Los agricultores orgánicos europeos podrán vender sus propias semillas

El Europarlamento atiende una demanda del sector y relajará los requisitos de certificación en 2021.

En la Unión Europea solo se pueden vender las semillas registradas. Y hasta ahora, para registrarse estas debían acreditar ser distintas, estables y homogéneas. Unos requisitos que impedían, entre otras cosas, que los agricultores —en especial aquellos que se dedican a la producción orgánica o ecológica— comercializaran su propia simiente por no ser uniforme.

Pero el Parlamento Europeo ha aprobado recientemente un paquete de medidas, que entrará en vigor en 2021, destinado a favorecer esa producción bio (que rechaza el uso de químicos sintéticos), con un alto valor simbólico. Sobre todo, al recoger la demanda recurrente de los agricultores de poder poner en el mercado sus propias variedades populares, aunque no sean homogéneas, y sin pasar por de registro proceso largo y costoso (podía salir por entre 6.000 y 15.000 euros).

“Se favorecerá la agrobiodiversidad, la autoproducción y el intercambio de simiente entre los agricultores, los verdaderos propietarios y mejoradores de esas semillas durante siglos”, opina Víctor Gonzálvez, de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Wilson Hugo, experto de la FAO (agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura), coincide en que la nueva normativa traerá beneficios para la diversidad al permitir que los productores tengan y vendan sus variedades heterogéneas (es decir, que no se requiere una uniformidad de todos los ejemplares) sin mayores problemas y sin pagar por el registro.

El requisito de la homogeneidad o uniformidad se introdujo en la segunda mitad del siglo pasado, cuando la agricultura empezaba a industrializarse. Por un lado, porque esa uniformidad era la única forma de poder distinguir entre variedades. Por otro, porque las prácticas agroindustriales requieren esa homogeneidad para ahorrar costes y maximizar la eficiencia: asegurando, por ejemplo, que las plantas maduren al mismo tiempo para entrar con la cosechadora. Pero, desde los ochenta, con el auge de la propiedad intelectual, la uniformidad cobró más importancia aún para determinar quién era el dueño de cada variedad.

España es el primer país de la Unión Europea y el cuarto del mundo en superficie cultivada bajo prácticas ecológicas, con más de dos millones de hectáreas en 2016, según datos del Ministerio de Agricultura.

OTROS MODELOS

Fuera de la UE hay países donde la regulación es mucho más laxa. En algunos lugares de Centroamérica o África subsahariana la inmensa mayoría de las semillas son producidas y vendidas en el sistema informal, sin control de calidad estatal ni privado. “La gente vende las semillas de sus padres o sus abuelos sin un control de calidad, las compras por partes de agricultores están basadas en la confianza que tienen en quienes han producido esa semilla “, explica Wilson Hugo, de la FAO. Hay otros países en desarrollo donde las leyes sí prohíben estas prácticas, pero no hay inspectores suficientes para hacer cumplir la normativa ym por lo tanto, continúan siendo la principal fuente de semillas en la agricultura.

Por otro lado, Estados como Uruguay permiten registrar algunas variedades criollas con niveles de hetereogeneidad muy grandes, y otros como Nicaragua tienen propuestas de ley para hacerlo.

Estas nuevas medidas vienen a relajar las posibilidades y abrir las opciones de los agricultores, dentro de un enfoque político cada vez más medioambiental y algo menos enfocado a la producción. Pero no supondrán una liberalización completa del mercado semillero de la UE, hasta ahora uno de los más regulados. Seguirá habiendo una obligación de registrar eso sí, sin coste—  cada semilla que salga al mercado. Gonzálvez, de la SEAE, cree que hay que facilitar aún más ese registro para los pequeños agricultores.

La reforma normativa tampoco asegura que el mercado se inunde de variedades propias de los productores orgánicos. “Igual que a mí no siempre me compensa fabricar mi propia ropa para ahorrar algo de dinero, a los agricultores no siempre les compensa producir sus propias semillas”, ilustra Wilson Hugo. “Lo harán cuando no pueda conseguir las que le interesan en el mercado semillero”, pronostica. El especialista de la FAO apunta, además, que las empresas semilleras también podrán explotar a partir de ahora la producción de variedades heterogéneas.

Gonzálvez, por su parte, cree que la clave la tienen los ciudadanos. “Si demandan y consumen esas variedades, muchos pequeños y medianos agricultores y ecológicos aumentarán la producción de semillas propias”, considera. “Pero para eso hace falta que sean conocidas, con campañas de divulgación que, por ahora, nadie apoya”, lamenta.

FUENTE

2 Comentarios

  1. Posiciones como éstas son las que hace creer a la gente que la semilla se registra y se patenta por simple dominio de multinacionales, cuando en realidad es producto de grandes inversiones en la concentración de genes que dan lugar a una mayor productividad por uso eficiente de recursos. La semilla de producción propia, en la mayor parte de los casos, segrega caracteres indeseados para una siguiente siembra. Eso significa que lesiona la productividad y la calidad. De esto se deriva el telón de Aquiles de la producción orgánica – cuando pretende ir en contra de semilla patentada – que es su bajo rendimiento por superficie malgastando grandes extensiones de tierra. Y hay aún otra falacia: el uso de semilla propia no significa defender la biodiversidad porque es igualmente producto de una concentración de genes. La venta informal de semilla que el artículo menciona es la que, entre otras cosas, lleva a la eterna pobreza de campesinos en “algunos lugares de Centroamérica o África subsahariana”.

  2. Laura Miranda

    Me parece una buena noticia que en la UE petmitan a los aagricultotes hacer sus propias semillas y poder registrarlas con toda esa heterogeneidad que conlleva. Los agricultores son los verdaderos investigadores del campo y ellos saben elegir las carácteristicas deseables según el clima, el suelo, el gusto del mercado la relación de estas con otras actividades agropecuarias. La biodiversidad es muy importante recuperar en las plantas alimenticias. Mi abuela tenía diferentes semillas de maiz que ella seleccionaba para diferentes regiones, en las chinampa sembraba una resistente a hongos en el cerro de San Lorenzo sembraba un maíz resistente al estrés hídrico que fuera de corto ciclo por la escasez de lluvias. Me parece que ante el cambio climático la mejor estrategia para asegurar la alimentación es recuperar la biodiversidad.

Deja un comentario