Chilenos inventan tecnología agrícola que beneficia el ahorro del 50% en consumo hídrico

Chilenos inventan tecnología agrícola que beneficia el ahorro del 50% en consumo hídrico

a startup chilena Bio-Feed, dedicada a soluciones tecnológicas para la agricultura, desarrolló un biorreactor -recipiente que mantiene un ambiente biológicamente activo- que incluye un sistema automático de control de temperatura de agua.

Rodolfo Campos Gaedechends solía trabajar en una multinacional de fertilizantes químicos, pero con el paso de cada temporada, se fue dando cuenta que los agricultores debían subir las dosis de fertilizantes a aplicar. Los niveles de nitrito y contaminación de las napas de agua iban en aumento y veía como no se estaban aprovechando los residuos orgánicos.

Entonces decidió cambiar y dedicarse a la fertilización orgánica y razonable, fundando Bio-Feed. Corría el año 2017 cuando realizó la primera solicitud de Patente de Invención ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), y después de más de tres años de análisis técnicos y constantes mejoras, le otorgaron el Título de Patente de Invención de un ‘sistema de automatizado para calentar, monitorear y controlar la temperatura en líquidos para un biorreactor’.

Chilenos inventan tecnología agrícola que beneficia el ahorro del 50% en consumo hídrico

Funciona con un termostato y un software programable que controla automáticamente la temperatura del sustrato o tierra mojada. Así, quintuplica la reproducción de hongos para producir un té de compost “aireado” -preparación orgánica líquida que se obtiene de la fermentación de compost con presencia de oxígeno- que se encarga de entregar nutrientes a la tierra a través del riego, dejando pequeñas “esponjas” en el suelo que los absorben lentamente y mantienen la tierra húmeda por más tiempo. Gracias al medidor de temperatura, esta tecnología se transforma en la más moderna del mundo en materia de ‘Compost Tea’.

“Este sistema, que involucra el té de compost, aumenta la actividad biológica del suelo y lo vuelve más estable y menos propenso a sufrir la erosión y enfermedades; mejora la infiltración, el drenaje y la capacidad de retención de agua, tema sensible si observamos los preocupantes índices de temperatura y sequía que vive nuestro país desde hace más de 10 años”, explica el agrónomo.

“Este sistema, que involucra el té de compost, aumenta la actividad biológica del suelo y lo vuelve más estable y menos propenso a sufrir la erosión y enfermedades; mejora la infiltración, el drenaje y la capacidad de retención de agua, tema sensible si observamos los preocupantes índices de temperatura y sequía que vive nuestro país desde hace más de 10 años”, explica el agrónomo.

El Banco Mundial realizó un estudio para identificar las principales amenazas hidrometeorológicas y sus impactos fiscales en los países de la Alianza del Pacífico (Argentina, Chile, México y Perú). La investigación partió en 2018 y concluyó que los principales fenómenos que afectan a estos países son las inundaciones y la sequía. En nuestro país, las pérdidas por estos fenómenos ascienden a US$9 mil millones entre 1926 y 2019, y la sequía es la principal amenaza en Chile, generando pérdidas por más de US$4 mil millones y afectando a más de seis millones de personas.

Según Rodolfo, lo más difícil ha sido transmitir y difundir en el mundo agrícola que existen otras tecnologías que se están utilizando y que ayudan a mejorar la situación de la sequía. “No podemos seguir cultivando con los mismos sistemas antiguos que dejan lavados los suelos y sin estructura para que haya captación de agua, (…) tenemos que buscar otras vías, y estamos impulsando esta tecnología para que todos los productores puedan tener acceso a bajo costo y sin contaminar”, agrega.

Chilenos inventan tecnología agrícola que beneficia el ahorro del 50% en consumo hídrico

Planes de expansión

El modelo de negocio de Bio-Feed  consiste en vender estos biorreactores de té de compost a la industria frutícola y hortícola nacional, y entregar una asesoría personalizada sobre su uso cada vez que un agricultor adquiere un equipo. También comercializan como “paquete tecnológico” los microorganismos y alimentos para compost que utilizan los equipos, para que los clientes puedan fabricar sus propios insumos.

Actualmente tienen poco más de 100 equipos funcionando en la agroindustria chilena, y están presentes en Argentina, Perú y Colombia, con miras al mercado Latinoamericano.

También están buscando inversionistas para escalar la solución. “Esperamos tener en 2021 una ronda de $50 millones para ampliar la presencia en Latinoamérica y aumentar entre tres a cuatro veces las exportaciones a Perú, Colombia y Argentina. Además, queremos abrir distribuidores locales en Brasil y México este año, y en Estados Unidos para 2022”, adelanta Campos.

FUENTE

Deja un comentario