Pocas pero vitales: labores para el invierno

Pocas pero vitales: labores para el invierno

Ya estamos entrando en invierno y la caída de hojas lo evidencia. Pese a que este periodo no tiene grandes labores, son muy importantes y determinantes para los rendimientos de la próxima temporada: la poda y los manejos fitosanitarios, principalmente en la prevención de enfermedades de madera.

Antes de empezar las podas y cercano al 50% de caída de hojas o posterior a las primeras heladas consecutivas, suelen efectuarse los primeros manejos fitosanitarios, principalmente en base a cobre y de preferencia caldo bordalés. El objetivo es controlar las enfermedades de la madera y al momento de definir la estrategia es aconsejable considerar algunos puntos, con el fin de realizar aplicaciones eficientes y sustentables:

  • Identificar el patógeno a controlar (hongo o bacteria), si es que existe.
  • Determinar el umbral del patógeno para su control.
  • Considerar que estas enfermedades ocurren en donde existe madera, aunque parezca de Perogrullo, y que en tejidos nuevos o no lignificados no se hospedan.

Teniendo en claro los tres puntos anteriores, es posible determinar una estrategia para el manejo de prevención de las enfermedades de madera. De esta forma serán manejos localizados y con sentido.

El cobre, si bien es beneficioso para el control de patógenos foliares y de madera, en dosis altas es tremendamente perjudicial al suelo, considerando que tiene carácter residual año tras año, por lo que mientras lo utilicemos vía aérea, también caerá una porción de la solución en el suelo. Razón por la cual es importante minimizar su uso.

La poda y los manejos
fitosanitarios, prevén
enfermedades de madera.

El efecto directo del cobre en el suelo va desde la eliminación de los microorganismos benéficos propios del suelo (suelo vivo), variaciones en el pH, hasta la contaminación de napas subterráneas.

Muchas veces, tras hacer la evaluación de los problemas existentes en el huerto, se advierte que ni siquiera es necesario un manejo con esta fuente. He aquí la importancia del monitoreo del huerto para efectuar labores sustentables y amigables con nuestro entorno

POLISULFURO DE CALCIO: UNA ECOLÓGICA Y POTENTE HERRAMIENTA
El uso de polisulfuro de calcio es cada vez más utilizado en arándanos y otras especies, principalmente por ser multipropósito, debido a su acción fungicida, bactericida e insecticida. Se utiliza en pleno receso invernal, es resistente a la lluvia y tiene un largo efecto residual.

Tiene la capacidad de romper estructuras de resistencia de hongos, lo que ayuda a cortar el ciclo de éstos patógenos. Además, permanece en las brácteas en las que oviponen e invernan algunos insectos y ácaros, actuando vía contacto multisitio, lo que ayuda a bajar la presión de éstos en primavera.

Por otra parte, y muy importante, es un producto con certificación orgánica. Existe en distintas concentraciones en el mercado con etiqueta para arándanos.

LA PODA

La poda puede ser una de las labores más importante en el huerto. No solo determinará la cantidad y calidad de fruta que se obtendrá la siguiente temporada, sino también el rejuvenecimiento de las plantas.

Las pautas o directrices de una buena poda son únicas para cada huerto y su variedad. Cada unidad o departamento de producción debe determinar cómo realizarla. Sin embargo, hay ciertos resguardos que son recomendables para todos.

  • Utilizar tijeras en buen estado para cortes precisos, sin desgarros.
  • Desinfectar las tijeras para no ser un vector de enfermedades.
  • Pintar los cortes, ya que son heridas expuestas en momentos en donde los hongos y bacterias tienen las mejores condiciones para inocular.
  • Retirar los restos de poda del huerto. Si se detectan inóculos de patógenos, quemar el resto de poda.

Es muy importante no dejar heridas expuestas ni cortes con desgarros debido a que existe una gran probabilidad de ser inoculadas por patógenos. Con el objetivo de sellar estas heridas existen pinturas de poda químicas y orgánicas, siendo ambas muy efectivas si son bien utilizadas. Lo importante es que persista el sellado y recubra toda la extensión del corte o herida.

Es importante sellar las
heridas de poda con pinturas
químicas u orgánicas.

También es importante no dejar tocones de poda, ya que está comprobado que son vías de acceso de enfermedades. Toda esta labor debe ser muy bien supervisada para lograr los resultados deseados.

Como se mencionó al inicio de este texto, si bien son pocas las labores invernales en arándanos, son de alta importancia. La supervisión junto al monitoreo, son herramientas de gran ayuda en este proceso productivo.

Por: Felipe Rozas, Ingenio Agrónomo, Terrafruit

FUENTE

Deja un comentario