Desde Abu Dabi al espacio

Desde Abu Dabi al espacio

Con la crisis climática haciendo que muchos cultivos alimentarios sean más difíciles de cultivar, algunos científicos y empresarios están buscando soluciones más allá de nuestro planeta.

La startup StarLab Oasis, con sede en Abu Dhabi, un spin-off de la empresa tejana Nanoracks, quiere cultivar semillas en el espacio exterior para desarrollar variedades de plantas que puedan sobrevivir en una Tierra menos hospitalaria. En 2023, StarLab Oasis espera poner en órbita sus primeras semillas.

Desde la soja hasta la quinua, las semillas crecen de manera diferente en el espacio que en la tierra. Sin la atracción gravitatoria de la Tierra, las plantas luchan por distinguir de qué manera crecer y también están expuestas a la radiación cósmica. Esto puede hacer que las semillas muten, lo que puede dar como resultado variedades de plantas nuevas, más robustas o productivas, como cultivos resistentes a la sequía que pueden crecer en condiciones salinas.

Enviar semillas al espacio ayudará a la “sostenibilidad, el cambio climático y la seguridad alimentaria en la Tierra”, le dice a CNN Business el cofundador de StarLab Oasis, Allen Herbert. “El espacio es un lugar donde tienes recursos limitados, energía limitada, espacio limitado. Es el lugar perfecto para investigar y esa misma tecnología se puede traer de regreso a la Tierra”.

Las plantas han estado sujetas a la reproducción por mutación, exponiendo una especie a productos químicos o radiación, en la Tierra desde la década de 1920, explica el científico de plantas de StarLab Oasis, Connor Kiselchuk, y en la década de 1960 comenzó a aplicarse en el espacio exterior.

China ha puesto semillas en órbita desde la década de 1980, lo que ha dado como resultado que sus agricultores utilicen nuevas variedades de cultivos. En 2022, la Agencia Internacional de Energía Atómica y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación lanzaron semillas al espacio por primera vez, con el objetivo de desarrollar cultivos resistentes al cambio climático.

Herbert dice que StarLab Oasis será uno de los primeros en comercializar el proceso. Planea trabajar con empresas, agencias espaciales, universidades y organizaciones sin fines de lucro, para enviar semillas al espacio con fines comerciales o de investigación. Depende de los clientes decidir si los crían comercialmente y los venden, agrega.

Una organización sin fines de lucro con la que está trabajando actualmente es el Centro Internacional para la Agricultura Biosalina con sede en Dubai, que busca aumentar la tolerancia a la salinidad y la sequía de cultivos como la quinua, explica Kiselchuk.

Comida para Marte

Para empezar, StarLab Oasis enviará semillas a la Estación Espacial Internacional (ISS) donde serán cultivadas por los astronautas, pero su objetivo a largo plazo es enviarlas a una estación espacial comercial, llamada Starlab, que está prevista que esté operativa en 2027 Cuando regresen a la Tierra, serán germinados por el cliente o en un laboratorio de StarLab Oasis donde se probarán para determinar cómo les va en ambientes específicos, como sequía o calor intenso.

StarLab Oasis, que se fundó en 2021, actualmente tiene cinco empleados y se expandirá el próximo año. Está respaldado por la Oficina de Inversiones de Abu Dhabi (ADIO) en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), como parte de un programa de $41 millones para aumentar la producción de alimentos en entornos áridos. Esto podría beneficiar a los EAU, que actualmente importan hasta el 90% de sus alimentos.

“(StarLab Oasis) es un proyecto enormemente ambicioso y emocionante que brindará acceso al potencial científico del espacio en el desarrollo de tecnologías agrícolas para un mundo con recursos limitados”, dice Abdulla Abdul Aziz AlShamsi, director general interino de ADIO.

Las ambiciones de la startup no terminan ahí.

Espera desarrollar la producción de alimentos en el espacio, diseñando sistemas fuera de la Tierra que puedan producir alimentos en misiones espaciales más largas a la Luna o Marte.

Las plantas también podrían brindar otros beneficios, dice Kiselchuk, como “la generación de oxígeno, la filtración de algunas corrientes de aguas residuales y también beneficios psicológicos para la tripulación que estará fuera de casa“.

FUENTE

Deja un comentario