Rotación de cultivos: por qué será histórica y cuáles son sus beneficios

Según la Bolsa de Cereales de Rosario, la creciente producción de cereales, trigo y maíz por sobre la soja traerá beneficios como: prevención de enfermedades y malezas, además de ser amigable con el medio ambiente y generar un cuidado en el suelo.

Luego de la decisión del gobierno nacional de eliminar, en diciembre de 2015, las trabas para la comercialización de maíz y trigo, avanza la rotación de cultivos. Esto implica que va a haber más producción de cereales, trigo y maíz por sobre la soja, además de generar un cuidado en el suelo, hacer más sustentable la agricultura y prevenir enfermedades. 

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, en la campaña 2014/2015 por cada lote de trigo o maíz se sembraron 4,6 lotes de soja. Durante la campaña pasada cayó a 2,1 hectáreas de soja por cada una de gramínea -trigo o maíz-.

Y para la campaña 2019/2020, por primera vez en 10 años, la relación pasará a 1,75 ya que se proyectan incrementos en trigo y maíz, donde se sumarían en la zona núcleo más de 250 mil hectáreas con gramíneas.

Para los especialistas de la Bolsa de Rosario, la rotación permite “manejo del lote, control de malezas, evitar el desarrollo de enfermedades, y es una práctica muy favorable para la región en contextos de años lluviosos, ya que incrementar las hectáreas con trigo y maíz baja el escurrimiento del agua al aumentar la cantidad de rastrojos que queda en el campo. Y también
funcionan como bombas de extracción de agua, bajando las napas de la región”.

Siembra de trigo

Hasta el momento, el clima adverso en la zona núcleo está afectando el avance de la siembra de trigo. Si bien en los últimos días las precipitaciones en la región estuvieron por debajo de los 10 milímetros, es la alta humedad ambiental la que está complicando la tarea de los productores ya que hay problemas para que los suelos se oreen.

En el informe de la Red Gea de la BCR, los especialistas sostienen: “La ventana de siembra para los ciclos largos se achica y, si bien no hay intenciones de bajar la intención de siembra, ya muchos productores buscan semilla de ciclos cortos. Pero la disponibilidad de semillas podría poner límites a la siembra triguera”.

Hasta el momento en la región núcleo, la siembra de trigo alcanzó el 27% del área, y surgieron complicaciones por los excesos hídricos que frenan el progreso de las tareas. Según la BCR, en el centro sur de Santa Fe ya lleva sembrado el 35% del área, cuando en esta misma fecha del año pasado, ya se había sembrado la mitad del área.

FUENTE

Deja un comentario