Las técnicas que harán del plátano un producto delicioso

Las técnicas que harán del plátano un producto delicioso

Expertos han indicado en varias ocasiones que el secreto para darle un excelente producto al consumidor son las técnicas agrícolas que usen. El director técnico de Fedeplacol da a conocer algunas claves que el platanicultor debe tener en cuenta.

platanos_ini

En muchas ocasiones cuando usted va a una tienda, un supermercado o a la plaza y compra plátano, ¿en qué se fija? Algunos dicen que en el color, otros en el tamaño y en su apariencia. De acuerdo con un estudio de la Asociación de Bancos de Alimentos, Abaco, en el país un millón 154 mil toneladas de frutas y 261 mil toneladas de verduras se pierden en la poscosecha; es decir, no llegan ni a comercializarse. La razón es que el producto no cumple con los requisitos mínimo de calidad para ser ofrecidos a los consumidores.

En ese sentido el director técnico de la Federación de Productores de Plátano de Colombia, Fedeplacol, Luis Alfredo Rivera, señaló que en ciertas regiones del país la producción de plátano es más rentable que en otras y eso se debe básicamente a las prácticas agrícolas que los platanicultores tienen. También aseguró que con técnicas específicas el productor no tendrá pérdidas y logrará satisfacer la demanda de la industria y de los consumidores.

La clave, según el experto, está en el plan de siembra, el cual le permite al platanicultor afrontar los próximos años con altos rendimientos y una buena calidad de la fruta, que sea competitiva, y poder regresar a niveles óptimos de productividad.

“Pondré un ejemplo: sembraremos 2.500 plantas por hectárea, con distancias entre plantas de 1 metro y calles de 4 metros, dándole muy buena luminosidad a las unidades de producción que se sembrarán con material de vivero, en lo posible de viveros registrados u realizados por el agricultor en su predio con su propia semilla. Esto asegura que el tiempo de belloteo (producción de plátano) no sea superior a 8 semanas, para de esta forma, sembrar más rápido el segundo ciclo, y luego sembrar cada 2 meses un nuevo bloque de plantas; es importante que cada bloque se denomine en secuencia: 1A, el primero; 2A, el segundo, y así hasta llegar a 6A para el último bloque”, explica Rivera.

Según el director técnico de Fedeplátano, cuando el bloque 1A genera frutos, el platanicultor deberá realizar un nuevo vivero para sembrar cuando esté listo en la mitad de la calle ancha, quedando con 5.000 plantas por hectárea, pero teniendo en cuenta que las plantas belloteadas estarán a uno o 2 meses de iniciar su cosecha, esta siembra la llamaremos 1B y, la del segundo bloque, la llamaremos 2B; así continuaremos hasta llegar a 6B.

Algunas aclaraciones

Para los productores que deseen implementar esta metodología en su agronegocio debe tener en cuenta que los planes de nutrición deben ser eficaces, para lograr que las plantas absorban la mayor cantidad de nutrientes.

“Es importante que la nutrición se aplique durante el proceso de formación de las primeras 18 a 20 hojas, en lo posible, recordando los requerimientos del cultivo y los análisis de suelo con interpretación soluble para determinar qué tipo de fertilizante debemos aplicar. Particularmente, sugiero aplicaciones cada 15 días, con dosis de aproximadamente 100 gramos o centímetros cúbicos, de acuerdo a lo que cada uno elija, y teniendo en cuenta los requerimientos del cultivo: de un 50 % a 60 % de potasio, un 6 % de fósforo y de un 10 a 12 % de nitrógeno, pero también los niveles de calcio, magnesio, boro, zinc, y demás nutrientes”, agregó el experto.

En ese orden de ideas, después de 18 meses y, dependiendo de la zona del país, el agricultor podrá estar cosechando 2 bloques simultáneamente, es decir, estará cosechando 5.000 unidades de producción sin incrementar su inversión. Por el contrario, se presenta una disminución en los costos de producción al disminuir el número de semanas para llegar a la cosecha. También, vale la pena destacar que las plantas en el primer ciclo son más sanas y producen buenos racimos.

FUENTE: contextoganadero.com

Deja un comentario