Soluciones Orgánicas en vitivinicultura

Hoy existen diversas opciones a las que pueden acceder las viñas orgánicas para llevar a cabo su producción y plantarse como una alternativa a este segmento.

Sólo frutas y verduras sin  ningún  tipo  de  título.  Eso  es  lo  que  anteriormente  encontraba  una  persona  que  asistía  al  supermercado.  Sin  embargo  hoy  el  panorama  es  otro.  Primero  surgieron  los  denominados  productos  saludables,  que  incluso  en  la  actualidad  siguen  ganando  terreno.  Pero  en  los  últimos  años  se  ha  impuesto  el  segmento  de  lo  orgánico,  uno  que  cada  vez  toma  mayor  relevancia  tanto  a  nivel  nacional  como  internacional  y  en  distintas  categorías.

Ya  no  sólo  se  encuentran  frutas  o  verduras,  sino  también  vinos,  un  rubro  en  el  que  Chile  no  ha  quedado  ajeno.  Viñedos  Emiliana  fue  la  primera  viña  nacional  en  transformarse  100%  a  este  tipo  de  producción.  Y  si  hoy  se  habla  de  vinos  orgánicos  Veramonte,  Miguel  Torres,  Matetic  y  Cono  Sur  son  sólo  algunos  de  los  nombres  que  salen  a  la  palestra.  Así  las  cosas,  se  trata  de  un  sector  que  se  presenta  como  una  alternativa  al  tradicional  y  en  el  que  todavía  existe  un  gran  potencial  por  desarrollar.

De lo químico a lo mecánico

Todo  proceso  de  producción  implica  cumplir  con  una  serie  de  manejos  que  son  los  que  permiten  llegar  a  los  resultados  deseados.  Es  aquí  donde  se  diferencian  los  trabajos  de  una  viña  convencional  y  una  orgánica,  dado  que  las  herramientas  que  utilizan  tienen  un  origen  distinto,  pero  también  cambian  las  labores:  si  las  primeras  son  químicas,  las  segundas  se  pueden  resumir  como  mecánicas.

Si  nos  enfocamos  en  el  manejo  agronómico  propiamente  tal,  la  principal  diferencia  pasa  por  el  trabajo  de  los  suelos.  Ese  es  el  análisis  que  hacen  desde  Viñedos  Emiliana,  donde  explican que  la  viticultura  orgánica  prioriza  el  potencial  biológico  de  éstos.  “Un  suelo  vivo  entrega  más  nutrientes  al  viñedo,  y  se  trata  de  uno  descompactado,  que  posee  mejor  fitosanidad  y  mejor  capacidad  de  infiltración”,  indica  Andrés  Aparicio,  gerente  Agrícola  de  dicha  empresa.

Un  convencimiento  del  equipo  técnico,  pero  principalmente  de  la  familia  Matetic  de  sentar  las  bases  de  un  producto  con  un  alto  compromiso  en  términos  de  sustentabilidad,  fue  lo  que  llevó  a  la  viña  de  este  mismo  nombre  a  orientarse  por  este  tipo  de  práctica.  Y  precisamente  algo  que  los  ha  ayudado  en  este  objetivo  ha  sido  el  hecho  de  cultivar  el  suelo.  Según  cuenta  Julio  Bastías,  enólogo  de  esta  compañía,  básicamente  lo  que  hacen  es  abrir  el  suelo  una  vez  que termina  la  cosecha.  De  esta  manera,  cuando  comienzan  las  lluvias  o  termina  el  invierno  utilizan  una  máquina  denominada  paleadora,  que  corresponde  a  un  arado  que  va  abriendo  el  suelo,  transformándose  en  una  verdadera  esponja  viva  donde  se  incorporan  las  coberteras  vegetales  y  el  compost,  una  herramienta  fundamental  para  incrementar  la  vida  de  los  suelos.

soluciones organicas 2En  muchos  casos  se  trata  de  un  elemento  de  elaboración  propia  de  las  viñas,  como  sucede  en  De  Martino.  Y  es  que  como  cuenta  Eduardo  Jordán,  enólogo  de  esta  compañía,  permite  reciclar  gran  parte  de  los  desechos  producidos  en  el  proceso  de  vinificación,  aportando  nutrientes,  pero  sobre  todo  mejorando  las  condiciones  físico-químicas  del  suelo  y  la  activación  de  microorganismos  allí  presentes.  Llegamos  ahora  al  uso  de  tecnologías  propiamente  tal.  Si  bien  son  similares  en  ambos  tipos  de  viñedos,  un  punto  en  el  que  difieren  es  en  la  maquinaria  para  realizar  el  control  de  maleza.  Si  se  hace  un  análisis  de  las  viñas,  se  advierte  que  cuentan  con  muchas  hileras  y  densidades  muy  altas,  lo  que  hace  que  pasar  raspando  sea  una  tarea  con  un  alto  costo.  Así  lo  precisa  Carlos  Pino,  director  centro  I+D  en  Agroecología,  por  lo  que  a  su  juicio  la  solución  pasa  por  invertir  en  una  maquinaria  de  control  de  maleza  sobre  hilera  o  tecnologías  que  también  permitan  su  dominio,  como  el  mulch.  Como  un  manejo  mecánico  es  como  define  esta  labor  Eugenio  Lira,  presidente  de  la  Asociación  Nacional  de  Ingenieros  Agrónomos  Enólogos  de  Chile.  Y  es  que  si  antes  se  aplicaba  un  herbicida,  ahora  se  debe  cortar  el  pasto  o  establecer  estrategias  donde  en  vez  de  controlar  la  maleza  se  hagan  siembras  entre  hileras  para  luego  reincorporar.  Asimismo,  hay  quienes  en  este  cambio  incorporan  animales,  principalmente  ovejas,  lo  que  también  implica  una  infraestructura  extra,  como  zonas  de  alojamiento  y  comederos.

Un manejo natural

La  tendencia  de  consumo  de  productos  más  saludables  y  amigables  con  el  medio  ambiente  no  es  el  único  escenario  que  ha  cambiado  en  torno  a  la  industria  orgánica.  También  lo  ha  hecho  la  disposición  de  insumos  tanto  para  el  proceso  de  vinificación,  como  para  el  productivo.  En  el  primer  caso  la  idea  es  utilizar  la  menor  cantidad  posible,  de  origen  natural  y  que  no  provengan  de  organismos  genéticamente  modificados.  Así  lo  indica  Sebastián  Tramon,  gerente  de  Sustentabilidad  de  Viñedos  Emiliana,  quien  especifica  que  si  bien  las  vinificaciones  de  uvas  orgánicas  utilizan  la  misma  técnica  que  las  convencionales,  existen  restricciones  en  algunos  insumos  de  vinificación,  en  particular  nutrientes  para  las  fermentaciones.  “En  cuanto  al  sulfuroso  la  normativa  exige  dosis  más  bajas,  lo  que  implica  un  trabajo  cuidadoso  en  bodega  en  el  manejo  de  las  oxidaciones  y  sanidad  de  las  operaciones  enológicas,  así  como  también  en  el  viñedo.  La  vendimia  debe  llegar  a  bodega  lo  más  sana  posible”.  Para  el  proceso  productivo  en  sí,  hoy  es  posible  acceder  a  diferentes  opciones  de  fertilizantes,  fitosanitarios  y  bioestimulantes,  que  también  marcan  una  diferencia  en  el  manejo.  Un  claro  ejemplo  se  grafica  en  el  aporte  de  nitrógeno  a  la  viña.  A  nivel convencional  existen  diferentes  productos  de  síntesis  mientras  que  a  nivel  orgánico  se  trata  de  productos  en  base  a  compost  o  derivados  de  éste.  “Son  abonos  con  certificación  orgánica  en  base  a  compost  que  tienen  nitrógeno  y  que  es  comparativo  a  cualquier  producto  convencional  de  síntesis”,  explica  Fernando  Almeda,  enólogo  de  la  Viña  Miguel  Torres,  quien  agrega  que  si  bien  cuentan  con  una  menor  concentración,  permite  corregirlo  en  caso  que  se  requiera.

Remedios alternativos

Un  manejo  orgánico  parte  de  la  premisa  de  que  el  viñedo  está  en  permanente  interacción  con  las  condiciones  del  medio,  lo  que  a  juicio  de  Jordán  obliga  a  estar  siempre  un  paso  adelante.  Por  ello  es  que  se  debe  pensar  en  manejos  preventivos  y  evitar  los  que  son  de  tipo  curativo.  Un  ejemplo  pasa  por  las  plantas  vigorosas,  que  son  más  propensas  al  daño  por  oídio,  una  de  las  principales  enfermedades  que  afecta  a  la  vid  vinífera.  Así  es  que  el  control  del  vigor  toma  vital  relevancia.  Y  vuelve  a  sobresalir  si  se  considera  que  se  trata  de  una  enfermedad  sensible  a  los  rayos  UV,  por  lo  que  mientras  más  iluminado  esté  el  follaje,  menor  daño.

Así  las  cosas,  el  manejo  pasa  a  ser  un  factor  esencial  a  la  hora  de  obedecer  el  principio  de  la  prevención.  Pero  existen  herramientas  naturales  a  las  que  pueden  acceder  los  agricultores  para  enfrentar  las  principales  problemáticas  que  enfrenta  este  tipo  de  uva.  Volviendo  oídio,  el  azufre  es  la  alternativa  más  común.  Sin  embargo,  Héctor  Valdés,  académico  de  la  Universidad  Católica,  advierte  que  los  agricultores  lo  están  aplicando  cada  cinco  a  diez  días,  lo  que  en  algunos  casos  lleva  a  realizar  hasta  quince  o  veinte  aplicaciones  en  total.  Bajo  este  escenario  la  pregunta  es  si  se  trata  de  una  práctica  sustentable.  “Yo  diría  que  no  porque  al  final  estamos  reemplazando  un  fungicida  sintético  por  uno  orgánico  que  muchas  veces  es  un  poco  menos  efectivo  pero  tienes  que  pasar  muchas  más  veces.  Al  final  estamos  generando  un  desequilibrio”,  aclara.  Pero  más  allá  del  azufre,  hay  una  alternativa  que  aún  se  está  probando  y  corresponde  a  fungicidas  a  base  de  bacterias,  como  los  bacillus.  También  existen  estrategias  en  base  a  aceites  minerales,  los  que  muchos  prefieren  no  utilizar  ya  que  puede  manchar  la  fruta  una  vez  cuajada;  además  de  sales,  las  que  generalmente  se  usan  en  casos  extremos  una  vez  que  partió  el daño  y  se  trata  de  controlar,  consigna  el  experto.

La  botritis  es  otra  de  las complicaciones  que  enfrenta  esta  uva  y  frente  a  la  que  el  cultivar  adquiere  prioridad.  Según  recuerda  Valdés,  la  Sauvignon  Blanc  es  una  cepa  que  tiene  muchos  daños  por  esta  enfermedad  dado  que  sus  racimos  son  muy  compactos  y  que  en  las  instancias  finales  cuenta  con  menos  taninos  que  las  tintas,  los  que  en  cierta  forma  actúan  como  protectores  del  daño.  De  esta  manera,  una  medida  primordial  pasa  por  contar,  en  la  medida  de  lo  posible,  con  cultivares  menos  susceptibles  en  las  zonas  que  son  más  propensas;  es  decir,  aquellas  con  mayor  nubosidad  y  posibilidades  de  lluvia.

Después  vienen  las  herramientas  propiamente  tal,  que  en  este  caso  corresponden  a  productos  en  base  a  trichoderma,  el  que  se  aplica  en  pre  floración.  “En  esta  etapa  el  hongo  coloniza  el  racimo  y  las  flores,  por  lo  que  cuando  llega  la  botritis  ya  no  tiene  lugar,  hay  un  efecto  de  competencia  por  espacio”,  explica  Valdés,  quien  agrega  que  además  tiene  un  efecto  de  antibiosis  por  lo  que  produce  ciertos  compuestos  dañinos  para  la  botritis.

Las  condiciones  de  estrés  son  las  que  favorecen  la  enfermedad  de  la  madera,  la  tercera  complicación  que  presenta  este  cultivo,  por  lo  que  se  asocia  por  ejemplo  al  manejo  del  estrés  hídrico.  Según  consigna  Valdés,  en  este  caso  lo  que  se  hace  es  proteger  la  herida  con  formulaciones  de  trichoderma,  que  se aplican  a  través  de  una  pintura  al  momento  de  podar.  Pero  antes  de  esta  protección  es  importante  realizar  las  podas  en  días  secos.  Y  es  que  como  explica  el  experto,  los  hongos  se  transmiten  principalmente  en  condiciones  de  agua  libre  y  humedad.

Ante  estas  tres  enfermedades  un  factor  relevante  a  considerar  es  hasta  qué  punto  se  acepta  un  daño  económico,  es  decir,  el  nivel  de  daño  que  no  afecte  el  producto  en  cuanto  a  calidad  y  rendimiento.  Según  consigna  Valdés  en  el  caso  del  oídio  se  trata  de  un  5%,  mientras  que  en  la  botritis  se  habla  de  entre  3  y  5%.

Un proceso de alto costo

Bien  es  sabido  que  la  producción  orgánica  posee  un  costo  de  producción  más  alto  si  se  compara  con  la  convencional,  lo  que  se  atribuye  al  mayor  valor  de  este  tipo  de  insumos,  precisamente  en  lo  que  se  refiere  a  fertilización  nitrogenada.  Un  fertilizante  soluble  orgánico  de  alta  gama  puede  costar  mil  veces  más  que  una  urea.  Así  ejemplifica  Pino  el  mayor  valor  que  presentan  este  tipo  de  productos,  por  lo  que  se  hacen  en  función  de  cultivos  más  rentables  como  los  arándanos.  En  el  caso  de  la  viticultura  entonces,  se  utiliza  el  compost  o  insumos  en  base  a  harina  de  lupino.  Pero  existe  otro  factor  que  eleva  dichos  costos:  el  control  de  maleza.  En  este  tipo  de  producción  no  se  puede  utilizar  herbicidas  como  el  glifosato,  por  lo  que  según  Pino,  controlar  malezas  puede  costar  diez  o  incluso  veinte  veces  más  en  relación  al  sistema  convencional.  “Las  grandes  diferencias  de  costos  en  sistemas  de  producción  del  punto  de  vista  técnico  es  la  fertilización  nitrogenada  y  el  control  de  malezas  con  herbicidas.  Ahí  está  lo  que  hace  que  lo  orgánico  sea  un  20  o  30%  más  caro”,  comenta.

Pero  más  allá  del  mayor  valor  de  los  insumos,  hay  otros  factores  que  generan  que  lo  orgánico  suela  ser  más  caro.  A  juicio  de  Fernando  Almeda  también  pasa  por  el  hecho  de  que  los  insumos  son  inicialmente  menos  eficientes  en  los  controles,  además  de  que  se  requiere  más  dedicación  en  cuanto  a  horas  hombre  u  horas  máquina  para  poder  llegar  a  un  resultado  similar.  Por  su  parte,  Eugenio  Lira  indica  que  el  traspaso  de  un  viñedo  convencional  a  orgánico  efectivamente  presenta  un  alza  de  alrededor  de  un  30%  en  su  costo  de  producción,  el  que  no  sólo  considera  el  manejo  del  viñedo,  sino  también  su  producción  por  hectárea  y,  por  ende,  los  kilos  en  los  que  se  divide  la  inversión.  A  nivel  general  la  fruta  que  se  produce  de  manera  orgánica  presenta  un  mayor  precio  final,  y  es  que  además  de  su  elevado  costo  de  producción,  accede  a  mercados más  sofisticados  y  exigentes.

soluciones organicas 3¿Ocurre  lo  mismo  en  el  vino?  El  mayor  costo  no   siempre  se  traspasa  al   consumidor,  pero  permite  aumentar  las  opciones  de  venta  ya  que  el  vino  tendrá  un elemento diferenciador  adicional  frente  a  otros  competidores  convencionales  de  similar  valor.  Este  es  el  análisis  que  hace  Eduardo  Jordán,  quien  agrega  que  el  valor  de  la  botella  no solo  lo  da  el  «líquido»,  sino  que  también  es importante  la  etiqueta,  marca,  distribución,  mercado  y  marketing.  En  opinión  de  Pino  la  diferenciación  de  precio  en  el  caso  del  vino  pasa  por  su  categoría,  y  es  que  según  explica,  no  hay  ninguna  posibilidad  de  hacer  una  identificación  organoléptica  cualitativa  y  darse  cuenta  que  el  vino  es  orgánico.  Pero  además,  no  existe  una  diferenciación,  como  al  comer  una  fruta  de  este  tipo.  “Al  no  haber  esa  distinción,  el  precio  premium  que  te  van  a  pagar  no  va  a  ser  tanto  por  ser  orgánico,  sino  por  la  calidad  del  vino.  O  sea,  lo  que  vas  a  ganar  por  producir  un  vino  orgánico  no  es  un  precio  premium  mayor;  depende  de  la  categoría  en  que  lo  elabores”,  especifica  y  añade  que  un  estudio  realizado  hace  unos  cuatro  años  atrás  evidenció  que  la  gran  ventaja  de  producir  orgánico  era  la  rotación  en  estantería,  por  lo  que  las  categorías  de  venta  más  atractivas  no  son  las  premium  o  ultra  prime,  son  las  categorías  reserva,  incluso  los  varietales.

Una mejor expresión

Un  concepto  que  suele  salir  a  la  palestra  a  la  hora  de  hablar  de  viticultura  es  el  de  terroir,  el  que  cobra  aún  más  protagonismo  si  nos  referimos  a  la  de  tipo  orgánico.  Y  es  que  permite  una  mayor  expresión  de  esta  combinación  de  suelo  y  clima.  Cuando  hay  un  suelo  vivo, se  habla  de  un  alto  desarrollo  de  la  fauna  en  superficie,  pero  también  en  profundidad.  Lombrices,  ácaros,  insectos,  bacterias  y  hongos  conviven;  se  trata  de  un  sistema  más  próximo  al  de  los  suelos  vírgenes,  por  lo  que  éstos  mejoran  su  estructura,  porosidad,  materia  orgánica,  sus  procesos  de  humificación  y  micorrización.  Así  lo  indica  Sebastián  Tramon,  y  añade  que  en  consecuencia  el  desarrollo  del  sistema  radicular  será  mucho  mejor,  explorando los  horizontes  más  profundos  de  los  suelos  y  confiriendo  a  las  uvas  una  composición  distinta.

Hace  algunos  años,  recuerda  Lira,  se  descubrió  que  los  microorganismos  presentes  en  el  suelo  también  tienden  a  caracterizar  un  terroir con  respecto  a  otro.  Así,  un  viñedo  donde  se  hagan  menos  aplicaciones  químicas  para  controlar  malezas  por  ejemplo  o  que  la  nutrición  sea  con  compost,  con  guano  o  con  productos  quizás  menos  agresivos,  va  a  favorecer  a  estos  microorganismos  y  por  ende  va  a  expresar  mejor  las  características  del  lugar.  “Esto  llevado  a  nivel  sensorial,  ofrece  matices;  pero  obviamente  yo  sí  que  noto  que  muchas  veces  los  vinos  orgánicos  son  más  expresivos,  tienen  una  cosa  un  poquito  salvaje  pero  en  el  buen  sentido;  uno  siente  la  influencia  del  lugar”,  señala.  Esta  mejor  expresión  es  la  que  para  Jordán  permite  producir  un  vino  con  una   expresión  única  y  menos  estandarizado,  algo  que  premian  algunos  mercados  y  consumidores.  “Esto  no   siempre  quiere  decir que  el  vino  será  mejor,  eso  depende  de  qué  tan  buena   adaptación  tenga  cada  variedad  de  uva  en  el  lugar  donde  fue  plantada  y  de  la  forma  de  hacer  el  vino  en  la  bodega”,  añade.

Con un buen potencial

¿Cuál  es  el  potencial  que  tiene  Chile  para  la  producción  vitivinícola  orgánica?  Al  poner  este  tema  sobre  la mesa  se  llega  a  un  solo  consenso:  existe  una  gran  oportunidad  pero  todavía  falta  por  desarrollar.  Si  hay  algo  por  lo  que  destaca  nuestro  país  es  por  su  diversidad  de  naturaleza  y  sus  barreras  naturales  que  posee  como  una  zona  con  desierto,  océano,  los  Andes  y  hielos  patagónicos.  Ello  es  lo  que  a  juicio  de  César  Opazo,  enólogo  de  la  Viña  Erasmo,  permite  tener  una  inmunidad  endémica  de  naturaleza  biológica  natural.  Con  ello  coincide  Almeda,  para  quien  las  condiciones  específicas  de  clima  son  las  que  permiten  que  el  cultivo  orgánico  sea  relativamente  más  sencillo  que  en  otras  partes  del  mundo.  Sin  embargo,  el  porcentaje  de  producción  de  vinos  orgánicos  o  de  viñas  de  este  tipo  corresponde  a  un  3  o  4%  del  cultivo  vitivinícola.

Si  las  condiciones  de  producción  están  dadas,  ¿entonces  cuáles  han  sido  las  trabas  para  seguir  avanzando?  Un  punto  de  vital  relevancia  pasa  precisamente  por  los  mayores  costos que  implica.  Como  indica  Lira,  en  una  primera  etapa  de  conversión  de  un  viñedo  convencional  a  orgánico  van  a  disminuir  los  rendimientos;  para  en  un  segundo  periodo,  aumentar  los  costos  de  producción.  Ello  hace  que  se  pueda  desincentivar  el  cambio  a  lo  orgánico,  lo  que  también  se  relaciona  de  alguna  manera  con  la  demanda.  “En  la  medida  que todos  demandáramos  este  producto  habría  un  mayor  volumen  y  por  ende  los  costos  de  producción  bajarían  y  con  eso  quizás  habría  un  acceso  más  generalizado”,  cuenta.

Y  es  que  la  demanda  todavía  es  pequeña  si  se  compara  con  el  consumo  convencional,  tanto  a  nivel  interno  como  en  los  mercados  internacionales.  Los  productores  van  poco  a  poco  explorando  los  mercados  y  ampliándose  en  base  a  la  demanda  existente.  Como  comenta  Almeda,  si  bien  hoy  en  día  se  habla  mucho  del  consumo  de  productos  orgánicos,  aún  corresponde a  un  segmento  muy  de  nicho,  particularmente  en  el  caso  de  los  vinos.  Y  esto  se  puede  asociar  también  a  que  es  un  producto,  que  a  diferencia  de  otros  de  tipo  orgánico,  no  cuenta  con  una  asociación  tan  relevante  con  la  idea  de  alimentación  sana,  como  el  caso  de  una  fruta  fresca,  comenta  Pino.  Pero  más  allá  de  la  demanda,  se  trata  de  un  modelo  productivo  que  Bastías  define  como  un  “traje  a  la  medida”  que  se  debe  desarrollar  en  base  a  una  realidad  climática y  topográfica  en  particular,  lo  que  requiere  observación,  tiempo,  equipamiento  adecuado  e  inversiones.  Es  decir,  se  necesita  un  mayor  nivel  de  conocimiento  del  campo  y  una  conexión  más  directa.  Así  las  cosas,  desde  Viñedos  Emiliana  advierten  mucho  trabajo  por  hacer  en  el  principal  impacto  de  la  agricultura,  que  tiene  que  ver  con  los  efectos  en  la  salud  de  las  personas,  en  los  suelos  y  el  medio  ambiente  en  general,  incluido  el  cambio  climático.  Creen  que  el  futuro  será  mucho  más  orgánico,  por  lo  que  se  encuentran  trabajando  fuertemente  en  dar  a  conocer  sus  prácticas  a  otras  viñas,  empresas  de  otros  rubros  agrícolas  y  también  a  futuros  técnicos  y  profesionales.  “Esperamos  que  la  superficie  en  producción  orgánica  aumente  y  que  en  un  futuro  cercano  lo  normal  sea  ser  orgánico  y  que  las  regulaciones  y  certificaciones  sean  para  los  que  siguen  con  prácticas  basadas  en  productos  contaminantes  y  que  no  tienen  un  manejo  responsable  de  los  recursos  naturales,  revirtiendo  la  situación  actual”,  comenta  Andrés  Aparicio.  Pese  a  estas  trabas  el  consenso  apunta  a  que  la  industria,  más  tarde  que  temprano,  iría  girando  en  esta  dirección.  Si  bien  existe  una  piedra  que  se  denomina  presupuesto  y  que  dificulta  la  conversión,  para  Lira  la  tendencia  natural  debería  ser  hacia  allá:  en  una  primera  etapa  un  manejo  más  sustentable  para  luego,  de  a  poco,  ir  pasando  a  lo  orgánico.  Hoy  este  tipo  de  vinos  se  presentan  como  una  alternativa,  pero  sabemos  que  las  tendencias  van  cambiando  en  base  a  las  exigencias  de  los  consumidores.  Quizás  en  un  futuro  la  opción  sea  el  tradicional  y  el  orgánico  el  que  se  encuentre  en  todas  las  mesas  del  mundo.

FUENTE

Deja un comentario