¿Son estas startups el futuro de la tecnología alimentaria?

Predicción meteorológica barata y exacta, e producciones en invernaderos LED fueron sólo algunas de las ofertas en el “Nobel Week Dialogue” en Estocolmo.

La capacidad de pronosticar el clima del mañana es algo que los agricultores tienen al alcance de sus dedos en muchas partes del mundo, pero en algunas regiones el pronóstico del tiempo es mucho más complicado.

“En los trópicos, los procesos meteorológicos son más rápidos y hasta mil veces más pequeños que aquí arriba”, dice Liisa Petrykowska, directora general de Ignitia, una empresa con sede en Estocolmo. “Los sistemas de predicción meteorológica desarrollados por los gobiernos occidentales no se han centrado en los trópicos”.

Los pronósticos del día siguiente son precisos menos de la mitad del tiempo, dice ella, haciéndolos próximos a inútiles para los agricultores. Ignitia ha construido sus propios modelos atmosféricos para entregar pronósticos que son correctos hasta el 85% del tiempo, y los envía como simples mensajes de texto que cuestan sólo 4 centavos de dólar al día.

“Muchos agricultores se mostraron escépticos al principio”, dice Petrykowska, “pero rápidamente construimos confianza. Ahora, el 90% de los agricultores ghaneses que los reciben dicen que los pronósticos les han ayudado a tomar las decisiones correctas sobre la siembra, la cosecha, la pulverización y el transporte”.

Invernaderos LED

Ignitia fue una de varias empresas de tecnología de alimentos que se reunieron en Estocolmo la semana pasada para el “Future of Food (Futuro de los alimentos)”, un evento organizado por la Fundación Nobel. Las startups creen que aplicando tecnologías como el aprendizaje de máquinas, materiales avanzados y prácticas de código abierto puede revolucionar la producción de alimentos.

“Lo que ocurra en los próximos 50 años determinará qué le sucede a la sociedad en los próximos 10.000”, dijo Johan Rockström, profesor de ciencias ambientales en la Universidad de Estocolmo. “La comida es el factor decisivo”. La comida es la principal causa detrás de la pérdida de diversidad, el mayor usuario de agua dulce, y es responsable del 30% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Si lo hacemos bien en los alimentos, es probable que lo hagamos bien para el planeta Tierra”.

Caleb Harper, director de Agricultura Abierta en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, cree que los sistemas de cultivo hidropónicos y aeropónicos controlados por sensores son parte de la respuesta. “Somos esclavos del clima en la agricultura. Pero ¿qué pasaría si pudiéramos dar a cada país acceso a buen clima?”, dijo.

Traducido por http://agriculturers.com/

En su laboratorio, las plantas crecen bajo luces LED y la mirada atenta de decenas de sensores, recolectando más de 3m de puntos de datos por cada planta. Harper afirma que sus cultivos crecen cinco veces más rápido que al aire libre, y necesitan un 90% menos de agua al hacerlo. Todo lo que descubre su laboratorio se hace disponible gratuitamente a través de sitios web de software y hardware de código abierto. “El movimiento abierto de alimentos da acceso a la biología, de la misma manera que HTML nos dio acceso a Internet”, dice Harper.

Granjas de peces y bolsas refrigeradas reutilizables

Aparte del clima, otro tema importante en el evento fue el cambio de criar animales para carne, que es responsable de una ocupación desproporcionada de la tierra, el agua y la energía utilizada en la producción de alimentos. “Los estadounidenses comen cuatro veces más carne que todos los mariscos juntos, pero la acuicultura está emergiendo como una posible solución”, dice Peter Tyedmers de la Universidad Dalhousie en Canadá.

Ha estado evaluando nuevos y flotantes tanques semi-cerrados que pueden reciclar los desechos de los peces como fertilizantes y evitar contaminar los sistemas de agua cercanos. Un inconveniente es que necesitan más energía que las granjas de agua abierta tradicionales, lo que significa que podrían aumentar las emisiones de carbono, incluso a medida que reducen la contaminación.

Tyedmers también advierte que la comida de pescado debe provenir de cultivos agrícolas de bajo impacto en lugar de otros organismos marinos. “La acuicultura no es una panacea, pero puede ser una cuña clave para alejarse del ganado de la tierra al mar”, dice.

La tecnología alimentaria también nos da soluciones en casa. A medida que más personas utilizan los servicios de comestibles o comidas en línea, ha habido una creciente demanda de camiones refrigerados, junto con costosas cajas de poliestireno extruido y paquetes de gel para mantener los alimentos calientes o fríos en esa última milla.

La “Red de Investigación del Clima Alimentario” calcula que alrededor de medio punto porcentual de las emisiones de gases de efecto invernadero del Reino Unido provienen de unidades de refrigeración móvil que transportan alimentos refrigerados por todo el país. IFoodbag, otra startup de Estocolmo, pretende reemplazar los métodos tradicionales de entrega con bolsas reutilizables y reciclables hechas de papel laminado.

La bolsa puede mantener alimentos refrigerados de ambientes peligrosamente cálidos durante unas cinco horas, lo que sus creadores piensan que es suficiente para usar una furgoneta normal (o presumiblemente un dron, en el futuro) para la entrega. La adición de un paquete de gel congelado extiende el tiempo a ocho horas, y la bolsa puede reutilizarse hasta siete veces.

Traducido por http://agriculturers.com/

FUENTE ORIGINAL

3 Comentarios

  1. Pingback: ¿Son estas startups el futuro de la tecnología alimentaria?

  2. Es de gran importancia, dar los primeros pasos ya que la “crisis alimentaria” del planeta es un hecho que sucede paulatinamente.

  3. Cual crisis, falta es dinero para poder comprar. y otra, cuantas hectáreas están sembradas en caña de azúcar que no es un alimento, cuantas en soya que es alimento para el ganado, cuantas en café que tampoco es alimento.

Deja un comentario