Sembrar y plantar calabazas: cuándo y cómo hacerlo

Cuando se acerca Halloween, todo el mundo piensa en calabazas, la hortaliza icónica de la festividad. Esta planta es en realidad todo un género, cuyos frutos en sus distintas variedades y especies se han usado en todo el mundo para cosas tan distintas como el consumo alimentario o como recipientes o instrumentos musicales. Además, el consumo de la pulpa y las semillas de esta hortaliza aporta grandes beneficios para la salud.

Cuándo sembrar calabazas

Hay dos formas principales de sembrar calabazas y de la forma elegida dependerá el momento idóneo para plantarlas.

Cuándo sembrar calabazas en su ubicación final

La primera opción es plantarlas directamente en su ubicación definitiva. Esta planta acepta sin problemas este método de siembra y, en este caso, deberemos llevarlo a cabo en los inicios-mediados de la primavera, una vez hayan pasado las últimas heladas, que podrían acabar con los plantones.

Cuándo sembrar calabazas en semillero

El otro método consiste en sembrar en semillero, para poder adelantar todo el cultivo y trasplantarlo al exterior en primavera, de forma que habremos ganado varios meses. De hacerlo así, puedes preparar tus semilleros a finales de invierno.

Aquí vamos a seguir este último método, aunque de elegir el primero, hazlo todo igual pero directamente en su ubicación definitiva y a partir del fin de las heladas.

Sembrar y plantar calabazas: cuándo y cómo hacerlo - Cuándo sembrar calabazas

Cómo sembrar semillas de calabazas

Sigue estos pasos e indicaciones para sembrar semillas de calabaza en un semillero y, así, al llegar la primavera podrás trasplantar los plantones de calabaza a su ubicación final.

  1. Lo primero es preparar los semilleros con su sustrato. Como siempre, recomendamos utilizar un sustrato para semilleros. Puedes comprarlo directamente en alguna tienda especializada o hacer tú mismo la mezcla, lo que te resultará más barato y te asegura que tiene los componentes deseados. La mezcla de turba, fibra de coco y humus de lombriz con un añadido de perlita y vermiculita siempre resulta una apuesta más que segura en este sentido.
  2. Coge tus semillas de calabaza y déjalas unas tres horas remojándose en agua.
  3. Llena tus semilleros dejando espacio para algo más de sustrato después.
  4. Deja las semillas en posición horizontal sobre el sustrato y luego añade un centímetro más del mismo.
  5. Después riega pulverizando agua o con una regadera de chorro fino, humedeciendo todo el sustrato del semillero.
  6. Coloca el semillero donde reciba luz directa del sol para evitar malformaciones en los plantones, cerca de una ventana y a una temperatura constante y cálida.

Cómo plantar la planta de calabaza

Aproximadamente unas 6 semanas después de su siembra, tus calabazas estarán listas para ser trasplantadas a su ubicación definitiva en exterior, con la primavera ya iniciada. sigue estos consejos para plantar calabazas:

  • Debes ubicar tus calabazas en algún lugar en que reciban luz solar directa y durante al menos 8 horas diarias.
  • Las plantas de calabaza ocupan mucho espacio, por lo que se recomienda dejar un espacio de alrededor de 2 o 3 metros entre ellas, de forma que haya distancia suficiente para que se desarrollen cuanto puedan.
  • Necesitarás que el suelo sea suelto y que disponga de un buen drenaje si quieres que tus calabazas crezcan de forma óptima.
  • Del mismo modo, aunque no es necesario, los suelos ricos ayudan mucho a este cultivo.
  • Una vez suelto el terreno, prepara un agujero un poco más profundo que el fondo de tu semillero, y entierra la calabaza unos dos centímetros más profundamente de lo que estaba antes.
Sembrar y plantar calabazas: cuándo y cómo hacerlo - Cómo plantar la planta de calabaza

Planta de calabaza: cuidados básicos

Ahora que ya has visto cómo sembrar y plantar estas hortalizas, te damos estas pautas para conocer los cuidados de las calabazas:

Riego de las calabazas

Además de sus necesidades de sol, que ya hemos mencionado, la calabaza también necesita de riegos abundantes y frecuentes, de forma que la tierra no llegue nunca a secarse en exceso. Precisamente por esto es tan importante que el suelo tenga un buen drenaje, ya que de lo contrario se formarían encharcamientos que pueden pudrir las raíces de la planta. Si los riegos no son regulares, es probable que los frutos de las calabazas se rajen conforme se desarrollan.

Temperatura

Respecto a la temperatura de cultivo, la calabaza comparte características con otras plantas de su familia, como el pepino, el calabacín y el melón. Necesita de mucho sol y se desarrolla bien en un clima de alrededor de 20 ºC, pudiendo soportar sin demasiados problemas temperaturas de entre 10 ºC y 30 ºC. Más allá de ese margen, nos estaríamos arriesgando.

Abono

La planta también agradecerá la aplicación de abonos ricos en nitrógeno y potasio en su época de fructificación. Se aconseja utilizar abonos naturales como el humus y el té de plátano para esto, y aumentar un poco los riegos cuando empiece a dar sus frutos.

Unos seis meses después de la primera siembra, tus calabazas deberían estar listas para la cosecha.

FUENTE

Deja un comentario