El sector agro debe afrontar cambios estratégicos en su modelo de negocio

El sector agro debe afrontar cambios estratégicos en su modelo de negocio

Los nuevos hábitos que ha traído la covid y la aceleración tecnológica inciden de lleno en la agricultura y la industria alimentaria.

La agricultura española y el conjunto del sector agroalimentario resisten mejor que otros la crisis económica y social provocada por la covid, pero, pese a ello, enfrentan importantes retos de futuro que les plantean la necesidad de afrontar nuevos modelos de negocio. Con estas palabras, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia y Futuro presidente de CaixaBank –cuando la fusión entre ambas entidades esté plenamente constituida–, presentó el pasado jueves la Jornada Agro 2021: Explorando Oportunidades en Tiempos de Crisis. Esta jornada, celebrada telemáticamente, fue organizada por Bankia Forward, junto con la consultora Innsai, y estuvo impulsada por La Vanguardia.

Bankia Forward, según explicó José Ignacio Goirigolzarri, es una iniciativa que la entidad ha puesto en marcha con el objetivo de acompañar a sus clientes en el proceso de anticipación estratégica ante los cambios al futuro. “De esta manera–dijo–pretendemos ayudar para que los diversos sectores, y en este caso el agro, puedan renovar sus modelos de negocio y seguir contribuyendo con éxito al crecimiento de la economía”.

“Todos los sectores–añadió–sufren en mayor o menor medida los efectos de la crisis. El pasado año ha sido uno de los más difíciles de nuestra historia reciente. Toda la sociedad nos hemos tenido que enfrentar a una crisis sanitaria que todavía a día de hoy nos sigue dejando una intensa huella en pérdidas de vidas humanas y en términos socioeconómicos”.

La resistencia del sector agro ante la caída generalizada de la actividad–provocada por el estricto confinamiento y por la incertidumbre que todavía genera la enfermedad– ha hecho que haya aumentado su importancia en la economía. Por ello, en estos momentos, tanto el sector primario como la industria agroalimentaria, a juicio de José Ignacio Goirigolzarri, deben afrontar con determinación los retos a los que se enfrentan, y que van desde el fuerte aumento de la demanda de alimentos, como consecuencia del crecimiento de la población, hasta el cambio de hábitos de la sociedad, pasando por la necesidad de optimizar el uso de los recursos naturales.

A través de Bankia Forward, explicó a continuación Antonio Rodríguez, director corporativo de Pymes y Autónomos de Bankia, se pretende ayudar y dar respuesta a la etapa de grandes cambios que vivimos como consecuencia de las nuevas tecnologías y de los nuevos hábitos de los ciudadanos. El proyecto se ha iniciado, justamente, con el sector agro. “Nuestra labor como entidad financiera –añadió– es entender esos cambios y ayudar a nuestros clientes a tomar las mejores decisiones”. En este sentido, el CEO de la consultora Innsai, Jesús Navarro Campos, experto en tendencias e innovación estratégica, expuso, durante el citado acto, sus reflexiones sobre el futuro modelo de negocio de la agricultura tras la covid.

En su opinión es el momento de reaccionar porque la velocidad de cambio, a raíz de la covid, se acelera y hay que adaptarse con rapidez. Para ello hay que crear nuevos modelos de negocio, y ello exige reducir la dependencia del pasado y cambiar la manera de pensar. “Hay que hacer un reseteado y plantear nuestro negocio de forma diferente para garantizar un crecimiento sostenido”.

El modelo de negocio del agro ya daba signos de agotamiento antes de que empezase la crisis. Los costes intermedios habían subido un 3,6%, las importaciones un 7% y se mantenía la caída de precios que reciben los agricultores, que es ya un hecho estructural, frente al incremento de los precios que pagan los consumidores, que están entre seis y once veces por encima.

La velocidad de cambio, a raíz de la covid, se acelera y hay que reaccionar con rapidez ante el futuro

Tendencias de futuro

“Hay que olvidar el pesimismo que genera la crisis y que nos aleja de las oportunidades –dijo–. La clave es detectar por dónde va el futuro, ver las oportunidades que presenta e innovar en consecuencia. Todo lo que hagamos con anticipación antes de que acabe la crisis nos reforzará para la etapa posterior”. Al respecto, Jesús Navarro detalló las cinco tendencias principales que marcan el futuro del sector agro.

La primera tendencia, definida como agricultura inteligente, apunta hacia la creciente digitalización en el campo. La tecnología 4.0 puede ser una solución a los problemas de rentabilidad de las explotaciones agrarias al permitir reducir los costes, optimizar el uso de las materias primas, hacer frente a la escasez de mano de obra y, al mismo tiempo, reducir la exposición de los trabajadores al contagio, tanto en esta pandemia como en otras futuras.

Agricultura sostenible

La segunda tendencia es la bautizada como agricultura sostenible, que debe tener como objetivo la sostenibilidad a un precio justo. Jesús Navarro afirma que si las empresas capitalizan sus incrementos de eficiencia como consecuencia de la digitalización de sus explotaciones, y compensan los incrementos de costes que pueda suponer la introducción de medidas sostenibles, pueden ganar cuota de mercado en un consumidor final más sensible ante la responsabilidad medioambiental. “Ese es el reto empresarial”, dijo.

La apuesta por la innovación, la sostenibilidad y la mayor productividad marcan el camino

La mayor productividad y sostenibilidad son fundamentales. Señaló Jesús Navarro que en el 2050 la población mundial alcanzará los 9.700 millones de habitantes, lo que supondrá un aumento del 46% en la demanda de alimentos. Pero no se podrá abastecer con el actual sistema productivo. Habrá que reducir las superficies de cultivo mediante la agricultura vertical. Asimismo será necesario innovar para reaprovechar los recursos hídricos, ya que la agricultura consume actualmente el 70% del agua disponible en el planeta. La necesidad de rebajar las emisiones de CO2, a su vez, obligará a optar por producciones de bajo impacto ambiental y por la agricultura orgánica.

Nuevos alimentos

La tercera tendencia es la de los nuevos alimentos. La pandemia del coronavirus ha generado una mayor preocupación por la salud, por los productos vegetales, y ha dirigido la atención de los medios a los vínculos negativos entre la producción industrial de carne y la mayor propensión a enfermedades. El consumo de los productos a base de vegetales ha aumentado un 20% durante la pandemia, un 16% las frutas y un 34% las hortalizas.

A ello se suma que las nuevas generaciones quieren alimentos que no perjudiquen no solo a las personas sino tampoco al planeta ni a los animales. En este sentido tienen más futuro los productos con poca proteína animal, así como la investigación sobre dietas para la salud y todo tipo de suplementos. Otro factor clave de los nuevos productos es que puedan cocinarse rápido para poder aprovechar mejor el tiempo. Serán importantes también los embalajes sostenibles.

Del productor al consumidor

La cuarta tendencia es confianza y transparencia. Motivado por los deseos de los consumidores al preferir productos de proximidad y conocer su origen, se producirá un cambio de paradigma en el sector de la distribución, que buscará cadenas de aprovisionamiento próximas, controlables y con garantías de abastecimiento. Todo ello genera una gran oportunidad para el agricultor nacional, siempre que sea capaz de saber comunicar sus valores y su oferta a los consumidores. Las redes sociales desempeñarán un papel clave.

La quinta tendencia fundamental es la calificada como canales on/ off. La innovación tecnológica y los nuevos canales de venta deben permitir acortar la distancia entre productor y consumidor para disponer de mejores precios y mayores márgenes. El miedo a ir a los supermercados generó un gran crecimiento del e-­commerce. La proximidad, asimismo, se ha convertido en la pieza clave de la recuperación. La compra por internet, las entregas a domicilio, del productor al consumidor, así como el suministro de dietas personalizadas adaptadas al perfil biométrico del consumidor se imponen en la innovación que se registra en todo el mundo.

El reto es buscar respuestas a la etapa de grandes cambios que impulsan las nuevas tecnologías y los nuevos hábitos de los ciudadanos”

Antonio Rodríguez

Antonio RodríguezDirector corporativo de Pymes y Autónomos de Bankia

Jesús Navarro, por último, advirtió sobre la necesidad de estar atentos a las sinergias entre el sector agro y otros sectores, como el de la salud, transporte o el turismo. Todo ello debe ayudar a construir una estrategia de diferenciación y a ofrecer una experiencia de cliente superior como principal ventaja competitiva que permita maximizar los beneficios del negocio a largo plazo, sobre la base de un modelo más eficiente, tecnológico y sostenible, donde primará el acceso directo al consumidor, la transparencia y unos productos más adaptados a los nuevos estilos de vida. El director corporativo de Pymes y Autónomos de Bankia, Antonio Rodríguez, dijo en este sentido que el gran reto de los momentos actuales es buscar respuestas a la etapa de grandes cambios que vivimos, impulsados por las nuevas tecnologías y el cambio de los hábitos de los ciudadanos.

Una iniciativa ambiciosa

“Bankia Forward –añadió– ha nacido como un espacio para inspirar, despertar y ayudar a entender los cambios con una actitud innovadora, anticipadora y proactiva de forma que ayude a tomar decisiones y que complemente el apoyo financiero a nuestros clientes”.

La labor de Bankia Forward, según explicó Antonio Rodríguez, no se limita únicamente a producir informes sino que sigue los casos de éxito innovadores que se registran a escala mundial, promueve jornadas sectoriales para compartir la información y conecta a personas innovadoras, proyectos y empresas para generar nuevos modelos de negocio, impulsa proyectos piloto, define los nuevos perfiles profesionales que se necesitan para implementar la innovación, los forma en la Fundación Bankia para la Formación Profesional dual y articula los proyectos de financiación más adecuados para todo ello.

El modelo de negocio agro poscovid debe ser más eficiente, tecnológico, sostenible, transparente y cercano al consumidor”

Jesús NavarroCEO  de Innsai

En suma, se trata de promover la anticipación estratégica y la inteligencia competitiva para que los emprendedores y los empresarios conozcan las tendencias y los modelos de negocio de cada sector, su dirección y velocidad.

FUENTE

Deja un comentario