Se presenta el informe “Perspectivas Agrícolas en la UE para 2018-2030”

Coincidiendo con la celebración de la conferencia, la Comisión Europea presentó su informe sobre las perspectivas de los mercados agrícolas en la UE a medio plazo entre 2018 y 2030. En él se constata que las aves de corral son la única carne que experimentará un fuerte aumento en la producción y en el consumo dentro de la Unión Europea a medio y largo plazo, mientras que la demanda de productos lácteos tradicionales como el queso seguirá creciendo.

Además de analizar el futuro de una amplia gama de productos agroalimentarios (carnes, cultivos herbáceos, lácteos, frutas y hortalizas), el informe también contempla la posible evolución de los ingresos de los agricultores y los aspectos medioambientales de la agricultura comunitaria, e incluye un enfoque en el sector de la agricultura ecológica.

En la próxima década, los mercados agrícolas se verán influidos por muchos aspectos. Por ejemplo, la Comisión Europea cree que el consumidor tomará más conciencia de lo que está consumiendo, de su abastecimiento y del impacto que deja en el medioambiente y el cambio climático. Esta toma de conciencia conllevará más costes para los productores, aseguran desde la CE, pero también será una oportunidad para diferenciar sus productos, agregando valor al tiempo que reduce el impacto climático negativo. Como consecuencia, se potenciarán los sistemas de producción alternativos, como los productos locales, orgánicos o ecológicos, u otros productos certificados que tienen cada vez más demanda.

Por otra parte, el informe espera una disminución de las tierras agrícolas de la UE, aunque a un ritmo más lento, pasando de 178 millones de hectáreas en 2018 a 176 millones en 2030. Consecuentemente, los principales cultivos de cereales, pastizales y pastos permanentes seguirán disminuyendo hasta entonces. Sin embargo, la tierra utilizada para la producción de forraje aumentará ligeramente hasta alcanzar los 22 millones de hectáreas.

Lácteos, aves de corral y vino, al alza

Para el 2030, la UE podría abastecer a cerca del 35% de la demanda mundial de leche y sus derivados, dando especial importancia a los productos de valor añadido (orgánicos, indicaciones geográficas, etc.). El crecimiento de la población y los ingresos están detrás de esta demanda.

El consumo total de carne en la UE disminuirá, pasando de 69,3 kilos per cápita en 2018 a 68,6 en 2030. El descenso es más notable en la carne de vacuno y de cerdo, y solo las aves de corral experimentarán un aumento en la producción y el consumo dentro de la Unión. En 2030, la producción de aves de corral de la UE podría alcanzar los 15,5 Mt, frente a los 14,2 actuales. La demanda mundial también aumentará, lo que repercutirá en las exportaciones.

En el informe también se contempla el crecimiento del sector del aceite de oliva. Dominada por cuatro países productores (España, Italia, Portugal y Grecia), la producción de aceite de oliva representa actualmente dos tercios de la producción mundial. Se espera que de aquí a 2030, aumente un 1,3%. El mercado asiático importará buena parte de la cantidad producida.

La producción de vino en la UE debería estabilizarse a medio plazo, pero las exportaciones seguirán creciendo, sobre todo debido a los vinos espumosos y a los vinos con indicación geográfica. La producción de vino podría alcanzar los 168 Mhl en 2018 y estabilizarse en torno a los 165 en 2030.

Proyecciones para los ingresos y aspectos ambientales

El análisis muestra una estabilización de los ingresos agrícolas por explotación a lo largo de estos doce años. Esto puede explicarse por un aumento significativo en la producción agrícola con un incremento paralelo similar en los costes de producción, debido sobre todo a los mayores precios de la energía y a la depreciación de algunos productos.

En cuanto a los aspectos ambientales, la disminución proyectada en el número de animales de la UE para 2030 contribuirá a una disminución de las emisiones. Sin embargo, la mayor producción de los cultivos y la aplicación del estiércol como abono conducirán a un aumento. Por tanto, las emisiones de gases de efecto invernadero se mantendrán en el mismo nivel que en 2012, mientras que las emisiones de amoníaco disminuirán un 9%.

La importancia de las cooperativas para crear un producto de calidad

Mónica Landeira, ganadera gallega de la cooperativa CLUN, participó como representante de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Landeira es socia de la cooperativa gallega CLUN, que cuenta con 470 productores y procesa 165 millones de litros al año, lo que equivale a una ganancia de 230 millones de euros. Lo que caracteriza a estos productores es la calidad de su materia prima gracias a la alimentación natural de los animales. Esto repercute en que la leche tenga una alta calidad, con menos grasas saturadas, pero presencia suficiente de Omega 3, CLA (contenido de ácido linoleico) y antioxidantes. La diferenciación del producto otorga a los ganaderos un beneficio económico mayor por su leche, lo que, defienden, aporta valor añadido a las granjas.

Como ha explicado Mónica Landeira durante su intervención en Bruselas, la cooperativa CLUN está muy concienciada con el medioambiente y con el cambio climático. Las granjas asociadas han reducido un 20% de las emisiones de CO2 de las explotaciones ganaderas, y CLUN es la primera empresa láctea española que ha conseguido la certificación AENOR de la Huella de Carbono de Producto. Además, sus productores están certificados desde 2016 con el sello Welfare Quality de Bienestar Animal, y la leche, conocida bajo el nombre de ÚNICLA, ha recibido varios premios como el Primer Premio Europeo a la Innovación Cooperativa en 2009 del COPA-COGECA o el Premio a la ‘Excelencia’ del International Taste Award en 2016.

Además de las medidas a favor del medioambiente y que benefician a los ganaderos, Landeira destacó también la importancia que tienen las cooperativas en la creación de empleo y la fijación de población en las zonas rurales.

FUENTE

Deja un comentario