Las frutas y los vegetales vienen su propia envoltura natural. ¿Por qué sofocarlos en plástico?

Es hora de que cambiemos a las frutas y vegetales pegados a envolturas plásticas, por frutas y verduras sueltas, y recuperemos nuestra relación vital con lo que comemos.

Las frutas y vegetales tienden a venir en su propia envoltura –compostable además- diseñada por la naturaleza. Fotografía: Eamonn McCabe

Cuando llego a casa después de compras, o recibo una entrega, paso 10 minutos desempacando envoltorios y tirándolos al tacho de la basura, renaturalizando mi fruta y vegetales antes de poder comerlos.

El plástico está sofocando a nuestros océanos, contaminando a nuestros cursos de agua, e incluso contaminando a nuestros alimentos, pero aun así, siguen dominando las estanterías. Se producen más de 300 millones de toneladas de plástico al año, de acuerdo a la Asociación de Comercio de Plásticos de Europa. traducido por agriculturers.com. En el Reino Unido, se recicla tan solo un tercio del plástico utilizado en empacado para productos dirigidos a consumidores.

Las frutas y vegetales son lavables, y por lo general vienen en su propia envoltura –compostable además- diseñada por la naturaleza. Aun así, escogimos exhibirlos en bandejas de plástico, adheridos a otra envoltura de plástico.

Algunas hortalizas resistentes como las patatas y las zanahorias, son envueltas en bolsas no reciclables, y otros alimentos son puestos en cajas sobredimensionadas que exhiben granjas pintorescas que no tienen ninguna conexión con el producto al contenido al interior.

El empaque plástico, por su puesto, puede ayudar a mantener la higiene del alimento y prolongar su vida útil. Hace más fácil para todos –incluyendo a mí mismo- el tomar y llevar. Pero los costos asociados a tal estilo de vida son altos, tanto para las personas como para el medioambiente.

Nuestro sistema alimentario ha creado una cadena anónima que es inaccesible para nosotros, los consumidores. Y nos está desconectando de nuestro alimento, su origen, y finalmente de la naturaleza. El plástico y los envoltorios son un símbolo de esta desconexión, una barrera física y sicológica entre nosotros y lo que comemos.

Es hora de romper esta barrera y recuperar la relación vital con nuestros alimentos. Y tenemos el poder para hacerlo. Los supermercados están impulsados por nosotros, los consumidores. A medida que nos volvemos más conscientes sobre los productos que compramos y el empaque que consumimos, eso vuelve a ellos más conscientes también. traducido por agriculturers.com. Un ejemplo es Marks & Spencer, que la semana pasada reemplazó las etiquetas adhesivas por impresión láser en sus aguacates, en respuesta a la demanda de los consumidores por menos envoltorios.

Conecta con las comunidades

El tomar decisiones motivadas por el bienestar del medioambiente, puede influir en los negocios y mejorar nuestras vidas en otras formas también. Al evitar los plásticos, es más probable que compremos el producto en estado maduro y en su temporada correspondiente. Esto puede llevar a la compra directa desde mercados locales de frutas y hortalizas, o incluso al cultivo de nuestros propios alimentos, todo lo cual nos conecta con nuestras comunidades y con el medioambiente.

Me encanta caminar en un mercado lleno de productos frescos: pilas de fresas, montañas de patatas, pirámides de peras. Por medio de la sensibilidad háptica, aprendemos a escoger los alimentos que están frescos, maduros y nutritivos. Empacados, escogemos a nuestros alimentos basados en promociones.

Las frutas y hortalizas locales, de temporada y que no se encuentran empacadas, tienden también a ser más baratas que sus contrapartes importadas, incluso cuando son compradas de tiendas independientes. traducido por agriculturers.com. Y comprar alimento fresco también implica que nuestros ingredientes son más nutritivos y libres de envoltorios potencialmente dañinos.

Si no te gustan los alimentos envueltos en plástico, al igual que yo, deja de comprarlos cuando te sea posible. Compra los productos de temporada en los supermercados, y si tienes un mercado cerca, compra allí.

También puedes adoptar otras acciones. La próxima vez que vayas de compras, haz una queja por escrito sobre el plástico en atención al cliente. Y si eres un usuario de medios sociales, comparte fotografías de alimentos sobreempacados en tu supermercado local, usando el hashtag #AlimentosLibresDePlásticos en Instagram o twitter.

traducido por agriculturers.com.

FUENTE

Deja un comentario