Top 10 de tomates

El tomate es una hortaliza tan apreciada en todo el mundo que hoy existen literalmente miles de cultivares de distintos colores, formas y tamaños. Además de las variedades adaptadas a las características climáticas de cada localidad, el surtido de semillas y planteles para todos los gustos y necesidades es amplísimo, una verdadera colección con distintas cualidades para diferentes usos.

Ningún tomate sabe igual que el que se cultiva en casa. Pero, ¿qué variedades elegir? ¿Cuáles se adaptan mejor al huerto urbano? Entre las semillas y planteles que encontrarás en tu centro de jardinería tienes mucho dónde escoger. Aquí te recomendamos 10 variedades con distintas cualidades: todo un arcoíris de tomates. Cultivar esta fuente de vitaminas y sabor es más fácil de lo que parece. Ten en cuenta estas recomendaciones básicas.

• El tomate es un clásico de la huerta de verano. Puedes empezar a hacer los semilleros en un invernadero o dentro de casa; ya entrada la primavera al aire libre.

• Los planteles que obtengas o los que adquieras en tu centro de jardinería deberás llevarlos a la tierra cuando haya pasado el riesgo de heladas. Su temperatura óptima de desarrollo y producción es de 20-30º; por debajo de 0º la planta muere.

• Según el clima de la zona, la orientación del huerto y la insolación que reciba, entre otras variantes, la cosecha se extiende en el verano. Algunas variedades son más precoces que otras pero nunca maduran con una diferencia superior a 2-3 semanas; todo depende en gran medida del año y la región.

• A los tomates les gusta mucho el sol. Si quieres unas matas sanas y productivas asegúrate de que disfruten de una exposición soleada.

• Proporciónales un sustrato de calidad para conseguir un cultivo en óptimas condiciones. Es importante que no se encharque y cuente con una buena proporción de materia orgánica. Un abonado rico en potasio facilitará el desarrollo de los frutos.

• Riega con regularidad las plantas, sobre todo en la época de producción, evitando que el sustrato se seque demasiado entre riegos. Si están en una maceta deberás regarlas con mayor frecuencia y en menor cantidad. Conviene acolchar el sustrato.

• Según su hábito de crecimiento, los tomates se clasifican en determinados, cuyos brotes terminan siempre en flor, e indeterminados, donde los ápices de los tallos producen siempre un brote vegetativo sin flor que les permite crecer continuamente. Los primeros se cultivan normalmente en forma de mata baja, sin podar, mientras que los segundos se suelen entutorar.

• El entutorado permite plantar en un marco más reducido y ahorrar espacio. El marco de plantación habitual es de unos 40 a 70 centímetros, según el vigor de la variedad. Además, al guiar la planta en altura se alejan las hojas del suelo impidiendo que la humedad del sustrato tras el riego facilite la proliferación de hongos. Los tutores se hacen tradicionalmente con una estructura de cañas de la que se cuelga una cuerda sobre la que se van abrazando los brotes nuevos de las plantas para que pueda trepar.

• La poda de las plantas es muy sencilla: solo se debe dejar una única guía y cortar las ramas laterales que vayan surgiendo en las axilas de las hojas.

 

10 variedades de tomate para cultivar en casa

1- ‘Cherry’, los reyes de las macetas

Pequeño, rojo y del tamaño de una cereza, el tomate ‘Cherry’ es hoy uno de los más populares. Por su textura crujiente y su sabor dulce resulta muy rico en ensaladas e incluso solo, sin ningún tipo de aderezo. Su reducido tamaño en comparación con otras variedades y su crecimiento determinado permite cultivarlo fácilmente en una maceta; sus pequeños frutos resultan además muy decorativos.

2- ‘Roma’, para freír, hacer conservas…

Es el más adecuado para hacer conservas y rallar y freír. Sus frutos, de pequeño tamaño (entre 100 y 170 gramos), pocas semillas y pulpa carnosa y consistente, son muy reconocibles por su forma de pera. Es un tomate tardío, fácil de cultivar y de abundante producción. También resulta muy apropiado para elaborar gazpacho y salmorejo o sopa crema.

3- Tomate de cuelga para el ‘pa amb tomàquet’

Tomate de cuelga, de guarda, de colgar, de penjar, mallorquín… Con estos nombres se conoce un tipo de tomate que, al tener una piel algo más resistente, se almacenaba tradicionalmente en verde para ser consumido en invierno a medida que maduraba. Su pulpa, muy carnosa y con menor contenido de agua, es ideal para untar el pan. En buenas condiciones puede durar meses. Los frutos son redondeados, pequeños (entre 80 y 120 gramos) y se reúnen en racimos, lo que facilita el poder colgarlos.

4- ‘Raf’, el cotizado ‘pata negra’

El célebre tomate ‘Raf’ es una variedad muy apreciada para las ensaladas por sus frutos dulces, sabrosos y carnosos. Presenta un atractivo aspecto acostillado, algo achatado y de tonalidades verdosas; los frutos pueden ser de tamaños muy diversos. Su nombre alude a su resistencia al hongo Fusarium. Crece mejor en condiciones de alta salinidad en el agua.

5- Los tomates de oro

Los primeros tomates que se incorporaron a la dieta europea eran amarillos, de allí la palabra italiana pomodoro. Hoy existen muchas variedades de tomates amarillos con los cuales dar un toque distinto a los platos. Cuando maduran son tan deliciosos y dulces como los rojos. Los hay muy pequeñitos, como los ‘Cherry Gold Nugget’, muy precoces y de frutos muy abundantes, ‘Fargo’ o ‘Cuban Yellow Grape’, pero también medianos y grandes, de 100 a 450 gramos.

6- Gigantes de medio kilo

En los últimos tiempos se han convertido en las estrellas de las ensaladas por su excelente sabor y suculencia, sumado a su gran tamaño (entre 400 y 500 gramos), su exótico color rosado y una gruesa piel (conviene pelarlos). Encontrarás las variedades ‘Tres Cantos Gigante Rosa’ y ‘Rosa Lleno’, entre otras. Las matas crecen de 1,5 a 1,7 metros.

7- Dulces y negros

Muchos aficionados reservan un hueco en sus huertos para el tomate negro a pesar de tener una productividad algo menor que otras variedades. Es uno de los más apreciados por su bello color oscuro y su sabor, de una suavidad y un toque dulce excepcionales. Son de pequeño tamaño y empiezan a madurar por dentro.

8- ‘Esquena Verd’ para rellenar

El ‘Esquena Verd’ es una variedad tradicional de tomate que debe su nombre a que mantiene el cuello verde cuando el fruto ya está maduro. Se utiliza para consumir fresco en ensalada y también para rellenar. Tiene un tamaño medio (unos 200 gramos) y es de buena conservación.

 

9- ‘Andine Cornue’ en forma de pimiento

El tomate ‘Andine Cornue’ es una curiosa variedad de frutos pequeños (100 gramos) y alargados en forma de pimiento y coloración roja intensa. Son muy sabrosos, digestivos y perfumados. Es una planta rústica y de comportamiento precoz.

 

10- ‘Marglobe’ para el gazpacho

De mata alta (1,50-1,70 metros) y gran rendimiento, la variedad ‘Marglobe’ da tomates medianos (150-175 gramos), redondeados, lisos y de un rojo brillante. Su piel es fina y la pulpa, jugosa; tiene pocas semillas, ideal para el gazpacho. Puede sembrarse en invernadero. Es de precocidad media y buena productividad.

FUENTE

Comentario

  1. Me encantan los tomates y me encantaría tener todas las variedades para cada tipo de plato pero no se donde encontrarlo.

Deja un comentario