Los bioinsecticidas proporcionan más flexibilidad de la que imaginarías

Los bioinsecticidas a base de extractos vegetales y aceites esenciales botánicos han existido desde siempre. Sin embargo, los productores han empezado a utilizarlos en un contexto moderno que les ofrezca más flexibilidad y control frente a un manejo de plagas.

El Dr. Murray B. Isman, profesor de entomología y toxicología en la Universidad de British Columbia se ha estado enfocando su investigación en los bioinsecticidas y compartió algunos de los desarrollos que él nota en el evento Biocontrols West 2017 Conference y Expo.

Se entrevistó al Dr. Isman y les pedimos a que nos comentara sobre los avances que él ha observado con estos productos y cómo aplicarlos en la producción en la siguiente temporada.

¿Por qué cree que se nota más adaptación de algunos de los bioinsecticidas entre los productores hoy día?

Isman: Parece que más productores están adaptando los bioinsecticidas porque el portafolio de las herramientas de protección de cultivos convencionales está acabando paulatinamente a causa de las acciones reglamentarias. Mientras que sí hay nuevos productos convencionales en el mercado, la cantidad ha sido reducida en comparación con cómo era hace un par de décadas, y hay mucho menos nuevos productos versus los que se salen del mercado. Otro factor es que la nueva generación de productores recibe una excelente capacitación y educación y por lo tanto, están más dispuestos a intentar productos alternativos y tecnologías. A la nueva generación les preocupa más la sustentabilidad a largo plazo para su propio bienestar y para el medioambiente también.

¿Cómo se comparan algunos de los beneficios directos que otorgan los productos biológicos con otros tipos de materiales?

Isman: Sin duda los botánicos no son la panacea que resuelve todas las necesidades en la protección de cultivos, pero aun así ofrecen una restricción mínima o nula para la cosecha, y por lo general tienen una buena compatibilidad con los biocontroles. También son compatibles son otros productos de manejo de plagas y se los puede utilizar en la mezcla de tanque o en una rotación con otros productos. Basta decir que ofrecen una gran flexibilidad.

¿En qué sentido son diferentes los nuevos bioinsecticidas frente a los materiales del pasado, y cómo utilizan los productores estos nuevos bioinsecticidas?

Isman: Los productos hechos a base a aceites esenciales proporcionan un modo de acción de contacto rápido, pero con la ventaja de que su acción de residuo no se basa en la toxicidad, sino en el comportamiento de las plagas. En fin, pueden proveer una protección útil que dura días o semanas después que su efecto inmediato ha disminuido porque siguen funcionando como repelente o para impedir que las plagas recolonicen las plantas y también que no ovopositen. Debido a su buena acción de residuos, hemos observado buenos resultados con algunas combinaciones de plaga/cultivo. Lo más agradable es recibir estos beneficios sin los residuos problemáticos que se asocian con los insecticidas convencionales.

¿Qué fue uno de los tópicos abarcados que tal vez sorprendieron a los asistentes durante su ponencia?

Isman: A diferencia de los pesticidas convencionales que apestan, ¡la mayoría de los productos a base de aceites esenciales verdaderamente huelen muy bien! Ahora bien, cabe mencionar de una manera más seria, la mayoría de los productos biológicos se producen a base de mezclas naturales en vez de un solo químico bioactivo. Siendo mezclas naturales y heterogéneos, la probabilidad de que una población de insectos desarrolle una resistencia es minúsculo relativo a la probabilidad cuando se usa un insecticida convencional, o inclusive con un producto microbiano como Bt.

FUENTE