¿Puede la agricultura ecológica abastecer al mundo entero?

La gran mayoría de las personas ya conocen los beneficios de la agricultura ecológica. Cada vez más gente decide empezar con una dieta más natural con esa misma idea. Conscientes de las repercusiones positivas en el medio ambiente así como en su propia salud que conlleva este tipo de agricultura más natural. Pero la cuestión es, ¿podrá este tipo de agricultura abastecer al mercado mundial llegado el momento?

Un reciente estudio publicado en la revista científica Nature Communications y llevado a cabo por un grupo de investigadores del Instituto de Investigación sobre Agricultura Orgánica, nos aclara que sí es posible que la agricultura ecológica pueda producir alimentos suficientes como para alimentar a la población del mundo entero, y nos propone además una serie de estrategias para poder llevar a cabo este proyecto de gran envergadura.

Respecto a la agricultura convencional, tal y como se viene demostrando hoy en día, no hay duda en que es suficiente para cubrir las necesidades alimenticias del planeta (sobre todo en cuanto a las cosechas de trigo, que son las plantaciones más extendidas del planeta). Pero las grandes cantidades de contaminación que se producen con este tipo de cosechas no resultan sostenibles a largo plazo. Por otro lado, la agricultura ecológica suple todos los inconvenientes de la agricultura tradicional, reduciendo la contaminación por el uso de pesticidas y otras sustancias tóxicas, como el exceso de nitrógeno suministrado a las plantas para aportarles vitaminas.

¿Entonces, cuál es el problema de la agricultura ecológica? Su escasa implantación hasta el momento. Se calcula que aproximadamente los cultivos agrícolas tienen una presencia un 34% inferior a nivel mundial que los cultivos tradicionales, siendo necesaria más tierra de cultivo en el primer caso que en el segundo para poder obtener el mismo rendimiento y abastecer así a la población del planeta.

 Suponiendo que para el 2050, el nivel de población mundial se incrementará hasta alcanzar los 9 billones de personas, si pretendemos que la agricultura ecológica sea la preponderante en nuestro planeta, hace falta un cambio drástico tanto en las técnicas de cultivo como en la mentalidad de las personas. Así, el estudio de Nature Communications nos propone ampliar las zonas de cultivo agrícola para poder generar una mayor cantidad de alimentos. Además de llevar aparejada también una reducción en el consumo de carne, que se vería sustituido por alimentos vegetales de similar valor energético. Otras de las medidas a tener en cuenta es la de tratar de no desperdiciar los alimentos que producimos tirándolos a la basura, destino al que va a parar entre el 30-40% de la producción actual. 

Teniendo en cuenta todas estas medidas, la agricultura ecológica bien podría ser una solución muy factible para poder alimentar a la población mundial del futuro, pero hace falta poner el plan en marcha desde ya. Y es ahí donde entra en funcionamiento el papel de empresas como Grupo Iñesta entre otras, conscientes de la importancia de empezar a implantar estas técnicas, y que por ello utilizan abonos y fertilizantes de origen orgánico, mineral y/o vegetal, a la vez que están en constante búsqueda de productos y técnicas nuevas para conseguir plantaciones más efectivas a la par que sostenibles con el medio ambiente.

La respuesta está clara, y algún día podríamos llegar a prescindir de la agricultura convencional en sustitución de la ecológica. Pero para ello el mundo tiene que empezar a cambiar, tanto por el lado de los agricultores como por el de los consumidores. ¡Da el paso tú también!

www.grupoinesta.com

2 Comentarios

  1. Orlando Torres

    La propuesta es interesante y puede tener éxito, hay que cambiar varios paradigmas pero no veo en ningún lado del artículo el control demográfico mientras no se toque este punto le la agricultura convencional ni la ecológica tendría exito

  2. Pingback: Agricultura sostenible y creación de proyectos | Aldeanos Digitales

Deja un comentario