La maquinaria agrícola está en franca apuesta por la tecnología

El mercado, que venía muy caído, registra un crecimiento interanual del 80%. Se coincide: para ser más eficiente se requiere de los elementos más modernos.

“Este año es muy bueno, de recuperación, pero prevemos que los que vienen serán aún mejores. Los créditos nos apoyan y se han convertido en uno de los incentivos del mercado. Hay tasas muy interesantes, tanto en pesos como en dólares, como nunca antes. Es decir, hay un caldo de cultivo positivo para que los productores apuesten a sumar elementos nuevos”.

La declaración corresponde a Ignacio Barrenese, gerente de comercialización de New Holland.

“No se ha alcanzado aún el techo, ni siquiera por el recambio lógico de maquinaria, por lo que el crecimiento se consolidará”, agregó.

“El mercado ha crecido el 80% y nuestra marca acompaña ese crecimiento. Tanto tractores como cosechadoras, básicamente, han traccionado por las variedades de las líneas de crédito”, dijo Cristian Lancestremere, director comercial de Case IH.

“En los últimos años el productor ha tenido una incapacidad para sumar tecnología por la imposibilidad de la importación, pero con la flexibilidad actual le aparece otro panorama y no quiere dejarlo pasar”, sostuvo.

Lancestremere también dijo que en algunas regiones del país hubo muy buenas producciones y que eso repercutió en ventas, aunque lamentó las zonas donde el agua imposibilitó la cosecha.

Respecto del curso del mercado de la maquinaria agrícola, Lancestremere sostuvo que va hacia el lado de la incorporación de tecnología en general.

“El productor busca ser más eficiente y reducir los costos de producción. Los precios de los cereales están bajos, aún se mantiene la retención a la soja y por eso los productores deben ser más eficientes para que les cierre la ecuación”, explicó.

Las consultas de los productores y/o contratistas en Agroactiva fueron importantes y variadas en función de las alternativas financieras de las propias firmas de metalmecánica, como de un importante portfolio de entidades bancarias.

Un ejemplo. El tractor TT 45 es el más accesible de New Holland. Cuesta 21.000 dólares. Se puede pagar el 50% con 8 cheques (U$S 10.500) y el resto con un usado y/o contado. También en tractores, hay una financiación del 70 u 80%, dependiendo los bancos, con tasas de alrededor de 13,5%.

“Con nuestra firma tenemos un 50% de penetración. Eso es porque se conoce el flujo de fondos y la evaluación del cliente es más rápida, segura y un poco más benévola que la un banco privado”, aclaró Barrenese.

Una cosechadora New Holland, como la del récord de levantar 440 toneladas de soja (dos equipos con camión y acoplado) en 8 horas, dependiendo de la configuración elegida, cuesta 540.000 dólares. Hay créditos al 4% en dólares para el 70% de la máquina.

Según Lancestremere, el 35% de los productores se manejan con los bancos y el 40% con financiación de la propia firma. El resto lo hace con otras entidades, como cooperativas por ejemplo.

Se pueden citar dos precios de referencia: un tractor de Clase 7 cuesta 130.000 dólares. Con Case IH se puede pagar en 5 años a una tasa anual en dólares del 4%, con una entidad privada en tasas en pesos del 13 al 17%, con el 70% del costo de la unidad.

Para Sergio Di Benedetto, gerente de ventas y marketing de Massey Ferguson, es real la recuperación del mercado argentino.

“Son tres partes. Nosotros trabajando; el cliente apostando al campo de nuevo con otra energía, y el Gobierno entendiendo que no se puede fabricar todo, pero pidiendo que uno no baje los volúmenes de producción, sino todo lo contrario. Son cuestiones lógicas de cualquier economía, para que entre los tres encontremos una sintonía”, explicó.

También dijo que los bancos están prestando dinero a tasa negativa. “Y en dólares casi no existen: ¡son tasas de las exposiciones de Hannover o de París, del 2% o el 3%!”, comentó.

En 2016, Di Benedetto había asegurado que ese año era el peor de los próximos cinco. Ahora lo ratificó, y extendió sus expectativas.

“Hubo varias fábricas con sembradoras sobrevendidas, y hoy se intenta volver a lo que teníamos hasta 4 años, cuando todo iba para arriba y luego se planchó”, dijo.

“No sólo son tractores y cosechadoras, ya que todos (los productores) se están reequipando, aunque cabe lamentar a muchos clientes y amigos con campos con agua. Sólo eso nubla el panorama optimista de algunas regiones”, indicó.

También dijo que hoy no existe un tironeo entre unos y otros actores y, aunque sin tener todavía la cooperación que se podría, cada uno está enfocado en trabajar. “Ya estar ocupado en esto te hace ser mejor en lo tuyo”, añadió.

Con productos pensados para el campo también está Iveco, que pertenece al mismo grupo industrial de New Holland y Case IH.

La dimensión de su presencia se advierte en que el 60% de la comercialización de los camiones se da en el segmento de los que poseen de 220 a 280 caballos de potencia. Y que de ese 60%, la mitad de ellos están vinculados al sector agropecuario, que se ha mostrado muy activo desde hace un año.

“Consideramos que uno de cada 3,5 camiones que circulan por las rutas son de la firma”, dijo Sebastián Rodríguez Macías, director comercial de Iveco Argentina.

Como sucede con otras maquinarias, es uno los pilares del incremento de la comercialización de los productos relacionados con el campo es la financiación, algo indispensable si se pretende adquirir una unidad de estas características.

La misma empresa cubre el 70% del valor del bien con el 9,9% de interés anual, bajando al 7,5% en el caso del 50% de préstamo. También hay 18 cuotas a tasa del 0%.

Con Nación leasing, existe un crédito a 36 meses, con el 100% de la cobertura a una tasa del 15%.

“Esto es algo impensado hoy por hoy en el mercado”, agregó.

Admitió Rodríguez Macías que el parque de camiones es antiguo, que debe renovarse y que por eso hay mucho por crecer, algo que pudieron ratificar en Agroactiva 2017.

“Tenemos expectativas de crecimiento. En 2016 vendimos 20.200 unidades de más de 3,5 toneladas, en tanto que para este año prevemos llegar a las 28.000, cuando habíamos iniciado el año con 24.500”, aseguró.

También tienen planes de 18 cuotas a tasa del 0%.

La mirada no es diferente para Carlos Castellani, uno de los directores del Banco Nación y, además, dueño de la firma de maquinaria agrícola Apache.

“Desde el año pasado el Banco Nación está fino, con intereses que son tentadores. El productor está mimado, ha comprado y así se ha reactivado el sector de la maquinaria agrícola. Un poco por la quita de retenciones al trigo y al maíz, y porque cada vez se produce mejor, pero también por los precios y la financiación”, explicó.

El Nación fue a Agroactiva con una tasa del 12,5% para maquinarias. A esta cifra se llega tras los acuerdos entre el propio banco, Agroindustria de la Nación y unas 300 firmas que acordaron un descuento del 2,5%.

“El convenio creció de 90 fabricantes a 300 en un año y medio. Las tasas del 12,5% son a 5 años, 3 de ellos a tasa fija y a 2 años variable”, dijo.

Respecto de inversiones, Castellani dijo que hay más de 70 empresas, como Agrometal, Mainero, Apache, Cruccianelli y Buffalo, entre otras, con planes de entre 30 y 70 millones de pesos.

“También está el caso de John Deere, con 200 millones de pesos para invertir en la Argentina. Hay un total de $ 2.500 millones para mejorar las instalaciones, incorporar más y mejor tecnología”, añadió.

“Agrometal, que es una empresa que cotiza en la Bolsa, ya anunció la contratación de 80/100 personas y sus acciones subieron. Y antes estaba complicada”, dijo.

El Magnum, el fierro más observado

* Sin cabina: Otra forma de inteligencia artificial se pudo apreciar en Agroactiva 2017. Sucedió con la presentación del primer tractor autónomo, que fue el más observado de las cuatro jornadas.

* Telemetría: “A través de la evolución de diversas tecnologías de agricultura de precisión, como telemetría y piloto automático, fue posible desarrollar el gerenciamiento remoto”, dijo Cristian Lancestremere, director comercial de Case IH.

* Homologación: El Magnum ofrece una mayor eficiencia operacional para tareas como la preparación del suelo, siembra, pulverización y cosecha. Aún no está homologado en los Estados Unidos, donde se han realizado pruebas y eso acaso se produzca en 5 años. ¿El precio? Aún no lo tiene, pero es una muestra más del futuro del agro.

FUENTE

Deja un comentario