Plantas marinas al agro !!

El proyecto de investigación ‘Posidonia oceánica y sedimentos para la producción de sustratos para viveros’, financiado por la Fundación Caript, el instituto de investigación sobre ecosistemas terrestres del Consejo Nacional de Investigación italiano (CNR-Iret) y el vivero de plantas ornamentales Zelari Company, tiene el objetivo principal de demostrar que es posible recuperar materiales considerados residuos, como los sedimentos generados por los dragados y restos de plantas marinas, y reutilizarlos como sustratos alternativo a la turba para la producción de viveros.

Uno de los problemas fundamentales, con gran impacto ambiental y económico, de las últimas décadas, es el dragado de los fondos marinos de las cuencas marinas, lacustres y fluviales, necesarios para mantener las profundidades navegables de los muelles o canales de los puertos y para la protección del hombre y el medio ambiente de los riesgos de inundación. «Solo en Europa, se dragan aproximadamente 150 millones de metros cúbicos cada año. El manejo sostenible de estos sedimentos y otras matrices de residuos y su explotación en términos de aplicación del concepto de economía circular es una cuestión que se discute a nivel europeo», explica Grazia Masciandaro, directora científica del proyecto en CNR-Iret, al frente del grupo de investigación.

La posidonia oceánica es una planta marina muy común en el mar Mediterráneo que se asienta regularmente en las costas. En las zonas turísticas y portuarias, la eliminación y gestión de estos residuos es una preocupación importante para las autoridades locales, dado que se tratan como desechos.

«El concepto de sostenibilidad y economía circular, por lo tanto, también debe aplicarse a otras matrices de residuos, como los residuos de posidonia oceánica que encontramos en nuestras costas», añade Masciandaro.

Alternativa a los sustratos a base de turba

La demanda de sustratos comerciales a base de turba, un recurso no renovable, está en constante crecimiento, pero su disponibilidad está disminuyendo drásticamente, afectando cada vez más a los costos de producción de los viveros, sin considerar el daño ambiental. «Es necesario identificar alternativas a la turba, centrándose sobre todo en el uso de materiales renovables, disponibles a nivel local y de bajo costo», continúa Masciandaro.

Desde el punto de vista práctico, en el proyecto se probaron varios sustratos de crecimiento resultantes del compostaje de residuos de Posidonia oceanica, y sedimentos descontaminados mediante tecnologías ecosostenibles, para la producción de plantas ornamentales de arbustos como Photinia x fraserii, Viburnum tinus y Eleagnus macrophylla. Los resultados de las plantas cultivadas en los sustratos alternativos y las características de los sustratos en sí han sido evaluados a través de un protocolo de monitorización por los investigadores del CNR. Las plantas cultivadas en sustratos alternativos son comparables en términos de calidad a las plantas de control cultivadas en un sustrato tradicional a base de turba.

«Este proyecto es un ejemplo de cómo es posible aplicar tecnologías de recuperación sostenible a diferentes materiales de desecho para obtener materias primas secundarias que se reutilizarán en otros contextos de producción como los viveros», concluye Masciandaro.

FUENTE

Deja un comentario