El empleo en el agro

El empleo en el agro

Vivimos tiempos desafiantes en muchos frentes, pero la articulación y el trabajo colaborativo es la única forma de salir adelante.

La temporada agrícola enfrenta distintas dificultades: la inflación de los precios de los alimentos, el aumento del tráfico en puertos y las duras condiciones climáticas, a la que se suma una tendencia común en países en desarrollo, la escasez de trabajadores en el sector.

Según datos de la Encuesta Nacional de Empleo y la comparación con otras temporadas, la brecha de personas para las labores del campo alcanza a los 150 mil. Los motivos son muchos y variados: el miedo a contagiarse, la realidad de las personas (mayoritariamente mujeres) que cuidan de niños y adultos, la supuesta pérdida de beneficios sociales (pese a que éstos no se pierden por la formalidad laboral) y el menor flujo de trabajadores extranjeros, entre muchas otras.

En este marco hemos generado una coordinación permanente entre ambos ministerios en diversas líneas, fortaleciendo la comunicación de la Bolsa Nacional de Empleo, estableciendo sistemas de alerta rápida de vacantes, instalando una plataforma focalizada en mujeres y jóvenes, mejorando el apoyo de Sence, difundiendo la compatibilidad entre los beneficios del Estado y el empleo formal, y trabajando en la elaboración del nuevo reglamento para la visa temporal de trabajo. Para adelantarnos al peak de demanda laboral, la semana pasada se realizó una feria mixta virtual y presencial en todas las regiones, llamada “Súmate al agro”, que con ayuda de los municipios apoya la postulación e información de las personas en la búsqueda de empleo. A la fecha se han publicado más de 23.000 vacantes.

A todo lo anterior, se suma el apoyo permanente de la mesa público-privada de Capital Humano para abordar coordinadamente estos temas con todos los actores involucrados.

FUENTE

Deja un comentario