Una biomasa de lombrices superior a 30 gramos por metro cuadrado favorece el crecimiento de las plantas

Una biomasa de lombrices superior a 30 gramos por metro cuadrado favorece el crecimiento de las plantas

Lombrices, hormigas, termitas, ciempiés, escarabajos, saltamontes, cucarachas y cochinillas… Los invertebrados son los «ingenieros del ecosistema», ya que modifican el suelo, enriqueciendo su productividad con sus actividades: permiten el ingreso a la tierra de materia orgánica procesada que nutre los cultivos, como hojas, madera, troncos y ramas. Por lo que reducen la necesidad de usar agroquímicos.

México. La presencia de tales organismos en los huertos, por ejemplo, no significa que éstos se encuentren infestados de plagas. «Si uno deja que vivan ahí, se encargan de cumplir sus labores y, al mismo tiempo, de controlar las poblaciones debido a que la variedad de invertebrados genera cadenas alimenticias», señala la investigadora Esperanza Huerta Lwanga.

«El problema de las plagas -continúa- se presenta cuando en las tierras se maneja un monocultivo, pues en estos casos solo se tiene un tipo de organismos que rápidamente aumentan en cantidad y como nadie se los come se convierten en una amenaza para las plantaciones».

Huerta Lwanga lidera un proyecto que se inició en 2009 financiado por la Secretaría mexicana de Recursos Naturales y Protección Ambiental para tratar de «preservar la biodiversidad, la economía familiar y la salud humana» en Tabasco (México), donde el equipo científico ha trabajado desde entonces en 50 huertos familiares ubicados en diferentes regiones fisiográficas del estado: la sierra, la costa, la planicie inundable, la planicie no inundable y los lomeríos.

Los resultados de la investigación revelaron que la región de la costa fue la que tenía más basura, seguida de los lomeríos. «Asimismo, en la sierra encontramos vegetación y variedad de cultivos, elevada diversidad de invertebrados y una mayor biomasa de lombrices, la cual se calculó en más de 33 gramos por metro cuadrado», subraya Huerta Lwanga.

Añade que dicha cantidad es importante, pues de acuerdo con estudios realizados con anterioridad se estableció que si la biomasa es de 30 gramos se logran efectos directos que inducen la germinación y el crecimiento de las plantas, informa el portal de noticias Alpha Galileo.

FUENTE: abc.es

Deja un comentario