afectar la competitividad entre productores.

El trabajo de campo, realizado para demostrar la necesidad del uso del fosfito, se hizo inicialmente con variedades de papa susceptibles a esta patología como la Diacol Capiro; otras, medianamente susceptibles como la Roja Nariño y, finalmente, papas resistentes como la Pastusa Suprema.

De acuerdo con Felipe Alba, investigador de la U.N., se hace uso de agroquímicos para enfrentar la enfermedad por parte de pequeños productores que no tienen tecnología de punta y no realizan seguimiento exhaustivo.

Este es un trabajo presentado por el centro educativo en el “XXVI Congreso Asociación Latinoamericana de la Papa” (Alap), organizado por la Universidad Nacional de Colombia, Corpoica, Fedepapa, Universidad de los Andes, entre otros organismos.

Y es que la mayoría de sistemas de producción de papa en el mundo se basan en la implementación de fungicidas, lo que incrementa costos, incluso es perjudicial para el medioambiente y la salud humana.

“Además, los productores hacen seguimiento basados en el método calendario, es decir, dependen solo de fechas específicas para ver cómo están los cultivos y verter los químicos. No siempre es una forma efectiva de tratarlos”, señaló.

Es por eso que, según la investigación de Felipe Alba, en compañía de otros estudiosos como Iván Galvis y el docente de la U.N. Carlos Ñústez, era importante fijarse en los fosfitos, compuestos capaces de controlar enfermedades.

De acuerdo con la investigación expuesta en este Congreso, el proceso se da cuando este componente realiza una acción directa sobre el patógeno o estimula las respuestas de defensa que tiene la planta.

El fosfito, que se aplica como fumigación foliar, requirió de un ión acompañante para ayudar en el rendimiento del control a la enfermedad. Según lo explicado por Felipe Alba, el potasio fue el que mejor se comportó en esa función, aunque también el zinc puede servir.

Adicionalmente, se demostró que dependiendo de la tolerancia de cada variedad se mide la eficiencia del fosfito, de esta forma es más notoria con las resistentes.

Espacio de investigación

Investigaciones como las del fosfito hacen parte del repertorio de trabajos que la U.N. muestra en este congreso en el cual, según afirmó la docente de la Facultad de Ciencias Agrarias, Teresa Mosquera, la institución continúa con un trabajo ininterrumpido desde casi 20 años.

“Este es un espacio en el que se muestran resultados y avances de investigación en temáticas como genómica, fitomejoramiento, suelos, nutrición, seguridad alimentaria. Es un congreso que tiene un vasto campo de acción”, señaló.

El “XXVI Congreso Asociación Latinoamericana de la Papa” (Alap) seguirá durante toda la semana en las instalaciones del Hotel Tequendama en el centro de Bogotá.

FUENTE: agenciadenoticias.unal.edu.co

Deja un comentario