Consejos para luchar contra las plagas

Consejos para luchar contra las plagas

Con la primavera y el verano, siempre y cuando las cuides bien, una parte importante de las plantas, flores y hortalizas potencian su crecimiento y desarrollo. Pero la otra cara de la moneda durante esta temporada es la pesadilla de todo jardinista: las plagas.

A veces, el arribo de esta aglomeración de insectos termina causando estragos en los vegetales, y las plantas pueden terminar apestando, secándose, pudriéndose o, incluso, muriéndose. Pero es un problema que tiene solución. Solo debes informarte y actuar a tiempo.

Conversamos con tres expertos en jardín y botánica sobre cómo reaccionar ante la aparición de estos seres no muy bienvenidos y cómo poder salvar a tu planta de su invasión.

¿Por qué aparecen plagas en las plantas?

Wilma Borchers, ingeniera en Medio Ambiente y Recursos Naturales, explica que “la mayoría de estas plagas se ven afectadas por el invierno, mostrando inactividad en estado de latencia por el frío”. Sin embargo, con el alza de temperaturas, “la reproducción de algunas de estas plagas aumenta, eclosionan los huevos y aumenta su proliferación”.

“Muchas especies tienen su mayor actividad en la temporada estival”, agrega la fundadora de @eljardindeirenee. “Se sienten atraídos por la luz, las temperaturas cálidas, la baja humedad ambiental y la aparición de alimento en primavera”. Por eso es que pueden llegar a afectar a brotes nuevos, flores o frutos.

En esta temporada, “tenemos más horas luz y por ende más crecimiento vegetativo, por lo tanto las plantas crecen más rápido y aparecen más insectos”, cuenta Óscar Contreras, agricultor, profesor y uno de los fundadores De huerta a la raíz, emprendimiento especializado en el cultivo de hortalizas agroecológicas. “Muchas de las poblaciones de insectos que están en nuestras huertas pueden transformarse en plagas si no se logran controlar”.

Los más comunes son…

Daniela Maldonado, fundadora de El Jardinista, explica que las plagas más comunes en plantas son los pulgones, el chanchito blanco y los caracoles. “Los pulgones siempre se van a ir a los brotes nuevos de flores. El chanchito blanco también aparece en la primavera, aunque este año estuvo todo el, año y el mosquito del sustrato aparece con el aumento de temperatura y humedad”, apunta la emprendedora.

Pulgón

Si eres de los que ha visto unos pequeños y delgados mosquitos volando entre la tierra y las hojas de las plantas, se trata precisamente del mosquito del sustrato. “Aparece con el aumento de la temperatura y la humedad”, asegura la timonel de El Jardinista. “Si bien este bicho no es patógeno, puede llegar a ser molesto”.

Mosquito de sustrato

“Debemos tener a raya los pulgones, cochinillas y conchuelas: son insectos succionadores que se alimentan de la savia de las plantas”, afirma Wilma Borchers. “Esto provoca desecación y deformaciones en las hojas, pérdida de fuerza y finalmente defoliación, pero además producen melaza, una sustancia pegajosa que puede provocar la aparición de problemas secundarios, como atraer avispas u hormigas, e incluso un hongo llamado Fumagina”.

Cochinilla

Flores como las azaleas, magnolios y camelias son las preferidas de la arañita roja, asegura la fundadora de El jardín de Irene, porque “suelen preferir ambientes secos. Si no se trata a tiempo, pueden ser mortales para nuestro jardín”. Precisamente, durante la primavera es cuando se aparean y ponen los huevos.

En cuanto a huertos, Óscar Contreras explica que septiembre fue una época de pulgones, mientras que en octubre aparecen las tijeretas, las que se alimentan principalmente de hojas. Durante enero y febrero se podría apersonar el chinche africano, una plaga nueva que, según él, se presencia en suelo nacional desde 2016 y ataca a la familia de las brasicáceas.

Chinche africano

Otras plagas más específicas en huertos son la mosquita blanca y las larvas; ambas adoran a los tomates. Otro tipo de insecto que afecta a las cebollas y cebollines son los trips, insectos muy pequeños y ligeramente alargados.

“Lo que debemos tratar de fomentar en una huerta es la biodiversidad, tanto de insectos como de plantas. Si yo no quiero que ciertas plantas estén con plagas, tengo que tener ciertas plantas que ayuden tanto a repeler como a atraer insectos y aumentar esa biodiversidad”, dice Contreras.

Algunas recomendaciones para controlarlas

“El gran consejo es tener plantas sanas”, sugiere Daniela Maldonado. Si están fuertes, “se pueden defender del ataque de las plagas y enfermedades”. En el caso de que la planta se encuentre débil por otras razones, “es más fácil que las plagas la ataquen, no pueda soportarlas y muera”.

La primera recomendación de Maldonado es “no tener plantas que sean propensas a la misma plaga”. Esto quiere decir que si tienes una planta que proclive al chanchito blanco —plaga común de las suculentas— lo aconsejable es no tener muchas suculentas juntas, “porque si se enferma una, se te van a enfermar todas”. Por eso ella sugiere mezclarlas en cuanto a su posición, para que así no se contagien entre ellas.

Para plantas de interior tropicales, Wilma Borchers explica que lo mejor que se puede hacer es “mantener la humedad ambiental”. “Está comprobado, a estas famosas ‘plagas’ no les gusta para nada el agua”. La ingeniera en Medio Ambiente sugiere “hacer una aplicación de jabón potásico o aceite de neem —método eficaz y ecológico— una vez por semana”. Para pulgones, chanchito blanco y oídio también es recomendable el jabón potásico.

FUENTE

Deja un comentario