Sensores en tiempo real

La agricultura de precisión sigue creciendo. El objetivo ahora es tener todos los datos posibles en la toma de decisiones. Es así que la telemetría y los sensores comienzan a estar más presentes en la maquinaria agrícola. Éstos ya no sólo toman la información sino que ahora también la procesan hasta el punto de dar consejos agronómicos logrando una respuesta rápida. El objetivo es lograr una mayor eficiencia generando un producto más sustentable en el tiempo.

Existen actualmente varios equipamientos de agricultura de precisión para controlar malezas pero todo dependerá de que tipo de cultivos sean, que tipo de extensiones y el tipo de maquinaria que se utilizaría para montar los dispositivos.

Podríamos aclarar que, aunque no se cuenten con sensores de aplicación en tiempo real se pueden aplicar productos químicos por zonas con una máquina que tenga una computadora para aplicación variable que responde a una prescripción pre cargada en un dispositivo navegador con GPS. Esto puede darse en campos donde se encuentre sectorizada la zona afectada con malezas y donde se aplican productos donde el asesor sabe que hay persistencia de malezas todos los años. Inclusive podría aplicarse con productos pre emergentes de manera variable.

Entrando en aplicaciones de herbicidas en tiempo real se podrían definir varios tipos de equipamientos. Sensores que detectan malezas por su colorimetría (donde detecta color verde aplica y donde no hay verde no aplica), por su longitud de onda (podría identificar al tipo específico de maleza y aplicar lo que combate a esa maleza), o por su forma como lo es la visión artificial (que detecta la forma de la maleza en cada estadio o también por descarte sabe que no es cultivo y al resto que sería maleza lo detecta y acciona). Seguramente en la evolución de estos sistemas cada día tendremos mayores posibilidades de tratar a cada maleza con su dosis específica para cada estadío y en cada centímetro de suelo por ejemplo.

A su vez existen plataformas robot en varios países del mundo que trabajan de diferente manera con sistemas que detectan mediante cámaras de visión artificial o con sensores que emiten y reciben luz. Estas plataformas independientemente de la manera que detecte las malezas también poseen diferentes maneras de actuar en el control. Pueden realizar el control con una pulverización específica o de manera mecánica con algún sistema que descalza o corta las malezas. También se están probando otros sistemas ejemplo: calor en forma de vapor, electricidad, entre otros.

En la actualidad existen cerca de 300 equipos, según datos de INTA Manfredi que se viene comercializando en el mercado local. Estos equipos actúan con sensores que emiten luz y no por visión artificial. Algunos productores que los utilizan mencionan que con el ahorro de productos químicos en sus campos logran pagar el equipo en dos años de uso.

Argentina tiene un desarrollo más lento de está tecnología y eso puede deberse a varios factores. La mayor cantidad de pulverizadoras se encuentra en manos de contratistas y el equipamiento tecnológico en muchos casos cuesta lo mismo que el equipo pulverizador. Otro problema es que la aplicación con estos equipos para poderlos amortizar debería costar prácticamente el doble de lo que se cobra una pulverización sin estos sensores, por lo que les cuesta cobrar ese trabajo a los contratistas. Otro de los puntos es la falta de créditos baratos por parte de los bancos (aunque algunos bancos subsidian esas tasas para esos equipos). Otros países como por ejemplo Australia se difundieron rápidamente porque las condiciones de ese país árido y semiárido conjuntamente con la problemática de las malezas les complica en muchos casos la siembra y los rendimientos de los cultivos.

Pensando en el futuro creo que se adoptará con mayor velocidad en los próximos años dado el costo que significan los agroquímicos actualmente y por la necesidad de ir cambiando el sistema agropecuario para que sea más eficiente y sustentable con el ambiente. Hay que tener en cuenta que la utilización de tecnología sin razonamiento ni criterio solo llevará a que nuevos actores comiencen a entender menos la agronomía y por ello es indispensable la capacitación en la utilización de estas aplicaciones.

Una buena noticia es que ya hay una empresa Argentina que se encuentra desarrollando una plataforma robot eléctrica donde cada rueda posee un motor eléctrico para su movilidad. Si este desarrollo termina siendo exitoso será un punto clave para que se adopten robots pulverizadores en los campos de nuestro país.

FUENTE

Deja un comentario