Alimentando al mundo: defendiendo el caso de la potasa

Creemos que la demanda de potasa podría duplicarse para fines de la década de los 2040, en cuyo punto podría transformase en un mercado de US$50 mil millones. Esa es una de las razones por las que hemos estado invirtiendo contracíclicamente para darnos la opción de sumarla a nuestro portafolio diversificado de materias primas, por medio de la construcción del proyecto Jansen en Saskatchewan.

Como nutriente esencial para el crecimiento de las plantas, la potasa es un eslabón vital en la cadena de suministro de alimentos mundial, y la demanda en esa cadena de suministros se está intensificando; mientras que el área cultivable de tierra se mantendrá prácticamente estática, la población mundial se acercará a los 10 mil millones para el 2050. No solo habrá más bocas que alimentar, sino que también aumentará la ingesta calórica de dietas más variadas, todo lo cual incrementará la presión sobre la escasa tierra. Entre hoy y la mitad del siglo, la demanda de alimentos crecerá al 50% y el incremento sostenible de los rendimientos será crucial si queremos continuar alimentando al mundo. traducido por agriculturers.com. Avances en prácticas agrícolas, educación de agricultores y nuevas variedades, ayudarán a optimizar los rendimientos en el futuro. Pero a medida que la cantidad de producción crezca, también lo hará la cantidad de potasio removido al cosechar, y el uso de fertilizantes sostenibles y específicamente dirigidos de potasa, será crítico para reponer nuestros suelos.

Los fertilizantes minerales se usan para proporcionar a las plantas potasio (K), uno de los tres macronutrientes esenciales que las plantas necesitan para crecer, junto con el nitrógeno y el fósforo. El potasio no tiene sustituto en la nutrición de la planta, y su deficiencia reduce la resistencia a sequías, plagas y enfermedades. Los cultivos deficientes en potasio desarrollan sistemas radiculares pobres y tallos débiles. El potasio no solo ayuda a mejorar el rendimiento, también es conocido como el nutriente de “calidad”, ya que afecta factores tales como el tamaño, la forma, color y vigor de las semillas, granos o frutos.

El nutriente potasio puede ser suministrado a los cultivos mediante la aplicación de fertilizantes minerales, abono orgánico, y residuos de cultivos, o a partir del contenido mineral natural del suelo. El cloruro de potasio, que es el tipo de fertilizante de potasio más común, se le conoce por lo general como potasa (que también es un término genérico para todos los compuestos de potasio y materiales que contienen potasio).

Más del 90% de la demanda mundial de potasa proviene de la agricultura, y alrededor de 55 millones de toneladas de cloruro de potasio se aplica como fertilizante anualmente. Eso es equivalente a 6 kg por tonelada de producción de cultivo, 40 kg por hectárea de tierra cosechada, o 7 kg por cada persona en el planeta.

La justificación básica para el aumento del consumo de potasa es muy simple. No solo la población mundial continúa creciendo, sino que se espera que al menos tres mil millones de personas se unan a la clase media mundial para el 2030. traducido por agriculturers.com. Eso tiene implicancias en la dieta de las personas. La ingesta calórica promedio está aumentando y por ende también la parte de esas calorías que provienen de productos animales, azúcar, y aceites vegetales, productos con la mayor demanda en la producción. Como resultado, la demanda de alimentos se está elevando más rápido que la población, y la producción de cultivos se está incrementando más rápido que la demanda de alimentos. La cantidad limitada de tierra cultivable no puede estar a la altura de esa demanda. En el 2000, la tierra cultivable per cápita era de 2.500 metros cuadrados, alrededor de la mitad del tamaño de un campo de fútbol. Desde entonces ha caído a 2.100 metros cuadrados y se proyecta que se reduzca hasta 1.900 metros cuadrados para el 2030. Por consiguiente, las demandas de alimentos deben ser suplidas a través de rendimientos más altos a partir de la tierra cultivable existente, lo que pone mayor presión sobre nuestros suelos. Todo esto apunta a un crecimiento sostenido a largo plazo en la producción mundial de cultivos, y este crecimiento tendrá que ser alcanzado por medio de la intensificación sostenible de la agricultura y la optimización de los rendimientos.

Hay una serie de complejidades asociadas a traducir el requerimiento esperado de producción de alimentos, a demanda de potasa. La mayor aplicación de nutrientes en la forma de fertilizantes minerales y químicos, del cual el cloruro de potasio es uno, será un medio clave para alcanzar los rendimientos necesarios, pero hay otros, incluyendo al uso de la agricultura de precisión, para minimizar las pérdidas de nutrientes, esfuerzos por mejorar el reciclaje de nutrientes a partir de estiércol de animales y residuos de cultivos, y desarrollo de variedades de semillas más robustas.

La cantidad de fertilizante de potasa requerida dependerá también de los tipos de cultivos y de dónde son cultivados, debido a que la cantidad de potasio requerida varía entre los distintos cultivos y lo suelos que contienen niveles diferentes de potasio nativo. traducido por agriculturers.com. Ese potasio nativo es un factor crucial, a diferencia del nitrógeno y el fósforo, el potasio no se lixivia fácilmente de los suelos, y los agricultores pueden reducir la cantidad de fertilizante de potasa que aplican al “explotar” el suelo. Eso puede ocurrir en el corto plazo, si la economía de comprar potasa se vuelve poco atractiva, pero algunas veces sobre un período más extendido si el suelo es naturalmente rico en nutrientes.

Sin embargo, el potasio nativo no es inacabable. Cuantificar la disponibilidad de potasio en el suelo en países completos es extremadamente difícil, pero se cree que en muchas partes del mundo, el potasio está siendo removido más rápido de lo que está siendo repuesto. traducido por agriculturers.com. Los rendimientos más altos, y las prácticas de cultivos múltiples, provocan el riesgo de agotar el potasio del suelo. Esto incita un considerable aumento en la demanda futura del potasio si el potasio nativo se lleva a niveles críticos, incrementando la cantidad de potasio que debe ser suministrado desde fuentes externas, particularmente el fertilizante de potasa.

La demanda de potasa se encuentra en la intersección de las inexorables megatendencias que se ciernen sobre la demografía, la economía, la dieta y el medioambiente. Para el productor de cualquier materia prima, tal intersección es exactamente dónde quiere estar. Pero la demanda es tan solo la mitad de la historia. En el próximo episodio, nos centraremos en el lado del suministro del mercado de la potasa.

traducido por agriculturers.com.

FUENTE

Deja un comentario