Un sistema para aumentar un 30% la producción de frutillas

Un sistema para aumentar un 30% la producción de frutillas

Esta técnica utiliza caños y bolsas rellenos con sustrato de cascarilla de arroz. Bajo cubierta, aumenta el rinde de las plantaciones y disminuye los problemas sanitarios, lo cual permite reducir el uso de fitosanitarios en un 70%.

foto_3_20888_2014_3_1_10_21_28

Argentina. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) implementó en misiones, un sistema de cultivo semihidropónico bajo cubierta que facilita la producción de frutillas a escala comercial a partir caños y bolsas rellenos con un sustrato de cascarilla de arroz carbonizada. Al prescindir del suelo, utiliza un 70% menos de fitosanitarios respecto de los cultivos a campo y aumenta el rendimiento de las plantaciones hasta en un 30%.

“Al existir una menor incidencia de plagas y enfermedades, la aplicación de agroquímicos disminuye en un 70% y puede ser sustituida por el uso de controladores biológicos y de técnicas de laboreo que mejoran la calidad de los frutos que llegan al consumidor sin afectar la rentabilidad de la producción”, señaló Sergio Feversani, técnico del INTA Oberá y responsable del ensayo.

Entre sus principales ventajas, este sistema evita las enfermedades causadas por los hongos del suelo y le permite al productor independizarse de las condiciones de la superficie y de los esquemas de rotación. También, “favorece la reducción de la mano de obra y mejora la calidad de vida, dada la posibilidad de trabajar de pie”, expresó el técnico del INTA.

Asimismo, optimiza el aprovechamiento del área de producción y permite duplicar o, incluso, triplicar el número de ejemplares por metro cuadrado. “Con este tipo de sistema, es posible colocar entre 12 y 15 plantas de frutilla por metro cuadrado frente a las cinco u ocho que entrarían en un cultivo tradicional”, especificó Feversani.

De igual modo, Feversani resaltó su potencialidad para los pequeños y medianos productores convencionales que deben renovar todas las plantas de una explotación al comienzo de cada ciclo anual de producción. “Para repetir un cultivo, sólo es necesario reponer las bolsas dañadas, debido a que el sustrato puede reutilizarse por dos años”, indicó.

En referencia a lo económico, el técnico comentó que el inicio de un cultivo semihidropónico de frutillas tiene un costo similar al de una implantación tradicional. No obstante, el técnico del INTA aclaró que “las ventajas que presenta la semihidroponía a mediano plazo, la convierten en una opción recomendable”.

FUENTE: infocampo.com.ar

Deja un comentario