Los resultados del estudio apuntan a un proceso de cambio evolutivo, que sugiere el uso de la diversidad genética contra los efectos del cambio climático

Adaptación vegetal a corto plazo

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Zúrich ha demostrado que la diversidad de las comunidades vegetales influye en la trayectoria evolutiva de las plantas que crecen juntas durante cortos períodos de tiempo. Este resultado inesperado tiene amplias implicaciones para la productividad vegetal. Demuestra que el número de especies presentes impulsa por sí sola la adaptación.

De este modo, las plantas cultivadas con una alta diversidad son más productivas cuando antes se han adaptado a crecer en un entorno de alta diversidad. Como resultado, se produce una mayor cooperación entre la descendencia de las plantas que habían crecido en formaciones mixtas durante varias generaciones, en comparación con la que existe entre la descendencia de las plantas que habían sido cultivadas solo en monocultivos.

A mayor diversidad, mayor rendimiento

Los investigadores hicieron crecer plantas procedentes de un experimento realizado en praderas de Jena, Alemania, donde se había manipulado la diversidad vegetal desde 2002. Las plantas procedentes de comunidades de alta diversidad (formaciones mixtas) dieron mejores cosechas que los de las comunidades de baja diversidad (monocultivos) cuando se volvieron a plantar en formaciones diversas.

En las praderas, una mayor diversidad de especies favorece la productividad de la comunidad vegetal.
En las praderas, una mayor diversidad de especies favorece la productividad de la comunidad vegetal.

Los autores observaron que aunque todas las mezclas experimentales dieron lugar a una mayor cosecha (esto es, produjeron una mayor biomasa que la suma de las especies individuales cultivadas en monocultivos), el rendimiento de las plantas derivadas de formaciones mixtas superó al de las plantas descendientes de monocultivos. Y, más sorprendente aún, las especies de las formaciones mixtas diferían más entre sí, en cuanto a los rasgos funcionales, el grosor de las hojas, la altura y capacidad reproductora, que las plantas de monocultivo.

Este fenómeno de adaptación, denominado desplazamiento de caracteres, hasta ahora solo se conocía como un proceso evolutivo a largo plazo, el cual permite que las especies se diferencien unas de otras en escalas de tiempo geológicas.

Aunque el rápido desplazamiento de caracteres observado, asociado a una «evolución de la comunidad», parezca inverosímil, el hecho de que exista debe alentar a que se planteen nuevos enfoques de fitomejoramiento para aplicaciones agrícolas y forestales. En comparación con las estrategias de monocultivo que se utilizan en la actualidad, la plantación de una alta diversidad de plantas no solo proporcionará un mayor rendimiento, sino que también permitirá reducir el empleo de pesticidas y fertilizantes, por lo que se favorecerá la sostenibilidad.

FUENTE: investigacionyciencia.es

Deja un comentario