Lo que se debe saber sobre el Cancro bacteriano del Kiwi

Lo que se debe saber sobre el Cancro bacteriano del Kiwi

Esta enfermedad está afectando a los cultivos de kiwi en todo el mundo. En Chile las pérdidas se calculan en unos 25 millones de dólares al año.

¿Que es?

El Cancro bacteriano del kiwi causadas por Pseudomonas syringae pv. actinidiae fue descrita por primera vez en Japón en la década de 1980 causando daños en huertos de Kiwi. A continuación, se observó la enfermedad en Corea, donde también causó pérdidas económicas. En Europa, la enfermedad se observó por primera vez en el centro de Italia en 1992, donde permaneció esporádica y de baja incidencia durante 15 años. Sin embargo, en 2007/2008 las pérdidas económicas comenzaron a observarse sobre todo en la región del Lazio y la posible propagación de la enfermedad a otras regiones productoras de kiwi en Italia comenzaron a plantear problemas.

¿Dónde se encuentra?

A pesar de P. syringae pv. actinidiae fue descrito originalmente en Japón, su zona de origen no ha sido comprobada. Por ejemplo, los estudios de comparación entre las cepas de Corea y Japón demostraron que tienen diferentes orígenes filogenéticos.

Europa: Francia (primero encontrado en julio de 2010 en Rhône-Alpes y Aquitania, a continuación, en Córcega, Midi-Pyrénées, País del Loira, Poitou-Charentes), Italia (Calabria, Campania, Emilia-Romagna, Friuli-Venezia Giulia, Lacio, Piamonte, Véneto), Portugal (marzo de 2010 en la provincia de Entre Douro-e-Mino), España (en 2011 en 2 huertos de Galicia), Suiza (primero encontrado en junio de 2011 en 1 huerto, cantón de Valais, en proceso de erradicación) ,), Turquía (primero encontrado en 2009/2010 en la provincia de Rize).

Asia: China (Anhui, Shaanxi, Sichuan), Japón (Hokkaido (en Actinidia arguta), Honshu, Kyushu, Shikoku), República de Corea. Se carece de datos sobre la situación de P. syringae pv. actinidiae en China (donde el genero Actinicia tiene su origen), y sólo un pequeño número de registros se han reportado en la provincia de Anhui. En la literatura, varios documentos mencionan la presencia de P. syringae pv. actinidiae en Irán, pero la publicación original sólo se refiere a P. syringae pv. syringae.

América del Sur: Chile (en 2010 en las regiones de O’Higgins y Maule). Actualmente provocando pérdidas por 25 millones de dólares al año.

Oceanía: Australia (Victoria), Nueva Zelanda. Fue detectado por primera vez en Nueva Zelanda en 2010 en varios huertos de kiwi de la Isla del Norte (principalmente en las regiones de la Bahía de Hawke y Bay of Plenty) y en la Isla Sur (Golden Bay, Motueka). En 2011, continuó extendiéndose en Nueva Zelanda y se encontró por primera vez en Australia.

Hospdero

Las especies: A. Actinidia deliciosa, A. chinensis, A. arguta y A. kolomikta (no hay datos sobre la susceptibilidad de otras especies Actinidia). Las observaciones realizadas en Italia han sugerido que el daño es más grave en los kiwis de pulpa amarilla (es decir, A. cvs. chinensis. ‘Hort 16A’ y ‘Jin Tao’) que en el cultivar de pulpa verde más ampliamente cultivado (es decir, A. deliciosa cv. ‘Hayward’ ). En Francia, las dos variedades de color amarillo y verde son atacados, pero al igual que en Italia, el daño es más grave en las variedades amarillas. Kiwis macho y hembra son atacados de la misma manera pero las plantas jóvenes (de menos de 5 años de edad) son más susceptibles a la enfermedad.

Daño

P. syringae pv. actinidiae provoca decoloración marrón de las yemas, las manchas marrones angulares rodeadas por halos amarillos en las hojas, cancros en las ramas y los troncos con exudado de color blanco a rojizo (oxidación), el colapso de frutas, marchitamiento y eventualmente mortalidad de las plantas. El síntoma más evidente es la exudación de rojo oxidado, que abarca tejidos de la corteza en los troncos y ramas. La eliminación de la corteza suele mostrar una coloración marrón de los tejidos vasculares externos y enrojecimiento de los tejidos debajo de lenticelas.

Transmisión

Faltan datos para comprender cabalmente la epidemiología de la enfermedad. Se ha observado que el patógeno se activa entre 10 a 20 ° C y está limitada por temperaturas por encima de 25 ° C. Estudios de inoculación mostraron que la bacteria puede infectar a la planta a través de aberturas naturales (estomas, lenticelas) y heridas. Los síntomas por lo general se expresan durante la primavera y el otoño, cuando las condiciones climáticas son favorables a la enfermedad (bajas temperaturas, lluvias persistentes, alta humedad), pero la aparición de infecciones latentes no pueden ser excluidas. Se sospecha que la bacteria se propaga por fuertes lluvias, fuertes vientos, animales y seres humanos. En largas distancias, el comercio de material de siembra infectado puede transmitir la enfermedad. También se ha hipotetizado que el polen infectado podría propagar la enfermedad pero esto no se ha demostrado.

Vías de contaminación: Las plantas para plantar de Actinidia spp. (Frutas infectadas no puede excluirse totalmente, pero parece muy poco probable), polen contaminado?

Posibles riesgos

Kiwis (A. deliciosa y A. chinensis) son cultivos de importancia económica que se cultivan en varios países la Unión Europea (por orden de importancia en la producción: Italia, Grecia, Francia, Portugal y España). En Japón y Corea, el cancro bacteriano se ha convertido en uno de los factores limitantes más importantes para el cultivo del kiwi. En Italia, se estima que las pérdidas económicas (incluyendo el impacto en el comercio) por P. syringae pv. actinidiae han alcanzado los 2 millones de euros. Las estrategias de control que se están desarrollando contra la enfermedad incluyen medidas preventivas (por ejemplo, una buena fertilización, la prevención de riego por aspersión, la desinfección de los equipos de poda, poda y destrucción de las partes enfermas), las inspecciones periódicas de los huertos para los síntomas de la enfermedad, y el uso de siembra con material libre de la enfermedad. El control químico ha sido implementado en Japón (por ejemplo, con compuestos de cobre y antibióticos), pero esto ha dado lugar a la aparición de cepas resistentes. Es necesario entender la biología de P. syringae pv. actinidiae con el fin de desarrollar estrategias de control adecuadas en las zonas donde se produce, y para evitar su propagación en Europa.

Síntomas característicos

Entre los meses de agosto y septiembre (hemisferio sur) coincidiendo con el lloro de las plantas, debería empezar a notarse, una exudación de savia naranja, asociada a cortes de poda, desenganches de ramas, heridas por alambre, heladas o golpe de sol. Esta exudación puede empezar con un color blanco cremoso, para pasar a un naranja ladrillo. Este síntoma no es obligado en plantas afectadas. A medida que avanza la temporada, podemos apreciar la aparición de cancros en troncos, brazos y/o sarmientos, los cuales muestran un pardeamiento de la corteza, en algunos casos exudación y necrozamiento de la madera, con una zona de avance muy marcada, que limita el tejido enfermo del sano. Desde fines de octubre en adelante con su máximo en noviembre, podemos detectar manchas necróticas en hojas, rodeadas de un halo clorótico, detectable al poner las hojas a contraluz. Según el nivel de daño vascular e incremento de demanda hídrica, se empieza a expresar un decaimiento de brotes, cargadores, brazos y/o plantas completas, que pueden dar como resultado brotes y hojas débiles y clorosis, es importante señalar que la aparición de este síntoma puede ocurrir incluso una vez que la bacteria deje de estar presente en la planta. A esto se puede asociar también la emisión de chupones del tronco. Durante la floración también es posible apreciar un daño en flores, el que puede expresarse, como abertura deficiente, tizón de estambres y pistilos. Según el momento de infección y condiciones climáticas, pueden expresarse todos los síntomas en la misma planta o sólo algunos de ellos, por lo que siempre es necesario realizar los análisis de laboratorios, recomendados por el SAG (Servicio Agrícola Ganadero, Chile) y el Comité del Kiwi.

Descarga aquí la diaporama de la sintomatología asociada a Pseudomonas syringae pv.actinidiae

Medidas de control preventivo

Cabe consignar que el control preventivo es el de mayor eficacia, ya que dado el tipo de daño que genera en las plantas, el control de la bacteria una vez que haya generado necrosis vascular, decaimiento y muerte de parte o toda la planta, no sería reversible. Las medidas de control preventivo que deben establecerse como un plan integral de control son:

  • Monitoreo y detección temprana: lo que se debe asignar responsabilidades específicas y capacitar al personal del predio, para que pueda detectar sintomatología, censar y aislar plantas o sectores afectados.
  • Es necesario establecer como norma, la desinfección de herramientas, para este efecto puede usarse el Permanganato de Potasio a 25 gr/lt o el Hipoclorito de Sodio o Potasio al 2% y el Dióxido de Cloro.
  • Protección de tejidos en épocas críticas: como podas, heladas y cualquier condición que genere heridas, bajo condiciones predisponentes, como alta nubosidad y temperaturas apropiadas.
  • Maquinaria y vehículos: pediluvios a la salida de huertos.

Manejos Agronómicos (prevención)

    1. Buena elección de suelo y clima.

    2. Buena preparación física y química de suelos.

    3. Evitar en lo posible el uso de mallas para compensar climas sub óptimos o marginales.

    4. Utilizar siempre material inicial sano para comenzar un huerto, que provenga de un vivero establecido y registrado en el SAG.

    5. Manejo orgánico o semi orgánico de suelos: uso de compost, lombricultura, té de compost, mulch, siembras de praderas que aporten nitrógeno natural para minimizar el empleo de nitrógeno mineral, empleo minimizado de herbicidas suelos activos y post emergentes, etc.

    6. Fertilización equilibrada que considere aportes equilibrados de todos los elementos esenciales y no sólo Nitrógeno.

    7. Protección de tejidos en épocas críticas: protección inmediata de cortes de poda con bactericidas sin olvidar las heridas en faena de amarra de kiwis.Detección temprana, debe asociarse a toda labor manual, ya que este tipo de bacterias esta altamente asociadas a la generación de heridas y manipulación de las plantas, siendo recomendable, que personal independiente, elimine previamente el material infectado y las plantas afectadas, sean manipuladas al final de la labor.

Descarga aquí el manual de las Medidas fitosanitarias para prevenir la dispersión de Pseudomonas syringae pv. actinidiae

Medidas de control curativo

  • Remoción de tejido enfermo.
  • Aislar plantas o sectores afectados.
  • Curación, retiro y destrucción de material enfermo: extirpar tejidos contaminados y quema rápida dentro del huerto.

Procedimiento de monitoreo

Los productores deben monitorear en búsqueda de los síntomas señalados, independientemente del tamaño del huerto, la variedad o la ubicación.Caminar a lo largo de las calles (entre-hileras) del huerto, mirando las plantas cuidadosamente, para observar los síntomas descritos.

  • En huertos pequeños (de hasta 6 Has), recorrer todas las entre-hileras.
  • En huertos medianos (de 6 a 20 Has), recorrer entre-hilera por medio.
  • En plantaciones grandes (mayores a 20 has), recorrer una de cada tres entre-hileras.

FUENTES: sanidadvegetal.cl y sag.cl

Comentario

  1. Una Consulta… Como es el control químico?

Deja un comentario