Techos verdes y muros vivientes

Techos verdes y muros vivientes

El mundo de la ecología nos trae muchos avances diferentes que hacen que podamos vivir cada vez más sincronizados con las necesidades del medio ambiente. Una gran idea que estamos comenzando a ver mucho incluso en las ciudades es la de añadir techos verdes o muros vivientes a los edificios y viviendas.

Este tipo de techos verdes y los muros vivientes son mucho más que un detalle estético para humanizar los espacios en las ciudades, ya que tienen estupendas ventajas. Vamos a ver qué es cada cosa y sobre todo las ventajas que pueden tener para nuestro hogar y para el medio ambiente.

Qué son los techos verdes

Los techos verdes están formados por todo un sistema artificial que hace que podamos tener un espacio verde natural en un lugar como el techo. Se añaden diferentes capas para crear una superficie de cultivo, con irrigación, drenaje, barrera para las raíces y aislamiento. Se añaden las plantas para crear este espacio y se consigue un espacio con vegetación que tiene grandes ventajas. No hay que confundirlo con espacios en los que hay césped artificial u otros sistemas que no conllevan todas esas capas que hacen posible una cubierta verde natural.

Ventajas de los techos verdes

Este techo protege la membrana permeabilizante del tejado en el sentido de que no está tan expuesta al clima y eso hace que dure más. Es una ventaja perfecta para mantener en mejor estado el aislamiento del techo durante años y que no se deteriore. Estos techos también nos ayudan a reducir el consumo de calefacción y de aire acondicionado, pues regulan el ambiente en casa. Hay una gran diferencia en este caso, ya que nos ayuda a tener aislado el edificio y hace que la temperatura permanezca mucho más constante. Esto hará que a la larga el ahorro en las facturas sea mayor.

Techos verdes

Otra ventaja que es realmente importante si vivimos en la ciudad es que estos techos verdes mejoran mucho la calidad del aire. Es una forma de combatir la polución presente en las ciudades que debería tenerse muy en cuenta los próximos años. En estas zonas de los edificios también se puede aprovechar para crear cultivos en plena ciudad, por lo que son todo beneficios para la comunidad.

También ayudan a que el alcantarillado no desborde y en consecuencia a evitar las inundaciones. Estos techos verdes retienen un tanto por cien del agua de la lluvia, y si los tuviésemos en varios tejados conseguiríamos evitar muchas inundaciones. Este agua lo usan esas plantas y parte de ellas se evapora y vuelve a la atmósfera mejorando la calidad del aire.

Muros vivientes

El concepto del muro viviente es muy parecido al del techo pero en una zona de muro. Se utilizan capas para irrigar y aislar de la misma forma, aunque los cultivos no son posibles. En el muro verde cubrimos las fachadas o incluso alguna pared en casa con plantas para poder disfrutar de un espacio verde que sin embargo no ocupe metros cuadrados de suelo. En muchas ocasiones se han usado estos muros en las ciudades para mejorar la estética y también la calidad del aire y el aislamiento de los edificios. La solución es perfecta porque resulta ecológica desde varios puntos de vista y al mismo tiempo mejora el bienestar de los habitantes.

Techos verdes

Ventajas de los muros vivientes

Estos muros cuentan con las mismas ventajas de los techos verdes. Al instalarlos en la zona de la fachada tienen la ventaja de que nos ayudan también a aislar mucho el ruido. Esto hace que se pueda vivir con mayor tranquilidad en espacios urbanos.

FUENTE

Deja un comentario