Millones en tecnología para revolucionar la forma en que comemos

La granja vertical Plenty atrajo US $ 200 millones, convirtiéndola en la ronda de financiamiento más grande del agrotech en historia.

En lugar de cultivar las verduras al aire libre, la granja cultiva su comida en brillantes torres de seis metros de altura iluminadas por LED dentro de un antiguo centro de distribución de electrónica en el sur de San Francisco. Las torres no requieren pesticidas ni incluso la luz del sol.

La técnica se denomina agricultura vertical en interiores, un tipo de agricultura en la que los alimentos crecen en bandejas o módulos colgantes en una instalación climática controlada. El proceso podría revolucionar el mundo de la agricultura, porque ciertos tipos de alimentos podrían ser producidos durante todo el año, en cualquier lugar, en un espacio pequeño. Los productos podrían ser entregados a los consumidores en cuestión de horas después de la cosecha.

Plenty, fundada en 2014, afirma cultivar hasta 350 veces más verduras que granjas convencionales de tamaño similar, mientras que utiliza mucho menos agua y suelo. El objetivo, dice el consejero delegado de Plenty, Matt Barnard, es revolucionar la forma en que el mundo cultiva alimentos y vender ese alimento a precios más bajos que los productos típicos.

Una inversión de US $ 200 millones para la puesta en marcha podría ayudar a que esa visión sea viable.

Anunciado a mediados de julio, la ronda de financiamiento de la Serie B fue dirigida por SoftBank Vision Fund e incluyó a DCM Ventures, así como fondos dirigidos por Eric Schmidt de Alphabet y Jeff Bezos de Amazon. Con la nueva inversión, Barnard dice que Plenty planea construir más granjas alrededor del mundo. Traducido por agriculturers.com.

“Mediante la construcción de nuestra red agrícola global, podremos entregar productos sorprendentes a las comunidades en cuestión de horas”.

Algunos expertos dicen que el financiamiento podría ayudar a la industria agrícola de interior como un todo. Dickson Despommier, profesor de microbiología y salud pública en la Universidad de Columbia, dice que la inversión hará que la agricultura de interior se expanda, y así animar a otros inversionistas para financiar nuevos emprendimientos.

“Creo que la mayoría de las ciudades ahora aceptan la agricultura urbana como normal, por lo que los obstáculos son sobre todo con la comercialización y los consumidores que no están familiarizados con los tipos de productos que las granjas verticales pueden hacer disponibles 24-7: verduras de hojas verdes y cosas por el estilo”, dice.

Kimbal Musk, cofundador de la cadena de restaurantes The Kitchen y la incubadora de agricultura vertical Square Roots, predice que más consumidores buscarán productos cultivados localmente, lo que también podría ayudar a la industria de cultivos de interior.

“Las verduras de interior se cultivan muy bien. Usted puede llegar a conocer a su agricultor, y los consumidores pueden comenzar a confiar en su comida de nuevo. Es un momento emocionante para la comida real”, dice. Traducido por agriculturers.com.

La agricultura vertical ha atraído un creciente interés de los capitalistas de riesgo en los últimos años. Fundada en 2004, la empresa de agricultura vertical AeroFarms está creando decenas de variedades de verduras en nueve almacenes en Nueva Jersey, y ha recaudado US $ 95,8 millones hasta la fecha. Otra start-up, llamada Bowery, ha recaudado US $ 20 millones desde su lanzamiento en el 2017.

Sin embargo, no todas estas empresas han demostrado ser un éxito. Alphabet trató de crear un sistema automatizado de cultivo vertical en su secreto “moonshot lab”, pero desechó el proyecto en 2016 después de que el equipo no pudiera producir suficientes cultivos básicos, como granos y arroz, utilizando la técnica. VertiCrop, una empresa agrícola vertical fundada en Vancouver, declaró la bancarrota después de sólo tres años.

Al igual que Plenty, la mayoría de las startups de la agricultura vertical se centran en el cultivo de verduras, lo que puede generar un mayor rendimiento a un menor costo operacional que otros tipos de productos. Pero incluso las granjas verticales de tamaño industrial, como las explotadas por AeroFarms y Bowery, venden sus verduras por el mismo precio que los productos orgánicos (a veces incluso más).

La abundancia está esperando ofrecer eventualmente sus verduras a un coste más bajo que aquellas cultivadas en granjas tradicionales, no orgánicas, Barnard dijo. Una de las mayores dificultades para la empresa es el costo de uso de energía de los LEDs, aunque esta tecnología de iluminación se ha convertido en un “commodity” en los últimos años.

Barnard dice que confía en que la industria agrícola de interior continuará expandiéndose.

Traducido por agriculturers.com.

FUENTE

Deja un comentario