Agricultura digital en ciudades saturadas

Agricultura digital en ciudades saturadas

En grandes ciudades del mundo, los edificios y casas inteligentes ahora también tienen previstos espacios para cultivos.

Se estima que la primera vez que los seres humanos practicaron la agricultura fue entre los años 11.000 y 7.500 antes de Cristo.

Es probable que aquellos primeros agricultores jamás se hubiesen imaginado las idas y vueltas que daría esta actividad, fundamental para el soporte de la vida en el planeta.

Hoy, la agricultura vuelve a reinventarse en un formato más doméstico y también tecnológico. Una combinación de técnicas ancestrales respaldadas por algoritmos y aplicaciones.

“El negocio de la jardinería doméstica no es ajeno a las grandes tecnológicas ni a los fabricantes de electrónica de consumo. Las apps con sistemas inalámbricos para controlar la humedad, el PH y la exposición al sol de las plantas, proliferaron en los últimos años”, explica una publicación en la revista Retina.

David Lagares, especialista en huertos urbanos, asegura que esta tendencia llegó para quedarse. “Cada vez hay un mayor interés en el hecho de cultivar nuestros propios alimentos sin salir de casa. Una situación como la que acabamos de vivir, confinados en nuestras viviendas por la pandemia, quizá lo aceleró”, asegura el especialista. Y compara cultivar con la fiebre por el yoga que caló hondo entre algunas generaciones pocos años atrás.

Estas transformaciones, por ejemplo, proponen automatización de los riegos, personaliza el control de luz y puede advertir con notificaciones en el celular el momento en el que los cultivos son víctimas de una plaga.

Existen también robots alimentados con sistemas de avanzada que pueden hacen un monitoreo de los cultivos casi sin intervención humana utilizando inteligencia artificial. La ventaja de estos sistemas domésticos es que podrían generar la atmósfera correcta para poder cultivar cualquier planta sin importar la época del año, a la vez que se fundamentan en sistemas de reciclaje inteligente siempre buscando un desperdicio cero.

La agricultura está en plena transformación. Y todo parece indicar que el mercado tecnológico está listo para entrar en una nueva revolución.

FUENTE

Comentario

  1. Juan de Jesús Ardila Cuadros

    Excelente tema, para poner en práctica.

Responder a Juan de Jesús Ardila Cuadros Cancelar respuesta