La lucha por los derechos de los trabajadores agrícolas en Nueva York que no todos apoyan

Las leyes para los empleados agrícolas corresponden a las del acta de 1930, es por esto que pronto la legislatura del estado comenzará a debatir cambios que les ofrezcan mejores condiciones. Sin embargo, no todos están de acuerdo. A esto se suma la falta de trabajadores agrícolas y por tanto, cosechas en peligro.

Por décadas, la legislatura de Nueva York no ha podido reformar las leyes de los trabajadores agrícolas. Las leyes actuales se rigen por un acta de 1930, cuando aún existía la segregación racial en los campos.

Sin embargo, al parecer este año las circunstancias legales podrían cambiar, puesto que la asamblea como el senado estatal tienen una mayoría demócrata y están considerando una reforma para mejorar los derechos de los trabajadores agrícolas, según dijo la auspiciadora del Acta de los Trabajadores Agrícolas en el senado, la senadora Jessica Ramos.

“Llevamos más de 80 años tratando de que pase esta propuesta y yo soy la octava senadora que lleva esto a su cargo,” sentenció Ramos.

En su cuenta de Twitter, la senadora publicó: “¿Por qué a los trabajadores agrícolas no se les conceden derechos laborales básicos? Apoyamos a todos nuestros hermanos y hermanas que exigen pago de horas extras, compensación a los trabajadores y derechos de negociación colectiva”.

En el estado de Nueva York se estima que hay unos 80 mil trabajadores agrícolas, y más del 83 por ciento de ellos son inmigrantes.

De ser aprobada el Acta de Derechos de los Trabajadores del campo, se le ofrecería mejores protecciones a los trabajadores, incluyendo:

– Pago por horas extras después de 40 horas trabajadas.

– Beneficios de salud y discapacidad, así como compensación por accidentes en el trabajo y desempleo pago.

– El derecho a organizarse en sindicatos.

– Viviendas que cumplan con el código de sanidad.

Según su síntesis oficial, el proyecto de ley, que también auspicia la asambleísta Cathy Nolan,

“Promulga la ley de prácticas laborales justas para los trabajadores agrícolas, otorgando derechos de negociación colectiva, compensación de los trabajadores y beneficios de desempleo a los trabajadores agrícolas”.

Viajó hasta Sullivan, al norte de Nueva York, donde algunos empleadores dijeron sentirse incapaces de poder cumplir con dichas demandas.

En el caso de Jim Gate, propietario de una granja de vegetales y un vivero, le preocupa como a otros granjeros el pago de horas extras. “El trabajo de la granja no funciona laborando 8 horas al día, y cuando algo necesita hacerse no puede esperar”, subrayó.

A pesar de que muchos campesinos luchan por esos beneficios, otros, sin embargo, temen a los cambios. Durante la audiencia pública realizada en Sullivan para escuchar opiniones sobre el Acta de los Trabajadores Agrícolas, algunos de ellos, acompañados de sus jefes, hicieron oposición a la propuesta, por temor a reducción en sus horas de trabajo.

Roberto Herrera, trabajador agrícola con visa H-2A dijo que “trabajar sólo 40 horas a la semana no nos resulta ni a mí, ni a mi familia”.

Por otra parte, Jesús Ríos Robles, campesino con la misma situación migratoria que Herrera, manifestó que trabaja entre 50 a 65 horas a la semana y que de pasar la propuesta, su jefe le aseguró que “tendrá que reducirle a 40 horas a la semana porque no puede pagar las horas extras”.

Actualmente, los empleadores pagan como horas regulares el tiempo trabajado después de 40 horas a la semana.

Otros políticos y reconocidas personalidades, como el director y actor Lin-Manuel Miranda, muestran su respaldo al acta de trabajadores agrícolas, considerando que los alimentos de todos los residentes dependen del esfuerzo de los trabajadores del campo.

En un artículo publicado en Daily News por Miranda, José Andrés y José Calderón, se informa que en el año 2017 la agricultura en el estado generó casi 5 mil millones de dólares, y se refuta la idea de que otorgarles esos derechos a los trabajadores agrícolas cerraría granjas y perjudicaría el resultado final de la industria. “Esta es una falsa elección”, señala el artículo, y añade:

La agricultura es un negocio difícil, y los agricultores de Nueva York enfrentan una fuerte competencia en el mercado, pero su existencia continua no puede depender de que sigan privando a los trabajadores de los derechos más básicos.

Otros trabajadores en una manifestación en la capital del estado, apuestan a conseguir un trato humano y justo de aprobarse el acta de los trabajadores agrícolas.

Betty, trabajadora agrícola, dice estar a favor de la propuesta debido a que se cometen muchas injusticias. “Tenemos que trabajar bajo la nieve y bajo el sol, muchas veces enfermos porque no tenemos un día de descanso, ni de enfermedad”, argumentó.

Asimismo, Dolores Bustamantes asegura que es importante que los trabajadores tengan derecho a organizarse en sindicatos y que los jefes no puedan tomar represalias por ello.

Empleados temporales y escasez de trabajadores del campo

En Rexford, al norte de Nueva York, los trabajadores temporales con visa H-2A, comienzan a llegar desde otros países para cosechar las frutas y vegetales de este año, pese a rumores de que las políticas migratorias del presidente Trump provocarían una escasés de trabajadores del campo. Con relación a ello, el propietario de Bowman Orchards, Kevin Bowman, aseguró a Noticias Univision 41 que cada vez se dificulta más conseguir empleados.

“Los residentes locales no quieren trabajar en las granjas, vienen un día y no regresan porque es un trabajo de mucho esfuerzo”, dijo Bowman.

Aunque traer un trabajador temporal de otro país cuesta alrededor de 2 mil dólares, lo granjeros aseguran que sin su labor el cultivo de manzanas al norte de Nueva York podría perderse.

Jose Chapa, coordinador de la campaña legislativa Justicia para los Trabajadores Agrícolas, explicó:

“El cultivo de las frutas y vegetales está en peligro porque la gente no quiere venir al norte del estado por los constantes patrullajes de ICE”.

Cada vez son más los trabajadores temporales que llegan a esta área del país desde Jamaica, para retornar a finales de noviembre, cuando culmina la cosecha anual. Ellos, sin embargo, desconocen la propuesta de ley que mejoraría sus condiciones laborales y que está por debatirse en la legislatura.

Los trabajadores temporales, aunque apoyan a sus patrones, con los que llevan años trabajando como la mayoría de los que vienen a los Estados Unidos bajo la visa H-2A, también respaldan las mejoras en cuanto a los beneficios de salud que propone la reforma a los derechos de los trabajadores agrícolas.

Aston, trabajador temporal jamaiquino, comentó: “No veo nada de malo con que se den días de enfermedad y otros beneficios de salud”.

Según las leyes de Nueva York, el trabajador agrícola temporal debe percibir un salario mínimo de entre 11.80 a 13.50 dólares la hora, dependiendo el área del estado, además de la vivienda y los servicios. Sin embargo, el empleador no está obligado a dar día de descanso, pago de horas extras, ni beneficios por enfermedad a los trabajadores.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo, el ingreso promedio de un trabajador agrícola oscila entre 28,810-30,060 dólares anuales.

Visa H-2A

Según los Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS por sus siglas en inglés),

El programa H-2A permite a los empleadores o agentes estadounidenses que cumplen con requisitos regulatorios específicos traer extranjeros a los Estados Unidos para ocupar puestos de trabajo agrícolas temporales.

Para calificar para la clasificación de no-inmigrante H-2A, el solicitante debe:

– Ofrecer un trabajo que sea de naturaleza temporal o estacional.

– Demostrar que no hay suficientes trabajadores estadounidenses capaces, dispuestos, calificados y disponibles para hacer el trabajo temporal.

– Mostrar que el empleo de trabajadores H-2A no afectará negativamente los salarios y las condiciones de trabajo de los trabajadores estadounidenses empleados de manera similar.

– Generalmente, presente una sola certificación laboral temporal válida del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos con la petición H-2A.

FUENTE

Deja un comentario