¿Es rentable hacer que la agricultura reduzca la emisión de gases de efecto invernadero?

¿Es rentable hacer que la agricultura reduzca la emisión de gases de efecto invernadero?

Habitualmente es la actividad industrial y la de las ciudades las que asociamos al cambio climático y a la emisión de gases efecto invernadero, pero lo cierto es que toda actividad humana genera impacto en el medio ambiente. Por eso los esfuerzos por reducir las emisiones a la atmósfera tienen que tener en cuenta a todos los actores, incluida la agricultura. Sin embargo el problema habitual al que se enfrentan los cambios hacia la sostenibilidad es su rentabilidad económica.

Quizá para una gran corporación la inversión en medidas inteligentes de ahorro energético y la reducción de contaminantes suponga obtener rentabilidad a medio plazo, una buena ISC y, quizá, ayudas de la UE a las políticas de sostenibilidad empresarial. Para un agricultor no es tan fácil plantearse un cambio de praxis que resulte económicamente beneficiosa para su actividad. Es este sentido, un estudio realizado por investigadoras de la ETS de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la UPM, junto a otros expertos europeos, están trabajando para aportar a la agricultura un conocimiento real, a nivel regional, de los costes de tomar medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, así como los cambios necesarios para emprender dicho cambio.

Según señala la UPM: “La gestión de los suelos agrícolas tiene un gran potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o el secuestro de carbono. Muchas de las prácticas se basan en un extenso conocimiento agronómico y técnico, con beneficios demostrados para los agricultores y el medio ambiente. Sin embargo, existen limitaciones en el proceso de desarrollo de políticas“. Las razones son que la agricultura se fundamenta en procesos biológicos, y depende por tanto del clima, el suelo, la ubicación y el tipo de cultivo; además de que son las comunidades rurales las que sostienen fundamentalmente el sector. Es por eso que el impacto sobre la economía regional tiene que evaluarse bien antes de tomar ninguna medida.

El trabajo ha consistido en mapear y poner en contexto las prácticas de mitigación de emisión de gases en las regiones europeas en el manejo del suelo. Después se ha hecho una estimación del potencial de estas prácticas en relación a su coste y efectividad y, finalmente, se han visto las opciones que hay tras relacionar los resultados científicos con las políticas regionales de mitigación.

Fuente

Deja un comentario