Las plantas pueden decir la hora usando azúcares

Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos, incluida la Universidad de Bristol, descubrió que las plantas ajustan su ritmo circadiano diario al ciclo del día y la noche al medir la cantidad de azúcares en sus células.

Plantas, animales, hongos y algunas bacterias pueden estimar la hora del día a través de sus ritmos circadianos .

Estos ritmos están regulados por un ‘reloj circadiano’ interno, y el funcionamiento de estos relojes es un tema de importancia tanto para la agricultura como para la medicina. Por ejemplo, los cambios en los ritmos circadianos han contribuido a la domesticación de los cultivos.

En el estudio publicado hoy, en la revista Current Biology , el equipo de investigación de las Universidades de Bristol, Cambridge, Campinas, Sao Paulo y Melbourne descubrió un proceso que ajusta el tiempo del reloj del cuerpo de la planta para que esté en sintonía con el ambiente.

Descubrieron que los azúcares hechos de la fotosíntesis se detectan, y esto lleva a que la planta se ponga en ritmo con cambios en la provisión de energía a lo largo del día.

El Dr. Antony Dodd, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, dijo: «Nuestros hallazgos muestran el primer mecanismo en las plantas que desplaza el ritmo circadiano hacia atrás o hacia adelante para sincronizarlo con el medio ambiente.

«La planta mide continuamente la cantidad de azúcar en las células y utiliza esta información para hacer los ajustes necesarios».

Las plantas necesitan que sus ritmos circadianos estén sincronizados correctamente con el horario del día y la noche, por lo que sus actividades se ajustan a la hora del día.

Por ejemplo, los ritmos circadianos controlan el momento en que las plantas crecen, cuando sus flores se abren y liberan el aroma, y ​​permiten que las plantas utilicen cuidadosamente las reservas de energía para que no se mueran de hambre en la noche.

Los ritmos circadianos también ayudan a las plantas a detectar cambios en las estaciones, lo cual es crucial para asegurar que nuestros cultivos maduren en la estación correcta.

El Dr. Dodd agregó: «Esto significa que el descubrimiento de un mecanismo que sincroniza el reloj del cuerpo de la planta con el tiempo en el medio ambiente ha identificado un nuevo proceso que podría explotarse en el futuro para mejorar el rendimiento del cultivo».

FUENTE

Deja un comentario