Rol del azufre en el cultivo de plantas

El azufre (S) junto al calcio y el magnesio, es uno de los tres nutriente secundarios que requieren las plantas para un crecimiento normal y saludable. Como se mencionó en el artículo “Rol del calcio en el cultivo de plantas”, el término “secundario” solo se refiere a la cantidad y no a la importancia del nutriente. La deficiencia de un nutriente secundario es tan perjudicial como una deficiencia de nitrógeno, fósforo o potasio. Por lo general, la importancia del azufre es pasada por alto e infravalorada. Hay un equilibrio significativo entre el nitrógeno y el azufre. Sin una cantidad suficiente de azufre, las plantas no pueden usar el nitrógeno ni otros nutrientes de manera eficiente para alcanzar su potencial máximo.

Función del azufre: las plantas adquieren azufre del sustrato como sulfato (SO4=). El sulfato es de por sí fácil de disolver y está sujeto a pérdidas por filtración. El metabolismo de la planta reduce el sulfato y el dióxido de sulfato a formas que puedan ser usadas para construir moléculas orgánicas. El azufre es una parte vital de todas las proteínas de las plantas y de ciertas hormonas de las plantas. También se usa en la formación de ciertos aceites y compuestos volátiles que se pueden encontrar en la familia de las cebollas y ajos.

Deficiencia de azufre: como el azufre está asociado a la formación de proteínas y la clorofila, sus síntomas de deficiencia se asemejan a los la deficiencia de nitrógeno. El azufre es moderadamente móvil dentro de la planta, por lo que sus síntomas de deficiencia empiezan por lo general, en las hojas jóvenes y progresan con el tiempo hacia las hojas más viejas, lo que hace que las plantas se vuelvan uniformemente cloróticas. Aunque los síntomas de deficiencia de azufre en una sola hoja se ven como los de deficiencia de nitrógeno, esta última comienza en las hojas más bajas (viejas), no en las más nuevas.

Toxicidad del azufre: la toxicidad del azufre es muy poco frecuente y probablemente no ocurra si se inyecta un exceso de ácido sulfúrico para neutralizar la alcalinidad del agua. Los niveles altos de azufre en el sustrato pueden competir e inducir a una deficiencia de nitrógeno.

Fuentes de azufre: la mayoría de las fuentes de agua no proporcionan azufre adecuado para el crecimiento normal de las plantas. Es más, la mayoría de los fertilizantes comerciales solubles en agua tampoco proporcionan la cantidad adecuada de azufre. Revise el análisis completo del fertilizante para confirmar cuanto azufre suministra. El nivel mínimo de azufre proveniente de la solución del fertilizante debería ser de 25 ppm de azufre o 75 ppm de sulfato. Si la solución del fertilizante proporciona niveles inadecuados de azufre, considere añadir sales Epsom a la solución madre de fertilizante para proporcionar el azufre faltante. Considere la aplicación de sales Epsom en una proporción de entre 27 y 113 g por cada 0,38 m3 de agua (2 a 4 onzas por cada 100 galones de agua) como un alimento constante junto a su programa de fertilizante soluble en agua. Nunca combine fertilizantes que contienen azufre con fertilizantes que contienen calcio en la misma solución madre, ya que se formarán precipitados.

Si la alcalinidad del agua es alta y los niveles de azufre son bajos en su programa de fertilizante, considere el uso de ácido sulfúrico, ya que este solucionará ambos problemas.

FUENTE