LLega el Otoño: ¿Qué vamos a hacer con las hojas secas?

Cuando llega el otoño y los árboles pierden su colorido manto, el suelo se va cubriendo poco a poco de hojas multicolores, pero si bien la imagen puede ser muy bella, para otros esto se vuelve un problema. ¿Qué puedo hacer con la hojarasca? Quemarlas nunca es una opción y por ello, en esta nota dejamos algunas ideas.

as hojas caen de los árboles en otoño, pero si llueve o hay rocio, se mojan en el piso y mojadas son peligrosas en un patio o zonas enlosadas, pues forman una resbaladiza alfombra marrón. Por esta razón, conviene retirar las hojas de todos los senderos.

También es conveniente retirar las hojas caídas sobre brotes tiernos, hierba, plantas de hoja perenne y césped, pues las plantas pueden pudrirse como reacción a las hojas húmedas. La falta de luz provoca feas manchas marrones en el césped.

Sin embargo, a veces las hojas no molestan. Puede permitirse una acumulación de hasta 10 cm bajo los árboles, matas, arbustos y en arriates desbrozados de flores y verduras, por ejemplo. Lo ideal es apilar con cuidado las hojas con un rastrillo de jardín y cubrirlas con algo de tierra para que el viento no las disperse y acelerar así el proceso de descomposición. Con estas acciones conseguirá la rápida formación de humus fresco y rico que ayudará a las plantas a florecer en toda su gloria la próxima primavera. Las hojas de rápida descomposición de arbustos florales y plantas frutales son perfectas para este procedimiento, que se conoce como compostaje en tierra. Con este método se aprovechan grandes cantidades de hojas para obtener fertilizantes ecológicos de los nutrientes de hojas y recortes. Una cobertura de hojas sobre las plantas las mantiene calientes y aisladas, protegiéndolas de las frías temperaturas. No olvide eliminar las hojas restantes en primavera para permitir a las plantas acceder a suficiente oxígeno fresco y a la luz solar.

Como hemos visto, las hojas de otoño no son solo basura molesta que debamos eliminar de nuestros jardines. De hecho, son todo lo contrario: con los consejos y trucos adecuados, usted podrá ahorrar mucho dinero en humus y fertilizante.

Hojas en piletas, fuentes, etc.

No podemos evitar que en otoño las hojas caigan también en algún estanque, pileta o fuentes de los jardines, sin embargo, tenemos que retirarlas rápidamente porque consumen el oxígeno del agua y producen gases nocivos para los organismos acuáticos. Lo mejor es poner una lona que cubra el lugar ya que los organismos y las plantas acuáticas se refugian del frio en los lodos acumulados.

Hojas en el césped

Las hojas que caen encima del césped provocan manchas amarillas ya que al no recibir aire en la parte de abajo se pudren. Por lo tanto, hay que pasar el cortacésped por toda la superficie e ir recogiendo las hojas que hayan caído. Además, lo positivo de esta labor es que la mezcla de hojas con césped nos da un compost excelente.

Hojas muy valiosas

Quien tiene un jardín grande, sabe lo engorroso que es el otoño con las hojas que caen de los árboles, aunque sería una pena deshacerse de ellas porque tienen muchos nutrientes. Sirven como fertilizante y como protección contra heladas. Además, nos pueden dar un compost muy bueno si al año siguiente también hay restos orgánicos de comida y césped. Ni que decir tienen que si las hojas vienen de árboles enfermos las tenemos que tirar a la fuerza.

Quitar las hojas de lugares clave

En algunos lugares, como por ejemplo los cañerías, desagües, canaletas de agua, las hojas pueden ocasionar desperfectos por obstrucción. Tenemos que procurar que antes del invierno todo esté bien libre de hojas. También podemos poner mallas o redes para que las hojas no lleguen a los lugares en los que puede ocasionar deterioros.

La naturaleza nos regala recursos infinitos, pero hay estaciones del año especialmente bellas. Cuando llega el otoño y los árboles se desprenden de las hojas para ahorrar energía, podemos recogerlas y realizar mil y una actividades con ellas. Aquí te dejamos algunas ideas:

Ramo de flores secas

Para decorar tu casa a tu gusto nada mejor que hacerlo uno mismo. Recoge las hojas que más te gusten, combinando colores amarillos, verdes, marrones o rojos y confecciona un precioso ramo. Un truco: para que no pierdan brillo y se marchiten rocíalas con un poco de laca.

Herbario

Una forma de aprender las especies de árboles que nos rodean es coleccionando sus hojas. Te sorprenderá ver la variedad que hay en tu ciudad. Colócalas en álbumes de fotos (mejor en uno que tenga hojas adhesivas para conservan mejor las hojas) con una etiqueta de la especie y el lugar de recogida. Tendrás un bonito recuerdo de tus paseos o escapadas campestres.

Muñeco espantapájaros

Si tienes jardín, una bonita forma de alegrarlo es con un simpático muñeco espantapájaros. Recoge hojas del jardín y envuélvelas en dos bolas de papel o telas para darle un toque más otoñal.

Abono natural

Las hojas son el mejor abono natural para nuestro jardín. Podemos optar por reciclarlas y hacer compostaje. Se pueden colocar en capas de 10 centímetros y con el agua se irá creando un humus muy rico que da fertilidad al suelo.

Manualidades

Para los peques de la casa el otoño es la época de las manualidades, porque ya anochece cada vez más temprano y es una buena manera de que aprendan a reciclar lo que se desprende de los árboles. Con hojas, corteza o piñas podemos hacer diferentes tipos de collages otoñales.

FUENTE

Deja un comentario