Tan nutritiva como en la Tierra

Lechuga cultivada a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) es aún más nutritiva que las de la Tierra, en un gran avance para misiones en el espacio.

Las astronautas Gioia Massa, Christina Khodadad y sus colegas de la NASA examinaron y analizaron tres lotes de lechuga cultivada en la estación espacial entre 2014 y 2016.

Asimismo, la compararon con la lechuga que cultivaron en la Tierra, en condiciones similares: misma humedad relativa, dióxido de carbono, concentración y temperatura, entre otras cosas, y determinaron que el nivel de nutrientes entre ellos es muy similar.

Este es un gran avance para futuras misiones en el espacio profundo según los microbiólogos del Centro Espacial Kennedy en Florida que lideraron el experimento.

El cultivo exitoso de la planta comestible lleva la colonización de Marte un paso más cerca, según investigadores de la NASA.

Además, no se descubrió que transportaran bacterias peligrosas como la coliforme E coli o la salmonella.

Un beneficios para próximas misiones

Por su parte, Gioia Massa, del Centro Espacial Nasa Kennedy, científico líder del proyecto de cultivo de lechugas, dijo que cultivar alimentos en el espacio podría ser crucial para los astronautas en misiones de larga duración como Artemisa III, programado para aterrizar humanos en el polo sur lunar para 2024.

Y la primera misión tripulada de la NASA a Marte, prevista para finales de 2020.

Se dice que la comida espacial ha mejorado en los últimos años: todo lo que se envíe a la Estación Espacial Internacional (ISS) tiene que obtener un puntaje de seis o más en una escala de sabor de uno a nueve, donde uno es «lo peor que has probado».

Pero aun así, los astronautas pueden cansarse de comer las mismas comidas empaquetadas al vacío.

Los astronautas cultivaron la lechuga como parte del experimento del Sistema de Producción Vegetal, más comúnmente conocido como Veggie, el cual actúa como una especie de invernadero en microgravedad.

La lechuga cultivada por los astronautas de la EEI es una forma de lechuga romana roja llamada Outredgeous y puede tardar entre 33 y 56 días en crecer.

Al analizar de cerca la lechuga, los científicos descubrieron que era comparable a los cultivos en la Tierra, con un valor nutricional similar, así como a sus comunidades microbianas.

Además, se sorprendieron gratamente al ver que ninguna de las bacterias que se encuentran típicamente en los cultivos cultivados en la Tierra se pueden encontrar en los cultivados en el espacio.

Fue difícil encontrar el equilibrio adecuado para cultivar lechuga en el espacio, ya que «en microgravedad no hay convección natural y el agua y el aire no se mezclan bien», explicaron Khodadad y Massa.

«Las raíces de las plantas necesitan agua y oxígeno, y obtener los niveles correctos es muy complicado. Hacer esto en un enfoque sostenible y reutilizable con baja potencia, masa, volumen y mano de obra es aún más difícil».

Sin embargo, el equipo lo logró y solo queda esperar a ver qué más se puede cultivar en el espacio.

La investigación se publicó en Frontiers in Plant Science.

 

FUENTE

Deja un comentario